Contra los mitos de la píldora y la menstruación

Los expertos aclaran que los métodos anticonceptivos hormonales previenen el cáncer de colon y son buenos para la piel

DORI AYLLÓN MADRID.

«La regla es un sangrado del que la mujer puede prescindir sin que afecte a su salud». El doctor José Vicente Navarro repite esta frase como un mantra, pero pocas veces le escuchan. Las creencias populares arrinconan las certezas científicas. Así, siete de cada diez mujeres consultadas por la Sociedad Española de Contracepción (SEC) creen que la menstruación es un proceso de desintoxicación necesario. Incluso más de la mitad de las encuestadas no comparte la afirmación de que se pueda prescindir del sangrado de la regla sin ver afectada la salud. Se trata de una postura que se extiende a más del 60% entre las mujeres de 20 a 24 y de 35 a 39 años, así como de los sectores económicos más altos. Es decir, en teoría las más jóvenes y mejor preparadas son las más crédulas, según el 'Análisis del uso de métodos anticonceptivos y su impacto en la mejora de calidad de vida', realizado por primera vez en España por la SEC y donde se han entrevistado a 1.800 mujeres en edad fértil de entre 14 y 49 años.

La encuesta constata las consecuencias habituales de la menstruación: cambios en el estado de ánimo y en el desarrollo de su vida cotidiana. Sobre todo les afecta en el descanso, en el estudio y en sus actividades de ocio. Sólo dos de cada diez afirma que en esos días también se ven influenciadas sus relaciones sociales. A pesar de las molestias que acarrea, la investigación revela que siete de cada diez no haría nada para dejar de tenerla.

En relación con los métodos anticonceptivos hormonales hay un clima mayoritario de preocupación por los posibles efectos que puede tener su uso sobre la salud. A la mitad de las mujeres entrevistadas les preocupa los efectos derivados del uso de la píldora, sobre todo, los problemas circulatorios. Estas consecuencias, recalcan los expertos, no existen. Además, el estudio aclara que las usuarias de métodos anticonceptivos hormonales tienen mejor calidad de vida que las mujeres que no los utilizan o sólo emplean el preservativo. Pero González insiste en que no hay que desvalorar este último método. «El preservativo es esencial para no tener enfermedades de transmisión sexual y no hay que dejar de utilizarlo, pero habría que combinarlo con métodos anticonceptivos hormonales», reivindica.

Aquí también persisten los mitos. «Tenemos que luchar contra las ideas falsas que se han implantado en la sociedad sobre los anticonceptivos. No engordan y no disminuyen la fertilidad ni el deseo sexual», afirma el doctor José Ramón Serrano, presidente de la Sociedad Española de Contracepción. Todo lo contrario: previenen el cáncer de colon, el de endometrio y los quistes y son buenos para la piel.

A pesar de que no es perjudicial para la salud, más de un tercio de las mujeres (36,9%) afirma que no los usarían por no ser naturales y por las «hipotéticas» alteraciones hormonales que pudieran ocasionarles. Al igual que en la primera parte del estudio, los médicos de la SEC y la FEC destacaron que las mujeres de entre 20 y 29 años son el grupo de edad más preocupado por los posibles efectos adversos de la píldora, cuando la información es más que accesible.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos