«El Museo de Málaga abrirá por las tardes el próximo verano», asegura el consejero de Cultura

«El Museo de Málaga abrirá por las tardes el próximo verano», asegura el consejero de Cultura
Ñito Salas

Miguel Ángel Vázquez está seguro de que la Biblioteca Provincial no abrirá en el colegio de San Agustín en 2021 y acusa al alcalde de Málaga de mirar para otro lado con los mosaicos de Invader

María Eugenia Merelo
MARÍA EUGENIA MERELO

Cinco meses lleva ocupando el cargo de consejero de Cultura este periodista que durante dos años ejerció como Portavoz del Gobierno de la Junta de Andalucía. Llega a la gestión cultural en unos momentos de recuperación económica, con un mayor balón de oxígeno para unas inversiones que fueron las primeras sacrificadas cuando la crisis económica y los recortes sacudieron las arcas públicas. Pero, como en el caso de muchos de sus predecesores, el grueso de su cartera en Málaga está ocupado por viejos proyectos, atrapados en la maraña burocrática y política desde hace décadas.

-El Museo de Málaga cumple su primer aniversario el próximo 12 de diciembre. ¿Qué balance hace del primer año de vida de un espacio tan reclamado y reivindicado por los malagueños?

-Creo que ha respondido a las expectativas que tenía la ciudadanía de Málaga y de Andalucía. Hemos dado una respuesta desde la cultura a una demanda social, y el museo, aparte de recoger esa lucha histórica de la ciudadanía de Málaga para que la Aduana fuese un equipamiento cultural, dispone de dos colecciones de primer nivel y está empezando a desplegar todas sus posibilidades. Vamos cumpliendo los objetivos. Era una infraestructura ambiciosa y el desarrollo requiere más de un año. Pero ya se están viendo los resultados. Y, sobre todo, que la acogida del público ha sido importante.

«Estamos ante una tomadura de pelo porque desde 2012 no se ha invertido ni un euro» SOBRE LA BIBLIOTECA PROVINCIAL

-Pero el número de visitas que recoge la web de la Consejería de Cultura no reflejan esa alegría en los datos.

-Eso es lógico. El efecto de lanzamiento del museo después de tantos años de reclamación produjo, digamos, una efervescencia, un ímpetu de los ciudadanos de Málaga y Andalucía por conocer ese proyecto por el que tanto habíamos peleado los que creíamos en la Aduana como museo. A partir de ahí, se produce, como en todas las instalaciones culturales, una estabilización de las visitas, que irá regulándose con el tiempo. El objetivo es que, año a año, vaya mejorándose y lo hará con las actividades divulgativas y educativas que va a incorporar el museo. Hace falta la perspectiva del tiempo para ver cómo evoluciona. Pero, en cualquier caso, este primer año los números son positivos y creemos que vamos a más.

-Dice que son positivos, pero cinco pinacotecas malagueñas tienen más visitantes que este museo nuevo. No parece un buen ranking para un espacio deseado y esperado que se ha beneficiado de esa efervescencia e ímpetu a los que se ha referido.

-Por respeto no voy a entrar a valorar las estadísticas de otros museos. Le puedo decir que las estadísticas que ofrecemos desde la administración pública son las que son, son las reales.

-El cierre del museo por las tardes durante los tres meses de verano, en plena temporada alta de turismo, fue polémico. Además, ha pasado factura a las visitas, que se redujeron un 50%, según los datos de su web. ¿Se planteará un nuevo modelo para el verano de 2018?

-Desde el pasado verano estamos trabajando en distintas reuniones con representantes de los trabajadores. A día de hoy le puedo garantizar que el Museo de Málaga abrirá por las tardes el próximo verano.

«El informe del Seprona llegará y obligará al Ayuntamiento, seguramente, a retirar los mosaicos» SOBRE LOS MOSAICOS DE INVADER

-Se ha referido a la puesta en marcha de nuevas actividades educativas y divulgativas. ¿Puede concretarlas?

-Ya han empezado las visitas de los colegios. Hemos trasladado la biblioteca, es verdad que es una biblioteca para investigadores, pero está abierta a todos los públicos. Seguimos barajando actividades que deben complementar la oferta del museo y su vinculación a Málaga y a la cultura. Por ejemplo, estamos trabajando en una idea que queremos concretar, que son los domingos de la Filarmónica en el museo. Trabajamos en la sala de exposiciones temporales. Vamos a tener abiertos el año que viene la cafetería y el restaurante, que serán un reclamo para otro tipo de visitas. Es verdad que la oferta que podemos ofrecer en el museo es amplia y las limitaciones presupuestarias existen, pero tenemos un calendario para, poco a poco, ir dotando al museo del cien por cien de sus contenidos.

Exposiciones temporales

-El escultor malagueño Miguel Berrocal protagonizará la primera exposición temporal del museo. ¿Tienen ya planificadas alguna más?

-No, porque el primer paso es la licitación de las salas de exposiciones temporales, que tiene que producirse a principios de 2018. Tenemos ahí un proceso administrativo que, como todos, es complejo y, en ocasiones, demasiado largo. Esperamos que a finales de 2018 sea una realidad, que la tengamos ejecutada y dispuesta para acoger exposiciones y actividades paralelas a la colección permanente. Estamos trabajando en varias exposiciones temporales, pero no hay ninguna concreta a día de hoy, por lo que me voy a quedar en la prudencia y en la cautela.

-Después de tantos proyectos diseñados por la Junta para el Convento de la Trinidad en 12 años y que no han cuajado (Parque de los Cuentos, centro vinculado a arte rupestre de la Unesco, subsede de la IAPH, biblioteca pública del Estado), ¿no puede parecer que su consejería escurre el bulto y gana tiempo convocando ahora una mesa para conocer la opinión de los ciudadanos?

-Es verdad que cuando teníamos algunos proyectos sobre la mesa para la Trinidad llegó la crisis y frenó muchas inversiones en el ámbito de la cultura, pero también es verdad que a partir de 2014 se le ofreció ese emplazamiento al Gobierno de España para la instalación de la Biblioteca Provincial de Málaga y nos tuvieron tres años sin ningún tipo de información. Y la primera información que tuvimos de otro emplazamiento, el colegio de San Agustín, nos llegó a través de los medios de comunicación. Y ahora, encima, nos enteramos de que, en el escenario más optimista, tendremos biblioteca a finales de 2021. ¿Qué le quiero decir? Que era el sito ideal para albergar la biblioteca y ampliar también el Archivo Provincial. Se desechó esa oportunidad. Y ahora, sabiendo que es una instalación con una superficie grande, sabiendo que requiere una importante inversión presupuestaria, queremos hacer un proyecto que recoja el sentir de los ciudadanos de Málaga, que no sea sólo el proyecto de la Junta de Andalucía sino un proyecto compartido con los malagueños. Un proyecto que vincule no solamente lo cultural sino que tenga también una dimensión social, por eso hemos invitado a esa mesa a las dos asociaciones del barrio. Y, en tercer lugar, es un proyecto que requiere varias fases para poder acometerlo en su totalidad. Vamos a dotar a Málaga de un equipamiento cultural a medio plazo, que creo que responderá a las demandas de la sociedad y también dinamizará el barrio de la Trinidad.

«Esperamos que a finales de 2018 la sala de exposiciones temporales sea una realidad » SOBRE EL MUSEO DE MÁLAGA

-Y un proyecto en fases y a medio plazo, ¿no pone en riesgo la conservación y el buen estado de uno de los últimos edificios renacentistas que quedan en la ciudad?

-Se han hecho algunas actuaciones de consolidación y de reforzamiento. Su estado no es malo, le puedo garantizar que es bastante aceptable. En cualquier caso, nosotros, como responsables de la tutela del patrimonio, lo que haremos siempre es aplicarnos la ley a nosotros mismos y velar para se conserve.

-Si el calendario no se tuerce más, está previsto que en cuatro años, en 2021 el Gobierno central entregue a la Junta la Biblioteca Provincial en el antiguo colegio de San Agustín. ¿Trabajan ya en la gestión que asumirá en ese momento?

-Desde el año 94, la Junta de Andalucía sufraga el alquiler de una sede provisional para esa biblioteca en al avenida de Europa. Una sede que es digna, pero es provisional. Y creemos que esta última maniobra el Ministerio de Cultura de cambiar el emplazamiento a San Agustín lo único que pretende es una solución dilatoria. Si fuera en 2021, estaríamos de enhorabuena. Pero creo que la realidad nos va a retrasar mucho más la consecución de un objetivo fundamental para Málaga como es tener una biblioteca pública a su altura. Creo que estamos ante una tomadura de pelo, porque desde el año 2012 hasta la fecha no se ha invertido ni un solo euro. Algunas veces se ha dibujado en el presupuesto y no se ha cumplido. Otras veces se ha puesto cero euros. Y ahora tenemos una patada hacia adelante, sabiendo que, desde el primer momento, iban a hacer falta prospecciones e investigaciones arqueológicas. Lógicamente, el retraso va a ser importante. Mucho me temo, y ojalá no esté acertado en esta previsión, que en 2021 no habrá biblioteca.

-Consejero, seamos optimistas.

-Bueno, habrá biblioteca, pero seguirá en la sede provisional. Nos vamos a ver obligados a firmar un nuevo contrato de alquiler en enero, por diez años, que es lo estipulado. Y creo que se acabará ese nuevo contrato, que vamos a agotar ese tiempo sin la biblioteca en su nueva sede. Desde el 94 hemos gastado 7 millones de euros en ese alquiler.

-Hay muchos deberes pendientes en el Sitio de los Dólmenes de Antequera para aprobar el examen de la Unesco de 2019. ¿Qué prioridad se le da a ese asunto en su departamento?

-Prioridad absoluta, los vamos a cumplir todos, sin excepción. Van a seguir siendo, como lo son ahora, Patrimonio Mundial de la Unesco.

-El Museo Picasso, el más visitado de Andalucía, será sin duda foco de interés internacional con las exposiciones programadas para 2018. ¿Cómo están las relaciones con la familia Picasso?

-Las relaciones son excelentes. Compartimos los objetivos, las exigencias para ir mejorando año a año. Entendemos que las programaciones de actividades del museo son de primer nivel. Cada año se van mejorando. Para 2018 la oferta es extraordinaria. Vendrá Fellini, Warhol y Picasso en Andalucía. Vamos a tener una oferta de primera magnitud que va a disparar las visitas.

Cumplir la ley

-La Comisión Provincial de Patrimonio tiene pendiente pronunciarse sobre la intervención del artista Invader en edificios protegidos de Málaga. Cuando el Seprona concluya su informe sobre estos mosaicos se podrá pronunciar. ¿Qué opinión le merece la postura del Ayuntamiento de Málaga en el asunto?

-Se ha hecho el remolón. Ha mirado para otra parte sabiendo que la responsabilidad era del propio Ayuntamiento, independientemente de quién sea el autor de los mosaicos. La responsabilidad de garantizar la protección del patrimonio es del titular, y hay edificios de titularidad municipal o el propio Centro Histórico, que tiene protección patrimonial, que requería una intervención inmediata, sin dilación, del propio Ayuntamiento. Ha recibido tres requerimientos de la Delegación de Cultura en Málaga y no se puede esconder detrás de informes del Seprona, sabe que tiene que cumplir la ley. El informe del Seprona llegará y obligará al Ayuntamiento, seguramente, a retirar los mosaicos, en cumplimiento de la Ley de Patrimonio de Andalucía. Lo que ha hecho el gobierno del señor Francisco de la Torre es intentar buscar un elemento de fricción con la Junta de Andalucía, cuando lo que tenía que haber hecho desde el minuto uno es aplicar la ley y retirar unos mosaicos que invaden una zona con protección patrimonial.

-¿Qué le parece la solución de un tejado a dos aguas para solucionar las filtraciones de la Catedral de Málaga?

-Desde un punto de vista político no se debe intervenir en un bien patrimonial, debe hacerse en función de una planificación de conservación basada en unos criterios técnicos. Y creo que estamos en manos de los mejores técnicos que hay en Andalucía, que son los el Instituto Andaluz del Patrimonio y los de la Consejería de Cultura. En ese sentido, la total confianza en que, de la mano de los técnicos del Obispado de Málaga, vamos a conseguir darle soluciones a los problemas de humedades y filtraciones que tiene el templo.

-¿Y qué opina de la propuesta del Obispado de finalizar la catedral de Málaga?

-Insisto, la visión del patrimonio hay que hacerla desde una mirada técnica y científica y nunca desde la política o el interés particular. Le aseguro que el Obispado está en esta misma sintonía. Conozcamos en profundidad el bien y la historia para poder intervenir. El futuro Plan Director estará basado en un profundo conocimiento antes de adoptar decisiones.

-La nueva Ley del Cine de Andalucía, ¿supondrá un mayor compromiso de la Junta con el Festival de Cine de Málaga?

-La ley recoge el compromiso con la difusión del cine, y en ese compromiso están los festivales, el de Málaga y otros que se celebran en Andalucía. El Festival de Málaga es hoy una referencia del cine español y se mira desde la Junta con muy buenos ojos. Nuestra colaboración viene de lejos y seguirá durante mucho tiempo. El año que viene volveremos a colaborar, como este año, con una aportación de 150.000 euros.

-Sin duda, la cultura ya forma parte importante del motor económico de Andalucía. ¿Tiene el presupuesto que se merece?

-En los ejercicios 2017 y 2018 hemos recuperado un 20% de presupuesto. Hemos pasado el peor bache de la crisis, donde el Gobierno de Andalucía tuvo que poner el foco en aquellos servicios públicos fundamentales para la vida de la gente y reducir en otras inversiones, y una de ellas fue en cultura. Una vez que la recuperación económica empieza a ser una realidad se ha retomado la apuesta por la cultura. Entendemos la cultura, no solo como ese derecho humano que te enriquece y te forja como mejor persona y mejor ciudadano, sino también como esa posibilidad de desarrollo económico y de empleo. La cultura es una fuente fundamental para el futuro modelo productivo de Andalucía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos