Martín Chirino: «Mi vida ha sido una obra continua, mi pasión y mi fortaleza»

EFE MADRID.

A punto de cumplir 93 años, Martín Chirino está inmerso en la preparación de una nueva exposición, un recorrido por su «historia» como escultor, desde sus inicios hasta las piezas que ultima en su taller este artista del hierro y las espirales: «mi vida ha sido una obra continua, es mi pasión y mi fortaleza».

«Por lógica va a ser mi última exposición porque a una edad como la mía..., pero cuando me dicen que no diga eso, que en todo caso será la penúltima, contesto que en mi ánimo está hacer otra, pero que pueda, no lo sé», asegura el artista canario (Las Palmas, 1925) en una entrevista con Efe.

Por eso, la exposición que se inaugurará el próximo 15 de febrero en Madrid, en su galería «de siempre», la Marlborough, se llama 'Martín Chirino y su Finisterre', una muestra de toda su carrera con obras que representan momentos «cruciales» de su vida, dice.

Porque todas las obras de esta exposición le cuentan una historia, asegura Chirino, considerado el escultor español vivo más reconocido internacionalmente.

Hace 70 años que este canario se instaló en Madrid para ingresar en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando y en 1958 realizó su primera exposición en el Ateneo de Madrid ya como miembro del emblemático grupo El Paso.

Desde entonces ha trabajado siempre «apasionado por lo que hacía», en sus espirales, sus vientos solanos, afrocanes y aeróvoros, en su empeño de «conseguir que el hierro quiera definir lo sublime».

Dice que en su trabajo no hay esculturas de antes y de ahora, su trabajo es continuo y repite que es artista de una sola espiral, de una sola escultura.

Una sola escultura que, en esta exposición, comienza con la primera de sus obras, 'La Reina negra', de 1952, y que se exhibirá junto a las últimas que ha realizado, nada más y nada menos, que 65 años después.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos