Moss, aventuras y puzles en realidad virtual

Uno de los primeros escenarios de 'Moss'./Polyarc
Uno de los primeros escenarios de 'Moss'. / Polyarc

PlayStationVR estrena uno de los títulos más llamativos de su catálogo

Jon Sedano
JON SEDANOMálaga

Por favor que no se termine. Ese es el pensamiento que resonaba en mi cabeza durante las casi cuatro horas que tardé en terminar ‘Moss’ por primera vez. La realidad virtual está asentándose en el mercado y las oportunidades que ofrece son cada vez más variadas. Los juegos en primera persona tal vez sean los que logran sumergir al jugador en otros mundos de manera más sencilla, pero ‘Moss’ es un ejemplo de que la vista en tercera también es una gran opción. "Solo" hace falta crear un mundo espectacular para que el jugador no quiera salir de él. Y eso han hecho los chicos de Polyarc.

No era sencillo. ‘Farpoint’, ‘Resident Evil’ o ‘Superhot’ eran los grandes referentes de la realidad virtual en PlayStationVR, pero ‘Moss’ ha conseguido labrarse un hueco entre ellos. Ahora bien, ¿por qué es tan bueno? Por su propuesta. Sus creadores no han escatimado y han puesto toda la "carne en el asador" para idear un vasto mundo con una pequeña historia que contar. Un relato que funciona por sí solo, pero que demuestra que hay mucho más detrás.

‘Moss’ cuenta la historia de Quill, una pequeña rata que vive en un mundo de corte fantástico medieval donde un gran enemigo está asolándolo todo y ha relegado el imperio de los ratones al exilio. En medio de esa premisa, que se narra como si de un cuento se tratara (el juego comienza delante de un libro en una gigantesca biblioteca), la pequeña rata tendrá que lograr salvar a su tío, que desapareció tras adentrarse en el antiguo reino de los ratones.

La gran biblioteca, zona en la que comienza el juego.
La gran biblioteca, zona en la que comienza el juego. / Polyarc

Pero la visión del juego no se limita solo a mostrarnos el entorno que nos rodea, sino que pasamos a ser un ente dentro de él. El jugador se convertirá en ‘el lector’, un personaje al que Quill ve y que le irá ayudando en su camino. Es decir, para poder resolver los diferentes puzles que vayan surgiendo (irán de menor a mayor dificultad), seremos nosotros los que tendremos que mover piezas y demás, a la par que controlamos el movimiento de Quill. Asimismo, en las situaciones en las que haya que luchar, también podremos, mediante el DualShock 4, ‘poseer’ a algunos enemigos para controlarlos a nuestro antojo. Una opción que también utilizaremos para resolver algunos acertijos.

Esta interacción creará una complicidad entre ratona y usuario que llevará la experiencia de juego a un nivel espectacular. Armada con una pequeña espada y un cristal mágico que permite que le demos vida, Quill se irá adentrando en un mundo fantástico digno de los mejores cuentos de hadas.

Los gráficos, que en el caso de la realidad virtual actual es uno de los detalles que menos preocupan, en ‘Moss’ cumplen de forma sobrada. Es más, la prueba a la que se puede jugar desde el Demo Disc 2, luce peor que la versión final. Hay escenarios en los que nos veremos obligados a detenernos y disfrutar de lo que nos rodea debido a su espectacularidad. Desde luego, Polyarc ha creado un juego redondo, que sienta las bases para una saga futura que promete horas y horas de diversión.

Por último, además de la historia en sí, una vez concluyamos el juego podremos rejugarlo en busca de una serie de papiros que hay escondidos por cada escenario. Eso sí, uno de los aspectos más criticados por los usuarios españoles es que ‘Moss’ está en inglés, ni siquiera incluye el castellano en forma de subtítulos, por lo que aunque no es necesario para entender de forma genérica la historia, sí que nos perderemos varios detalles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos