La movilización ciudadana en Málaga por el Auditorio gana músculo

Terrenos en los que se instalará el Auditorio de Málaga en el Puerto/SU
Terrenos en los que se instalará el Auditorio de Málaga en el Puerto / SU

La plataforma hará oficial su demanda la semana que viene al registrarla ante el Gobierno, la Junta y el Ayuntamiento

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

A medio camino entre el deseo y la necesidad. Así se ve todavía el sueño del Auditorio de Málaga del que se lleva hablando más de tres décadas cuando ya se decía algo que a estas alturas suena a frase hecha: «El Cervantes se ha quedado pequeño». De los primeros planos en firme se han cumplido 28 años, cuando el alcalde Pedro Aparicio presentó el proyecto que situaba esta infraestructura musical en los terrenos frente a la Comisaría Provincial. Desde entonces, los intentos se sucedieron, con cambio de escenario al puerto, y hasta la creación de un consorcio de instituciones públicas que acabó desafinando y disolviéndose con silencio administrativo cuando la partitura de la crisis económica finiquitó la banda sonora de este sueño. Con lo que no acabó fue con las ganas y la aspiración cultural de contar con el auditorio, cuya reivindicación ha vuelto a cobrar fuerza con la movilización ciudadana que pide rescatar esta infraestructura y que la semana que viene se presentará de forma oficial con el registro de su demanda ante las administraciones implicadas: Ministerio de Cultura, consejería de la Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Málaga. Como dice uno de los primeros firmantes de esta iniciativa, el barítono Carlos Álvarez, «nunca mejor que ahora».

Casi 2.900 personas habían firmado a última hora de ayer la iniciativa de Change.org 'El Auditorio de la Música de Málaga un deseo-necesidad para la ciudad', que puso en marcha hace dos semanas el gestor cultural Carlos de Mesa. Razones no faltan para esta petición. «El aumento de la actividad musical de alta calidad y la respuesta de un más que interesado público son, junto con la presentación de Málaga como destino turístico cultural, razones evidentes para retomar el ilusionante proyecto de nuestro Auditorio», argumenta Carlos Álvarez, que vivió muy de cerca el proyecto que estuvo a punto de hacerse realidad a partir de 2005 con la creación de un consorcio en el que se integraron el Gobierno (Ministerio de Cultura), la Junta y el Ayuntamiento de Málaga para la construcción de esta instalación musical que además serviría de sede permanente para la Orquesta Filarmónica de Málaga.

Pero cuando todo parecía que iba con buena nota con la aprobación del proyecto básico del Auditorio en 2009 por parte de las tres administraciones, el tiempo se congeló. Y en 2013, el Gobierno le daba carpetazo a las aspiraciones musicales de Málaga con la disolución del consorcio. «Estaba todo a punto para la adjudicación de la obra, pero se fulminó por la crisis por lo que, una vez superada la coyuntura económica, es el momento de retomar e impulsar el proyecto», sostiene Carlos de Mesa, que apunta que tanto el espacio para su construcción –la plataforma de San Andrés del puerto– como el proyecto de construcción están ya aprobados y consensuados por lo que «solo es necesario que se vuelva a constituir el consorcio y que el auditorio se meta en la agenda lo antes posible».

Lo más emocionante

El salto de calidad de la temporada lírica en el Teatro Cervantes y de la propia OFM son los incontestables argumentos musicales que avalan la necesidad del auditorio. A lo que se unen las justificaciones de las miles de personas que ya han apoyado la iniciativa. Como el presidente de la Academia de San Telmo, José Manuel Cabra de Luna, que sostiene que «nuestra realidad de ciudad cultural no estará completa hasta contar con el auditorio»; la vicerrectora de Cultura de la UMA, Tecla Lumbreras, que destaca que esta infraestructura es a lo que «aspira la ciudadanía», y la soprano Berna Perles, que apunta que el proyecto de «una Málaga como ciudad cultural con mayúsculas queda completamente inconcluso sin el auditorio».

«Con independencia del número de personas que han mostrado su apoyo, lo más emocionante son los comentarios que están dejando los centenares de personas, no solo los profesionales, que están cargados de reflexiones, complicidad e ilusión», concluye el promotor de esta iniciativa, que ya cuenta con su propio logo. Un diseño en el que destaca la 'A'. La de Auditorio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos