Málaga es la provincia andaluza con menos patrimonio histórico y artístico protegido

La iglesia de Santiago en la capital malagueña, recién restaurada y ya con pintadas en su fachada lateral.
La iglesia de Santiago en la capital malagueña, recién restaurada y ya con pintadas en su fachada lateral. / Salvador Salas

El crecimiento en el número de bienes protegidos en Málaga durante la última década es inferiora la media regional

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Los mosaicos colocados por el artista francés Invader en distintos puntos de la capital malagueña han devuelto el debate sobre la conservación del patrimonio histórico protegido. Hace ahora tres meses, el autor galo instaló 29 piezas con fuerte adhesivo en diferentes inmuebles y 15 de ellas están ubicadas en el casco antiguo, catalogado como conjunto histórico y, por tanto, sometido a especial vigilancia patrimonial.

Esa distinción ha llevado a la Junta de Andalucía (responsable de la conservación del patrimonio histórico y artístico) a pedir al Ayuntamiento de Málaga la retirada de las piezas, pero ambas administraciones siguen pasándose la responsabilidad de la posible eliminación de las obras, a la espera de conocer el informe del Seprona sobre los daños que los mosaicos han podido ocasionar.

La Iglesia de San Juan espera su declaración como BIC desde 1992. / Álvaro Cabrera

El asunto ha traído de nuevo a la actualidad las cuestionada eficacia de las medidas de protección del patrimonio histórico y artístico. También ha servido el debate sobre las diferentes varas de medir aplicadas a la hora de vigilar la conservación de inmuebles protegidos. Y eso que la provincia de Málaga está a la cola regional en protección de patrimonio histórico y artístico. Lo confirman las estadísticas de la propia Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

En este punto, conviene recordar que tanto los bienes pueden estar protegidos en distintas categorías (monumento, conjunto histórico, zona arqueológica…), que el mero hecho de su inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz ya conlleva medidas de protección y que el grado de salvaguardia más alto es la denominación como Bien de Interés Cultural (BIC).

Diversas ausencias

Así las cosas, las estadísticas oficiales establecen que la provincia de Málaga es la que menos bienes tiene inscritos en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, tanto en bienes inmuebles (387) como muebles (432). Además, los datos elaborados por la propia Consejería de Cultura detallan que Málaga carece de lugares de interés etnonológico, de áreas de interés cultural y de zonas patrimoniales sometidas a protección.

A la hora de comparar los datos provinciales con el entorno andaluz, los 387 inmuebles protegidos en Málaga quedan muy lejos de los 898 de Granada, los 573 de Almería y los 569 de Jaén. Más distancia surge todavía en el apartado de los bienes muebles, con los 432 casos malagueños enfrentados a los 6.665 de Cádiz, los 3.359 de Córdoba y los 3.117 de Sevilla.

Málaga carece de lugares de interés etnológico e industrial entre sus zonas protegidas

También resulta ilustrativo asomarse a la evolución histórica que ha seguido la protección del patrimonio histórico y artístico en Málaga durante la última década y compararla con la del resto de la comunidad. De este modo, el número de bienes inmuebles protegidos en Málaga entre 2006 y 2016 ha crecido un 19,07%, por debajo del 26,92% del conjunto regional en este periodo y de los incrementos registrados en Granada (63,27%), Huelva (52,06) y Córdoba (24,22). En el caso de los bienes muebles, el número de piezas protegidas en Málaga ha crecido en la última década un 77,77%, por encima de la media andaluza del 56,86%.

En mayo se abrió el expediente para la protección del Acueducto de la Fuente del Rey. / SUR

Asuntos pendientes

Y a la hora de explicar este desfase entre la protección patrimonial en Málaga respecto a la del conjunto andaluz no parece que la razón esté en el número de casos pendientes de resolver. No en vano, Málaga es junto con Huelva la provincia andaluza con menos expedientes de protección iniciados que aún no se han definido. Apenas dos casos: los protagonizados por la Iglesia de San Juan Bautista, cuyo trámite comenzó allá por 1992, y el más reciente caso del Acueducto de la Fuente del Rey, abierto el pasado mes de mayo.

Justo el mes que en aparecieron por Málaga los mosaicos de Invader, que pusieron de nuevo el foco sobre la más que mejorable estrategia de protección y catalogación de los bienes histórico y artístico protegidos. Al menos sobre el papel.

Fotos

Vídeos