Los mantones de Manila no existen

Los mantones de Manila no existen
FRAN ACEVEDO

Estas preciadas piezas tomaron su nombre de las colonias filipinas, aunque procedían de China como muestra la exposición del Museo del Patrimonio 'Así se vestía en Málaga'

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Eso de que todo se hace en China no es exclusivo de nuestro tiempo. Viene de lejos y contradice incluso algún mito tan español como el del mantón de Manila. "Sencillamente no existen, porque aunque se denominaban así, en realidad todos procedían de China", explica el coleccionista Juan Navarro ante una exquisita pieza de seda negra con bordados en blanco que rompe con esta creencia popular y que forma parte de la exposición 'Así se vestía en Málaga. Indumentaria popular del s. XIX', que se inaugura hoy en el Museo del Patrimonio Municipal (MUPAM).

La razón de este equivocó institucionalizado por el tiempo tiene ver con la España colonial y, concretamente, Filipinas, donde los barcos venían cargados de estas prendas que se cotizaban en la moda femenina. Y fuera por mar o por tierra a través de la ruta de la seda, el comercio de la metrópoli con con esta colonia oriental pasaba irremediablemente por China donde los mercaderes hacían etapa para adquirir estas piezas. "Popularmente se esperaba los barcos que venían de Filipinas y por eso se les llamó 'Mantones de Manila', pero en realidad se confeccionaban en China donde paraban estas expediciones para traerlos", explica el coleccionista, que cuenta con más de 5.000 prendas y complementos en sus fondos.

Precisamente, un lujoso 'mantón de la china' forma parte de la nueva exposición del MUPAM, que además muestra su origen en los bordados con personajes y motivos orientales. Un auténtico trabajo de 'chinos' en el que todas las decenas de figuras humanas en hilo blanco tienen los labios de color rojo. "Me han llegado a ofrecer 8.000 euros por este mantón del siglo XIX, pero para que los disfruten otros prefieren disfrutarlo yo y todos los que vengan a esta exposición", ha sentenciado este amante de los vestuarios tradicionales de Málaga y Andalucía.

Junto al director del MUPAM, Elías de Mateo, el coleccionista Juan Navarro exhibe casi un centenar de trajes y complementos en la muestra 'Así se vestía en Málaga', que rescata del baúl de los recuerdos la moda del XIX en nuestras calles para romper algunos clichés. "Existía una gran pluralidad de atuendos más allá del traje de marengo o los verdiales", apunta De Mateo, que destaca la ropa de calle, de paseo o de trabajo que utilizaban los malagueños del barrio del Perchel o que asistieron a la inauguración de la calle Larios.

Desde un singular sombrero bicornio para hombres de principios de siglo a las capas, madroñeras difíciles de encontrar en Málaga o mantoncillos bordados en azabache para las mujeres, esta muestra exhibe el vestuario de las clases medias y populares del siglo XIX y explica que eso que hoy conocemos como trajes de bandoleros no es exacto. "En realidad todos los hombres vestían así porque era la moda imperante", señala el experto Juan Navarro, que ha seleccionado para la exposición monteras de ala ancha o copa alta, botines de caña, polainas de cuero, chaquetas de paño o marsellés y pantalones cortos y largos. Francamente, solo les falta el trabuco para imaginarse a Curro Jiménez y compañía.

En la moda femenina, destacan los refajos de tartán o pañete para diario frente a las de seda negra, combinadas con exquisitos jubones o armillas, para paseo. Para ellas, destaca además la variedad de complementos como orquillas y peinetas de carey, collares de coral o abanicos con auténticas obras de arte en papel pintado o realizados en plumas de aves exóticas. Elementos que no sólo servían para vestir, sino que también apuntaban el poder de esa floreciente burguesía de la Málaga del siglo XIX, según señala Navarro, que heredó de su abuela esta debilidad por la moda y las tradiciones.

La muestra rompe con muchos de los estereotipos que se manejan hoy día de la moda y el folclore de la Málaga del siglo XIX a través de maniquís y bustos que visten el centenar de piezas de esta exposición que, como ha señalado, Elías de Mateo, está relacionada directamente con la muestra que exhibe en estos momentos el Museo Thyssen Bornemisza de Madrid, 'Sorolla y la moda', donde sus cuadros "dialogan" con los trajes de su época. Un juego que también está presente en el montaje del MUPAM a través de las fotografías de personajes malagueños del coleccionista Fernández Rivero.

Por último, el director del Museo del Patrimonio ha destacado esta primera exposición de los fondos de Juan Navarro, uno de los más importante de Andalucía en moda decimonónica. Por ello, aseguró que, si en Málaga se realizara un museo del traje, "habría que contar" con esta colección que acaba de salir del armario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos