Soler: «El mundo editorial es un gran desconocido, también para los lectores»

Antonio Soler, en una imagen de archivo. / Álvaro Cabrera

El escritor y articulista malagueño dirige junto a expertos y profesionales un curso de la UMA sobre las claves del mundo escondido tras los libros

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Los libros encierran historias, crónicas que se introducen cada día en la vida de millones de lectores, constituyendo uno de los conceptos culturales más antiguos de la humanidad. Sin embargo, detrás de cada tomo hay un relato escondido, otra aventura rara vez contada que pasa desapercibida ante los ojos del lector. La edición, la tediosa odisea del autor y un círculo infinito de personas que aportan su visión cierran, capítulo a capítulo, el círculo de la narración. Este proceso invisible es el protagonista del curso de la Universidad de Málaga que arranca mañana, bajo la tutela del escritor malagueño Antonio Soler. «El mundo editorial es un gran desconocido, incluso para los buenos lectores», explica el autor, para quien arrojar luz a ese proceso oscurecido es la principal razón de estas jornadas.

El ciclo, que cuenta con la colaboración de la Fundación Málaga, convertirá durante tres días a la ciudad en la capital del mundo editorial, con invitados de la talla de Lorenzo Silva o Juan Cruz. Gracias a este foco, los asistentes podrán conocer de la mano de sus principales representantes «las claves de la edición como elemento cultural frente al concepto de puro negocio», apunta Soler. No obstante, los temas a debatir «serán muy abiertos», y uno de los más reseñables es el de «la importancia de las editoriales independientes frente a la agrupación que se ha vivido en España y el mundo entero». También habrá ponentes que explicarán «cómo montar una empresa editora desde cero», quizá una de las lecciones más enriquecedoras para aquellos que desconozcan los complejos entresijos y procesos del sector.

La dilatada experiencia de Soler en el sector le ha permitido organizar un encuentro con representantes de diferentes modelos de trabajo. «Tenemos la suerte de contar con algunos de los principales editores del momento, con escritores, agentes literarios y gestores culturales que analizarán desde distintos ángulos su trabajo diario, las relaciones que mantienen entre sí, las jerarquías y las influencias que ejercen unos sobre otros hasta que su trabajo llega a las manos del lector». Los asistentes al curso verán en primera persona «una radiografía» del sector y del entramado que hay detrás de los libros.

Hoy arranca el curso con una primera jornada llena de nombres propios. Malcom Otero Barral será el encargado de hablar de la creación de la empresa editorial desde cero, con el ejemplo de Malpaso, su último proyecto. Acto seguido, el escritor y periodista Guillermo Busutil entrevistará a Lorenzo Silva, autor de ‘La niebla y la doncella’, para conocer la perspectiva del autor en «la aventura de editar». Pablo Aranda, escritor y articulista en SUR, moderará la mesa redonda ‘Editar desde la periferia’, con José L. Amores, director editorial de Pálido Fuego; Malcom Otero, director de Malpaso, y Silva en su papel como creador de la editorial Playa de Akaba.

La mañana del miércoles estará centrada en las «peculiaridades y dificultades» de la poesía y el ensayo desde una perspectiva editorial. Ignacio Garmendia y Miguel Aguilar –directores de la colección de poesía Vandalia y de Debate y Taurus respectivamente– aportarán sus notas al respecto. Alfredo Taján, escritor y gestor cultural moderará la mesa redonda de la tarde, con Blanca Navarro, directora de Disueño Comunicación; Antonio Fontana, periodista cultural;Garmendia y Aguilar.

La maquinaria interna de las editoriales abrirá la mañana del jueves de la mano de Silvia Sesé, directora de Anagrama. A continuación, Juan Cruz narrará su ubicua experiencia como escritor, periodista y editor. La mesa redonda de la tarde, una aproximación a los protagonistas del sector, será moderada por el propio Antonio Soler. Participarán Joan Tarrida, director de Galaxia Gutemberg; Raquel de la Concha, directora de la agencia literaria RDC y Silvia Sesé.

Llamada de atención

Este curso coloca a Málaga en el ojo del huracán narrativo, aunque «también es una llamada de atención», apunta Antonio Soler. «Málaga tiene una presencia cultural importante pero volcada en lo audiovisual y museístico. El mundo del pensamiento y la palabra también tiene que tener su espacio». Para el escritor, muchas entidades dedicadas al libro están «estranguladas económicamente», y esta radiografía integral del sector permite llevar a cabo un análisis concreto, profundo y sincero sobre el verdadero estado de la cuestión:«Estamos caminando en el filo de la navaja;no está del todo claro si se ha creado un entramado real que permita editar directamente en la ciudad».

Pese a esta visión crítica, Soler reconoce que en Málaga siempre ha habido bastante tradición escritora: «Por aquí pasaron prácticamente todos los miembros de la Generación del 27 y dejaron su huella». A partir de los ochenta «hubo un aumento de novelistas malagueños, pero siempre trabajando fuera de casa, en Madrid o Barcelona». Sin embargo, «Málaga se empezó a tener en cuenta como un lugar donde había una reunión de escritores con consistencia peculiar, por encima de otras provincias, aunque se echaba en falta una apuesta editorial fuerte que respaldara el trabajo de los autores», sentencia Soler.

Fotos

Vídeos