MERITOCRACIA MARCA HISPÁNICA

ÓSCAR ROMERO

Tras dieciséis años de ausencia ha vuelto al Teatro Cervantes de Málaga el Ballet Nacional de España. Esta vez bajo la dirección de Antonio Najarro y con un grandioso espectáculo titulado 'Zaguán Alento'. Coreografiado por lo más florido del mundo de la danza y bajo la dirección del propio Najarro, muestran las excelencias de nuestra riqueza artística y la calidad individual de nuestros creadores e intérpretes, que consiguen triunfar en el mundo, a pesar del poco apoyo institucional a quienes son las mejores notas de nuestro himno y la auténtica bandera nacional: El genio y arte de nuestra gente. Si en la Rusia de todos los zares, blancos y rojos y, tal vea amarillos ahora, la danza es un valor nacional a exportar y fuente de divisas y en la Francia del pasado siglo, se fundieron con la excelente danza espectacular de los Diaghuilev y Nijinsky, creando el gran repertorio coreografiado de aquellos que dieron forma tradicional a las grandes propuestas de danza clásica. El Ballet Nacional, bajo la dirección de Antonio Najarro logra con 'Zaguán Alento', una simbiosis perfecta de todas las ricas gamas de la danza en España. Con una primera parte virtuosa del flamenco bajo una visión contemporánea, plena de excelentes coreografías, grandes solistas y excelentes conjuntos, femenino y masculino y con cantantes excepcionales. La segunda parte, 'Alento', es difícil de adjetivar por lo grandioso del espectáculo, en todas sus dimensiones, como la fuerza de sus coreografías y el derroche de imaginación de la puesta en escena. No es justo que algo tan excepcional y que nos llena de orgullo, sea tan poco asequible para disfrutarlo.

Fotos

Vídeos