Mora y Ferrera, aroma de buen toreo en La Mezquita

Ferrera, toreando al natural. :: sur
Ferrera, toreando al natural. :: sur

ANTONIO M. ROMERO MELILLA.

Mereció la pena cruzar el Mediterráneo para admirar esa joya arquitectónica que es la plaza de Melilla -el único coso taurino en el continente africano- y disfrutar de una entretenida tarde de toros con el interesante mano a mano -organizado por el empresario rondeño Rafael Tejada- entre Juan Mora, un diestro que se prodiga poco en los ruedos, y Antonio Ferrera, que se encuentra en un gran momento profesional. Los dos matadores extremeños dejaron aroma de buen toreo en La Mezquita de la tauromaquia.

El primero de Mora fue un toro muy protestado por su extremada flojedad, que le hizo perder las manos en varias fases de la lidia. Un par de verónicas a pies juntos fue el recibimiento del extremeño a 'Bonacible'. En el inicio de faena de muleta, el de Plasencia dejó varios trincherazos que fueron auténticos carteles de toros. Fue lo más sobresaliente de un trasteo de enfermero. Dejó un pinchazo antes de una estocada. Al tercero, lo paró su banderillero, su hermano Carlos Mora. El matador no se estiró con el capote. Se le pegó a 'Majoletino' en el caballo. Con la muleta, Juan Mora dejó constancia de sus cualidades y de su personalidad construyendo una faena a base de muletazos sueltos, especialmente con la izquierda, templados y cadenciosos, pero el trasteo no llegó a romper por las nulas condiciones del burel. Mató de pinchazo.

EL FESTEJO

uLugar
Plaza de toros de Melilla.
uGanadería
Se lidiaron seis toros de Manuel Blázquez, bien presentados, nobles, flojos y desrazados. El mejor, el quinto.
uDiestros. Juan Mora (verde esperanza y oro)
ovación, silencio y oreja con leve petición de la segunda; Antonio Ferrera (rosa y oro con los cabos en blanco): oreja, dos orejas y oreja.
uIncidencias
Casi dos tercios de entrada en tarde soleada. Al terminar el paseíllo sonó el Himno Nacional y en los tendidos se repartieron banderas de España. 70º aniversario de la inauguración de la plaza de toros melillense. El torero malagueño Saúl Jiménez Fortes y el novillero Adolfo Ramos actuaron como areneros.

Espoleado por el triunfo de su compañero de cartel, salió con ganas de triunfar en el quinto, al que le dio dos buenas verónicas a pies juntos. 'Fullero' llegó con más bríos que sus hermanos a la muleta y ahí Juan Mora esparció esa torería de sabor añejo, con gusto y empaque en los muletazos, destacando especialmente, al natural, en los pintureros remates por bajo y en el torero inicio por bajo con la rodilla en tierra. Tenía el triunfo en las manos, pero pinchó antes de dejar media estocada. Cortó una única oreja, que no paseó en la vuelta al ruedo.

Ferrera llegó a Melilla tras triunfar el día anterior en Valladolid y lo dio todo en la Mezquita. Su primero, segundo de la tarde, se negó a salir de chiqueros y tras diez minutos de espera, se corrió turno. Fue 'Colchonero' un toro que parecía no ver bien. Banderilleó el matador con solvencia. Brindó al público una faena marcada por la flojedad del toro, en la que tuvo que mimar al animal en un trasteo que vivió al final sus mejores pasajes. Dejó un pinchazo sin soltar antes de cobrar una estocada desprendida. Firmeza, oficio e inteligencia fueron las cualidades desarrolladas por Ferrera ante el cuarto de la tarde, 'Roseta'. El extremeño no lo banderilleó porque en los primeros tercios el toro no tuvo fijeza. Brindó a Jiménez Fortes una faena en la que logró fijar la embestida del burel consintiéndole mucho hasta que el animal terminó metido en la canasta, momento en el que brotaron de las muñecas del diestro dos grandes tandas por la derecha con mando, temple y ligazón que pusieron al público en pie; concluyó en los terrenos de cercanías. Mató de una estocada algo desprendida de efecto rápido.

En el último de la tarde, que sí banderilleó con espectacularidad, especialmente e tercer par, y brindó a Juan Mora, Antonio Ferrera demostró oficio ante un toro descastado al que le cortó una oreja. Aunque se había ganado el derecho a salir por la puerta grande, decidió irse a pie junto a su compañero de cartel.

Fotos

Vídeos