Un año de luces y sombras en los Dólmenes

El número de visitantes a los Dólmenes de Antequera se ha incrementado en un 57,78% en el último año./Jon Nazca. Reuters
El número de visitantes a los Dólmenes de Antequera se ha incrementado en un 57,78% en el último año. / Jon Nazca. Reuters

El gran aumento en el número de visitantes contrasta con los servicios pendientes en el conjunto arqueológico antequerano cuando se cumple el primer aniversario de la distinción de la Unesco

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Víctor y su equipo han quedado en el sexto puesto del Campeonato de España de Waterpolo en la categoría infantil que se ha celebrado en las instalaciones de Inacua y se ve que lo suyo es el medio acuático, porque no para de asomarse al pozo interior del Dolmen de Viera mientras repite como un mantra: «Impresionante...». Víctor, su hermano menor David y sus padres, Carlos y Olga, vienen desde Zaragoza y atienden con entusiasmo a las explicaciones del guía. «Hemos estado en Málaga, luego tres noches en Antequera y mañana nos vamos a Granada», anuncia Carlos, asesor en el ayuntamiento de la capital aragonesa.

«Veníamos por la fama del Caminito del Rey y la experiencia nos ha gustado mucho, pero lo que de verdad nos ha impresionado es esto y El Torcal. Vimos el documental sobre los Dólmenes que pusieron en La 2 y decidimos aprovechar la visita para conocerlos y la verdad es que nos ha dejado impactados», comparte Olga mientras enfila junto a su familia el camino hacia el centro de recepción de visitantes del Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera. «¡Eso sí, el que ponga aquí un quiosco con bebidas frías y unas patatitas tiene el negocio asegurado!», bromea mientras Carlos asiente y añade: «Con unos arbolitos, unos banquitos y un poquito más de sombra sería ya la leche este sitio».

Algunos datos del aniversario

114%
ha crecido el número visitas a los principales enclaves turísticos de Antequera desde 2015, cuando comenzó la campaña de promoción vinculada a la distinción de la Unesco.
2020
es el año en el que está previsto que termine la remodelación del Museo del Sitio, requerida por el organismo internacional. La medida busca rebajar el volumen del edifico y supondrá la eliminación de su planta superior.
2
plazas de personal tiene cubiertas el conjunto arqueológico, cuya plantilla consta de diez empleados. Los servicios básicos se atienden a través de empresas externas.
79.460
usuarios ha ganado el recinto en el último año. La cifra supone un incremento del 57,78%.
114.524
personas han pasado en lo que va de año (hasta el pasado día 11) por los Dólmenes. La cifra ya supera la cantidad total de 2015.
68,24%
de los visitantes en 2016 fueron andaluces, que el año anterior representaron el 73%.

Carlos, Olga y sus dos hijos ilustran el incremento del 114% en la afluencia de visitantes a los principales enclaves turísticos de Antequera desde que se inició la campaña de promoción que desembocaba hace un año en la declaración de los Dólmenes como Patrimonio Mundial por parte de la Unesco. En el caso concreto de las construcciones milenarias, tal y como adelantó SUR.es, el número de usuarios ha crecido un 57,78% hasta ganar 79.460 visitas en un año, según las estadísticas facilitadas por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, responsable de la gestión del recinto.

Serían algunas de las luces proyectadas por la distinción de la Unesco: mayor proyección internacional, aumento del número de visitantes y de las pernoctaciones en los hoteles de la ciudad (la ocupación media durante el primer semestre del año ha crecido en casi diez puntos porcentuales)... en esencia, un revulsivo económico vinculado al turismo. Del lado de las sombras, los Dólmenes de Antequera siguen arrastrando carencias en servicios básicos que se han ido parcheando con mayor o menor acierto y con plazos más que mejorables.

La Unesco debe recibir en 2019 el informe sobre la aplicación de sus recomendaciones

Por ejemplo, las construcciones milenarias han carecido durante casi una década (desde 2008) de un servicio de vigilancia durante las 24 horas, que la Junta asignó hace unas semanas a una empresa privada, a la espera de adjudicar el concurso abierto para realizar ese servicio. También se acaba de abrir la licitación para realizar la profunda reforma del Museo del Sitio exigida por la Unesco para conceder la ‘marca’ de Patrimonio Mundial.

El organismo de la ONU reclama la demolición de la planta superior del edificio situado entre Menga y la Peña de los Enamorados. Aunque la Unesco estableció esa exigencia hace más de un año, los trámites acaban de empezar y llevan los plazos de la finalización de la reforma hasta 2020, si bien el informe con la aplicación de las recomendaciones debe enviarse a la Unesco a finales de 2019.

La dialéctica política

Más lenta va todavía la dotación de personal para el propio conjunto arqueológico. Sobre el papel, el Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera tiene una plantilla de diez personas. En la práctica, sólo está cubierta una, la de director, y otra se acaba de ocupar de manera interina. El resto, están pendientes de la iniciativa de la Junta de Andalucía, que esa semana ha vuelto a anunciar el inicio del trámite administrativo necesario para ocupar esas plazas, si bien no ha ofrecido estimaciones ni plazos para resolver la situación. De forma paralela, los servicios básicos se atienden a través de empresas externas.

Interior del tholos de El Romeral.
Interior del tholos de El Romeral. / Jon Nazca. Reuters

Las carencias que arrastra el conjunto dolménico y el rebufo del aniversario de la declaración como Patrimonio Mundial han servido de motivo esta semana para abrir una pequeña lucha dialéctica entre el Ayuntamiento de Antequera y la Diputación (gobernados por el PP) y la Junta de Andalucía (a cargo del PSOE). Los primeros han denunciado la «dejadez» de la Junta y han pedido la gestión turística del enclave patrimonial. La Junta ha negado la mayor y la pedido la «lealtad institucional» que hace un año presidió, al menos de puertas para afuera, la consecución del título de la Unesco.

El servicio de seguridad en el recinto arqueológico se ha retomado después de casi una década

El organismo internacional planteó otra petición que también está costando poner en marcha: despejar el entorno urbano de los Dólmenes, en particular, la zona más próxima al tholos de El Romeral, rodeado por el polígono industrial de Antequera y por varias construcciones de diversa índole. Ese cambio debe recogerse en un plan especial dentro del PGOU de Antequera que está elaborando el Ayuntamiento de la ciudad y cuya tramitación también ha sido motivo de diversas tensiones entre la administración local y regional.

Un tesoro más cuidado

Justo en la cuesta de El Romeral, al otro lado de la carretera de acceso a Antequera desde la A-45, Rogelio Pascual se sienta en un taburete de la cafetería y pide un batido de chocolate a su hijo Óscar, que atiende al otro lado de la barra. Pascual acaba de cortar el césped del jardín del Hotel Restaurante Los Dólmenes que dirige. «Se está notando mucho la distinción de la Unesco, sobre todo en los meses de menos calor», comparte el responsable de este establecimiento con 18 empleados.

«Antes apenas estábamos en ese circuito de turistas que van a Málaga, Granada, Córdoba... Ahora sí, pero creo que no le están dando el impulso que habría que darle. Los carteles de señalización los han puesto hace apenas un par de meses y el entorno de los Dólmenes debería estar más cuidado, con árboles y zonas de sombra y algunas comodidades para los visitantes», reflexiona Pascual, cuyo hotel ha pasado del 65 al 85% en la ocupación media de sus 42 habitaciones. Y cierra: «Hay que cuidar el turismo, porque con esto podemos tener la gallina de los huevos de oro».

Aunque en los Dólmenes, un año después de la Unesco, no sea oro todo lo que reluce.

Fotos

Vídeos