'Lo que dejaste': El muro sin lamentaciones de Facebook

José Hernández y Sharon E. Smith estuvieron casados durante casi medio siglo./
José Hernández y Sharon E. Smith estuvieron casados durante casi medio siglo.

La editorial malagueña EDA Libros reúne los textos que Sharon E. Smith dirigió en la red social a su marido, el artista José Hernández, después de su muerte

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Siguen ahí los zapatos de vestir para las sesiones de la Academia; los cinco geranios que han sobrevivido al invierno; el naranjo, precioso tras la poda aunque todavía sin flores; los polos negros que tanto le gustaban junto a única camisa roja que ella le regaló. Siguen los olores de otro tiempo metidos en los cajones y los armarios. Sigue la vida «como siguen las cosas que no tienen mucho sentido», que escribió su amigo Joaquín Sabina. Y la cuenta Sharon E. Smith en mensajes publicados en Facebook y dirigidos a su pareja, el artista José Hernández, después de su muerte en 2013. El resultado es un testimonio emocionante sobre el amor y la pérdida, hecho libro en 'Lo que dejaste', recién publicado por la editorial malagueña EDA Libros.

'Lo que dejaste' abre sus páginas casi como libro de artista. No en vano, junto a los fragmentos escritos por Smith entre 2013 y 2016 surgen reproducciones de obras de Hernández y de otros creadores como Enrique Brinkmann y Martín Chirino. «Dado que el libro gira en torno a la vida y la obra de Pepe, nos pareció interesante hacer esa combinación de arte y literatura», avanza el editor Paco Torres, quien reivindica 'Lo que dejaste' como «un recuerdo del extraordinario artista que fue» Hernández (Tánger, 1944), en cuyo currículo figuran, entre otros, el Premio Nacional de Artes Plásticas (1981) y el Premio Nacional de Arte Gráfico (2006).

EL LIBRO

Título
'Lo que dejaste'.
Autora
Sharon E. Smith.
Edita
EDA Libros.
Número de páginas
190.
Precio
19,90 euros.

Hernández y Smith repartieron su vida entre sus casas en Madrid y Villanueva del Rosario y este último aparece con frecuencia en 'Lo que dejaste' como «el Sur», el lugar donde siempre regresa Smith, cuyas dudas sobre la pertinencia de la publicación en papel de estos escritos encontró el entusiasmo convencido de Torres, uno de los principales responsables de que los mensajes de Sharon a su marido muerto se hayan convertido en una pequeña maravilla en el fondo y en la forma.

«Fue muy difícil tomar la decisión de publicar estos textos. Los escribí sin pensar para nada en esa posibilidad. Sólo quería dejar correr lo que estaba pasando, lo que me estaba pasando», comparte Sharon E. Smith (Nueva York, 1944), autora de los libros de relatos 'Desde el otro lado' (2001), 'Dicho sea de paso' (2005) y 'Luna Walker' (2009). «Siempre tenía la duda de decir lo que pienso sobre una vida, aunque esa vida sea la mía», reflexiona la escritora.

El volumen incluye reproducciones de obras de Brinkmann y Chirino, entre otros

Y al echar la vista atrás, Smith no olvida el valor de 'Lo que dejaste' no sólo como testimonio, sino también como terapia propia y quizá compartida. «Es un psiquiatra muy barato...», lanza medio en broma sobre sus mensajes dirigidos a su compañero muerto. Y añade: «Desde luego, me ha servido mucho y ahora soy consciente de que ha merecido la pena, valga la expresión. Al ponerme a escribir, he empezado a volver a la vida».

Claro que la duda, el pudor, se mantenían incluso durante la propia redacción de aquellos mensajes, como relata la propia Smith en 'Lo que dejaste': «Estos pensamientos que luego pongo en Facebook, cosa que nunca me podía imaginar que haría, me han acercado a mucha gente tanto del pueblo como de Madrid. Es curioso, que a través de un medio en el cual nunca he creído me he encontrado con gente cercana a nosotros».

Smith publicó los mensajes a su marido durante los tres años posteriores a la muerte de éste.
Smith publicó los mensajes a su marido durante los tres años posteriores a la muerte de éste.

Una cercanía que transpira 'Lo que dejaste' desde sus primeras líneas: «Yo nunca escribo de noche. Sin embargo, la vida ha cambiado, aquí me tienes, tarde, agotada de disciplinarme, de cuidarme, de convencerme de que todo sigue, de que tengo suerte de haberte tenido a mi lado tantos años. Pero no me convenzo de momento». Y casi tres años después, Sharon se despide de estos mensajes lanzados a Pepe en el éter cibernético de Facebook, sobre el que escribe con clarividencia: «Es cariñoso, halagador y es muy fácil moverse en él».

Y acto seguido, el cierre: «Esto es un fin de ciclo (...) Seguiré echando mis lágrimas y sobre todo seguiré echándote de menos». Y el mismo final repetido en muchos de sus mensajes, con unos «besos al aire» para Pepe. Una despedida. Quizá, mejor, un hasta luego.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos