Muere el actor Federico Luppi,el Sean Connery porteño

OSKAR BELATEGUI BILBAO.

Federico Luppi era para Guillermo del Toro «el actor más grande de habla hispana». «Nuestro Olivier, nuestro Day Lewis, nuestro genio», tuiteó el director mexicano al conocer su muerte a los 81 años. Federico José Luppi Malacalza (Ramallo, 1936) falleció ayer en Buenos Aires como consecuencia de las complicaciones de un coágulo que tenía en la cabeza desde abril, cuando tropezó y se dio un golpe en la cabeza con una mesa en su propia casa. A su lado estaba su esposa, la riojana Susana Hornos, con quien se casó en 2003. El actor tenía la nacionalidad española y vivió en nuestro país largas temporadas.

Casi 80 largometrajes componen la filmografía del intérprete argentino con más Premios Cóndor (equivalente a nuestros Goyas): seis por 'El romance del Aniceto y la Francisca', 'Tiempo de revancha', 'Sol de otoño', 'Un lugar en el mundo', 'Plata dulce' y 'Martín (Hache)'. También recibió la Concha de Plata del Festival de San Sebastián y obtuvo dos nominaciones al Goya.

Criado en una modesta familia de ascendencia italiana, Luppi trabajó como administrativo y corredor de seguros para pagarse los estudios de Arte Dramático. Rodolfo Khun le ganó para el cine en los 60 con cintas costumbristas como 'Pajarito Gómez' y 'Noche terrible'. 'La Patagonia rebelde', de Héctor Olivera, y, ya en los 80, 'Tiempo de revancha', le auparon al olimpo de los intérpretes en castellano.

Guillermo del Toro le quiso para 'Cronos', 'El laberinto del fauno' y 'El espinazo del diablo'. Con Adolfo Aristarain hizo 'Tiempo de revancha', 'Un lugar en el mundo' y 'Lugares comunes', entre otras. John Sayles ('Hombres armados') y Agustín Díaz Yanes ('Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto') también contaron con la imponente y elegante presencia de Luppi, que debutó como director en nuestro país a los 69 años con 'Pasos', una crónica de la Transición escrita por su mujer. Su última película hasta la fecha es 'Nieve negra', estrenada el pasado mes de abril.

Federico Luppi mantuvo una relación de amor-odio con Argentina, país en el que fue una figura admirada y controvertida. Primero el régimen de Videla le obligó a frecuentar los escenarios y platós españoles; después fue víctima del corralito y se quedó sin ahorros. «Me robaron mi futuro, todo lo que tenía ahorrado para disfrutar de mi vejez y poder ser más selectivo con los proyectos que me ofrecían», confesaba a este periodista en 2002.

Fotos

Vídeos