El Museo de Lérida facilitará la entrega de los bienes de Sijena

El director del centro no da las piezas por perdidas y anuncia «acciones judiciales» para evitar la ejecución provisional de la resolución del juez

MIGUEL LORENCI MADRID.

El director del Museo de Lérida, Josep Giralt, no da por perdidas las obras de Sijena, pero no pondrá trabas cuando pasado mañana se proceda al embalaje y traslado de las obras depositadas en la institución que reclama el monasterio oscense de Sijena. Así lo aseguró ayer en declaraciones a la radio catalana RAC 1, anunciando al tiempo que tratarán de evitar esta ejecución mediante una «batería de acciones judiciales».

Dijo Giralt que los trabajadores del museo facilitarán el acceso al recinto de los técnicos del Gobierno de Aragón y los agentes de la Guardia Civil a partir de las ocho de la mañana del lunes, momento fijado por el tribunal para proceder a la retirada de las obras. Pero destacó que tanto el consorcio del Museo de Lérida como la Generalitat de Cataluña preparan «una batería de acciones judiciales para intentar evitar la ejecución provisional» de la resolución del juez.

Precisó el director del museo que él y su equipo se responsabilizan únicamente de lo que ocurra en el interior del edificio. «Lo que pase fuera no es nuestra responsabilidad», dijo ante la posibilidad de que pueda haber algunas personas bloqueando el acceso de los técnicos para evitar el traslado.

Giralt aseguró que la plantilla de su museo colaborará en la operación de acuerdo con el plan horario facilitado por los técnicos del Gobierno aragonés. Según esta cronología, a las 8:00 horas del lunes tendrá lugar la entrada de los técnicos al museo. Serían necesarias ocho horas para el embalaje y la carga de las 44 piezas reclamadas, de modo que en torno a las cuatro de la tarde emprenderían viaje a Sijena.

«Estaremos a las ocho abriendo la puerta e intentando mover las piezas, embalándolas, documentándolas y trasladándolas, en las mejores condiciones, y que se vayan para Sijena, como no podría ser de otra manera», reiteró Giralt. Confirmó además que ha convocado a su equipo media hora antes, pero recurrió a un tono irónico al asegurar que lo que no hará es acudir al museo «de madrugada». Aludía así a la providencia del magistrado del Juzgado de Instrucción número 1 de Huesca, Antonio Martín González, que autoriza a la Guardia Civil a utilizar «la fuerza si es preciso» para acceder al museo a partir de las 00:00 horas del lunes.

Acción «innecesaria»

Una providencia «innecesaria» a juicio de Giralt. «¿Quiere decir que nos tenemos que quedar toda la noche esperando, tomando un café, jugando a las cartas y aguardando a la Policía? ¿No se puede resolver de otra manera, tal y como estaba previsto, siguiendo el plan de trabajo presentado por el Gobierno de Aragón? ¿Tenemos que resolverlo por la vía de que si no nos abren la puerta la tiraremos abajo?», se preguntó. «Todo está preparado para que se pueda hacer una excelente entrega de las obras», se respondió. «Si el juez quiere convertir esa acción en un campo de batalla, es su responsabilidad», añadió.

«El futuro de las obras será responsabilidad de quién se encargue del traslado», agregó Giralt aludiendo al informe enviado por técnicos de su museo al Gobierno de Aragón desaconsejando el traslado de una docena de las 44 piezas reclamadas, en especial de una de las tres cajas sepulcrales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos