Multitudinario adiós al profesor Antonio Garrido

Numerosas personas acudieron a dar el último adios a Antonio Garrido. /Álvaro Cabrera
Numerosas personas acudieron a dar el último adios a Antonio Garrido. / Álvaro Cabrera

El mundo de la política, la cultura, la universidad y las cofradías da el último adiós al político del PP, cuyas cenizas descansarán en los columbarios del Sepulcro

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Sentencia el refrán que uno cosecha lo que siembra. Mucho y bueno sembró el profesor y parlamentario Antonio Garrido Moraga a lo largo de sus 63 años a tenor de la multitud que ayer tarde le despidió emocionada en el cementerio de San Gabriel de Málaga tras fallecer este lunes a consecuencia de una embolia pulmonar dos meses después de sufrir una hemorragia cerebral.

La iglesia del camposanto, presidida por una fotografía de su Nazareno del Paso y la Virgen de la Esperanza, se quedó pequeña para dar el último adiós a una persona «querida, respetada y admirada», como afirmó el sacerdote Rafael Pérez Pallarés, delegado de Medios de Comunicación Social, al inicio de una eucaristía en la que se dieron representantes del mundo de la política, la cultura, la universidad y las cofradías. Todos ellos representantes de los campos donde Garrido Moraga dejó su impronta y que destacaron que su fallecimiento deja un vacío «difícil de llenar».

Noticia relacionada

El presidente del Parlamento de Andalucía, Juan Pablo Durán; el consejero de Empleo de la Junta, Javier Carnero; el presidente del PP de Andalucía, Juanma Moreno; su homólogo en Málaga, Elías Bendodo; el delegado de la Junta en la provincia y líder del PSOE malagueño, José Luis Ruiz Espejo; el subdelegado del Gobierno, Miguel Briones; el portavoz socialista en el Ayuntamiento, Daniel Pérez; la exalcaldesa de la ciudad y quien lo metió en política, Celia Villalobos; la portavoz del PP en la Cámara andaluza, Carmen Crespo; los regidores Manuel Barón (Antequera), Joaquín Villanova (Alhaurín de la Torre), Manuel Robles (Comares), Antonia Ledesma (Alhaurín el Grande) o Antonio Moreno Ferrer (Vélez-Málaga), así como el portavoz municipal del PP, Carlos Conde, en representación de la amplia presencia del equipo de gobierno popular, fueron algunos de los representantes de la clase política que se dieron cita en un sepelio al que no pudo asistir el alcalde de la capital, Francisco de la Torre, debido a un compromiso en Madrid.

Las autoridades, ayer, durante el sepelio.
Las autoridades, ayer, durante el sepelio. / Álvaro Cabrera

Junto a ellos numerosos compañeros del PP como el expresidente Joaquín Ramírez y el expresidente de la Diputación Luis Vázquez Alfarache; y una buena parte de los integrantes del grupo popular en la Cámara andaluza. Por la mañana, pasaron por la sala 22 del cementerio la ministra de Empleo, Fátima Báñez, y la consejera de Justicia e Interior de la Junta, Rosa Aguilar. El ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, mostró en un comunicado «su sentido pesar» por el fallecimiento.

El mundo de la universidad, donde Garrido Moraga impartió clases y fue uno de los fundadores de la Facultad de Ciencias de la Información, estuvo representado por el vicerrector de Política Institucional, Juan Antonio García Galindo; la exrectora y exconsejera Adelaida de la Calle; el exdecano de la Facultad de Ciencias de la Información Miguel Aguilera; la catedrática de Periodismo Bella Palomo y el profesor de Periodismo Francisco Paniagua.

El presidente de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga, Pablo Atencia, encabezó la amplia representación cofrade asistente al funeral. Junto a él, el hermano mayor de la Archicofradía del Paso y la Esperanza, Carlos López Armada, a la que Garrido Moraga estaba muy vinculado, y sus predecesores Manuel Harras, Carlos Ismael Álvarez y Manuel Narváez. También acudieron los hermanos mayores de la Archicofradía de los Dolores de San Juan, Rafael de las Peñas, Rescate, Joaquín González, Piedad, Francisco Javier Torres, así como el expresidente de la Agrupación Eduardo Pastor.

Del mundo de la cultura estuvieron, entre otros, el director del Centro Andaluz de las Letras, Juan José Téllez; el director del Centro Generación del 27, José Antonio Mesa Toré; el escritor Pablo Aranda; los poetas José Infante, Francisco Ruiz Noguera y Aurora Luque, y el presidente de la Fundación Manuel Alcántara, Antonio Pedraza. Mientras que del ámbito empresarial se vio a Federico Beltrán y Daniel Rodríguez.

Amigos personales de Antonio Garrido Moraga como Pedro Luis Gómez –que leyó las lecturas en la misa–, Juan Ignacio Montañés, Paco Gámez y Miguel Ángel Fernández, acompañaron a la viuda, Sonia Hurtado, y sus hijas, Laura y Mencía. Las cenizas del profesor reposarán en los columbarios de la Hermandad del Sepulcro junto a su madre.

Temas

Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos