Ellas marcan el compás de la libertad

Isabel Soto, Elena Molina, Trini Ruiz, Aroa Soto y Ana Sevilla, en el patio de butacas del auditorio del Museo Picasso. /Álvaro Cabrera
Isabel Soto, Elena Molina, Trini Ruiz, Aroa Soto y Ana Sevilla, en el patio de butacas del auditorio del Museo Picasso. / Álvaro Cabrera

El Museo Picasso reúne a tres generaciones de artistas flamencas en un espectáculo al hilo de su exposición sobre las pioneras del surrealismo. La pinacoteca malagueña programa para el próximo día 15 en su auditorio el proyecto escénico 'Libres y flamencas'

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Aroa Soto aprieta los dos puños con fuerza cada vez que dice la palabra 'sentimiento', Ana Sevilla acaricia su violín como a un niño de cuna, Trini Ruiz te clava la mirada como una pica en tierras flamencas, las manos de Elena Molina deberían desgravar a Hacienda y la vida de Isabel Soto merece un par de novelas y una serie de televisión. «Llevo toda la vida bailando, desde que era una niña... ¡Me rompía los tacones de los zapatos de tanto zapatear!», brinda Isabel, matriarca por derecho de esta reunión en el auditorio del Museo Picasso Málaga.

Isabel llega a la cita con 87 años cumplidos, siete décadas sobre las tablas y la duda de si el pañuelo rosa de lunares negros que lleva al cuello le queda bien o no para la foto. «¿Qué le diría a las chicas jóvenes que empiezan ahora en el flamenco? ¡Que sigan siempre p'alante con fuerza y con arte!». Y el resto corea un 'Ooole' espontáneo antes de desgranar sus aportaciones en 'Libres y flamencas', el espectáculo programado el próximo día 15 en el auditorio de la pinacoteca al hilo de su actual exposición en torno a las pioneras del surrealismo.

«El proyecto quiere, como la propia exposición 'Somos plenamente libres', dar visibilidad a estas artistas», adelanta María José Valverde, del Departamento de Educación del Museo Picasso Málaga. Una libertad que piensan aplicar las artistas flamencas en sus respectivos números incluidos en un montaje ideado por Paco Roji y trazado en seis «escenas».

Abrirá escenario la violinista Ana Sevilla con 'Aires de Andalucía'. «Quiero coger las raíces de los verdiales y mezclarlas con aires árabes y otras músicas para llegar a la esencia del flamenco a través del violín», avanza Sevilla, consciente de que el protagonismo femenino desplegado en el baile y en el cante aún tiene mucho camino por recorrer en el caso de la instrumentación vinculada al arte jondo.

Una lanza que romperá con fuerza 'Libres y flamencas' poniendo en escena a las guitarristas Lola Yang y Antonia Jiménez. La intérprete china ofrecerá una pieza sobre 'Las Sinsombrero' (las escritoras olvidadas de la Generación del 27) y una versión de 'Las Capullitas Malagueñas', mientras que Jiménez acompañará al toque el baile de Elena Molina, que toma la palabra: «A mí la inspiración me ha nacido del 'libre' y del 'flamencas' del título del espectáculo. Quiero descontextualizar lo que yo entiendo como flamenco, romper las formas del flamenco para, desde esa esencia, llegar a mí, a lo que yo siento».

«A las jóvenes que empiezan les digo: ¡Que sigan siempre p'alante con fuerza y con arte!» Isabel Soto. Bailaora

«El flamenco transmite, tiene que salir de ti. Antes quizá se veía más, pero ahí estamos nosotras» Aroa Soto. Cantaora

«A mí la inspiración me ha nacido del 'libre' y del 'flamencas' del título del espectáculo» Elena Molina. Bailaora

«El espectáculo es un trayecto desde la mujer antigua del flamenco hasta las creadoras actuales» Patricia Gea. Escenógrafa

«El proyecto quiere, como la propia exposición, dar visibilidad a estas artistas» María José Valverde. Museo Picasso Málaga

«No voy a necesitar ponerme los tacones para ser flamenca en el escenario» Trini Ruiz. Bailaora

«Quiero llegar a la esencia del flamenco a través del violín» Ana Sevilla. Violinista

«Lo hemos planteado como un viaje cronológico por la presencia de la mujer en el flamenco» Paco Roji. Creador del espectáculo

Molina bailará por La Paula y Antoñica, por farrucas y lo que surja. «El flamenco se ha ido abriendo a la mujer, como el resto de la sociedad. Porque nosotras somos flamencas, pero sobre todo, libres». Y otro 'Ooole' a coro con palmas de Trini Ruiz, que compartirá con Elena el acompañamiento a la guitarra de Antonia Jiménez en el número bautizado como 'Manoteando el oleaje'.

Relata Trini Ruiz la dureza de sus últimos tres años sin poder bailar por una lesión que se ha ido envenenando. Traga saliva, toma aire y sentencia: «Lo mío va a ser un corte espectacular». Y en su aparente confianza de adivina una fortaleza de carácter como la de aquel fandango que lanzaba 'antes roto que doblarme'. «No voy a necesitar ponerme los tacones para ser flamenca en el escenario», sigue Trini al hablar de su «oda al mar», en su caso, por rondeñas.

Un viaje en el tiempo

«Creo que hay una mezcla muy bonita en el espectáculo, en el que la mayoría de las artistas, además, son de Málaga», aporta Paco Roji, creador de la propuesta que a dos semanas de la función ha vendido buena parte del aforo. «Lo hemos querido plantear como un viaje cronológico por la presencia de la mujer en el flamenco y también, como un homenaje a mi madre, fallecida hace poco», brinda.

'Libres y flamencas' también ofrece mujeres al otro lado del escenario. Patricia Gea -junto a Javier Gómez- firma la escenografía del espectáculo. Una puesta en escena que incluirá diapositivas y proyecciones y que Gea ve «como un trayecto desde la mujer antigua del flamenco hasta las creadoras actuales».

La propuesta reúne a dos de las pocas guitarristas flamencas de la escena actual

Nuevas y veteranas en una cita donde la más tímida es también la más joven. Aroa M. Soto asiente en silencio cuando hablan sus compañeras y cuando se le pide su opinión da un respingo en el asiento: «El flamenco transmite, tiene que salir de ti. Antes quizá se veía más, pero ahí estamos nosotras».

Aroa cantará mientras Isabel baila en 'Por ellas y por nosotras todas'. Buen título para un cierre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos