Rosa Villacastín: «La lucha por los derechos de la mujer no ha terminado»

La escritora y periodista Rosa Villacastín, ayer, junto a la responsable de Cultura de Marbella./Josele-Lanza -
La escritora y periodista Rosa Villacastín, ayer, junto a la responsable de Cultura de Marbella. / Josele-Lanza -

La periodista presenta en Marbella su nuevo libro, ‘Los años que amamos locamente. Amor, sexo y destape en la Transición’

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

Nunca lo olvidará. Eran las ocho de la mañana de un día de otoño. Corría el año 1973. Su madre la sorprendió en la cocina tomando la píldora anticonceptiva conseguida en el mercado negro. Y la señora en cuestión reaccionó como dictaban los cánones de la época. Tardó apenas unos minutos en hacer un equipaje básico con las cosas de su hija y plantarla de patitas en la calle. La protagonista, Rosa Villacastín (Ávila, 1947) arranca con este episodio vivido en carne propia su nuevo libro, ‘Los años que amamos locamente. Amor, sexo y destape en la Transición’ (Plaza&Janés). A caballo entre la crónica personal y periodística, la autora teje desde un punto de vista femenino, en 21 capítulos y algo más de 300 páginas, el mapa social de España en la década de los 70. Para ello, tira de un jugoso anecdotario propio pero también ajeno, de vivencias de otras mujeres que lucharon igualmente por un país más libre, como la abogada Cristina Almeida o la escritora Maruja Torres. «La Historia con mayúscula se ha escrito poniendo el foco en los grandes acontecimientos, pero nunca sobre la vida cotidiana que llevábamos, sobre todo las mujeres», afirmó la autora durante la presentación del libro que acaba de salir de máquinas este mismo mes de noviembre. «Cada paso que dábamos, cada aventura que emprendíamos del tipo que fuera, nos costaba muchísimo, porque nadie vino nunca con un libro de instrucciones a decirnos cómo funcionaba el sexo, qué tenías que hacer cuando estabas con un chico, cuando te besaba o te acostabas con él», explicó.

Juegos eróticos en un ataúd

Y en esta foto fija de la España del momento, Villacastín, como buena periodista, no deja cabo suelto ni aspecto de la vida por tocar: la represión, la censura, el destape, el cine, el NO-DO, el papel de la Iglesia, el aborto, la hipocresía de la sociedad... Y así hasta confeccionar una crónica, amena, vivaz, de las conquistas sociales y sexuales durante la Transición y los años previos. Lucha que, como remarcó la autora, se producía en el seno de una sociedad dividida en dos. Una muy concienciada políticamente, la otra, la que vivía en el franquismo con absoluta naturalidad y sin preocuparse de más, «porque lo pasaban como Dios». Villacastín rescata anécdotas dignas de guión cinematográfico en relación a personajes de este último perfil. Sin dar el nombre relata la historia de una rica esposa que le ponía somníferos al marido en la cena para irse en mejor compañía a un tablao flamenco y la de aquel otro miembro de la burguesía madrileña que daba rienda suelta a sus juegos eróticos, con su amante, claro, en un ataúd que mandó instalar en el dormitorio.

El libro

Título
‘Los años que amamos locamente: amor, sexo y destape en la Transición’.
Autora
Rosa Villacastín.
Edita
Plaza&Janes
Páginas
336

Con prosa fácil y divertida cuenta en el libro otros episodios graves, como el referente al padre de su amiga Petra, un hombre católico y apostólico, que no volvió a pisar una iglesia después de que el párroco le sacara los colores en el confesionario con preguntas referentes a las posturas adoptadas a la hora de hacer el amor con su señora. Estos recuerdos se funden con su primera aproximación a la política en la etapa universitaria –porque en casa de esta periodista, que antes que cronista social lo fue parlamentaria, nunca se habló del asunto– o de su primer viaje a París, donde no le deslumbraron los museos sino «ver a las chicas guapísimas que se bajaban de los descapotables» y que resultaron ser prostitutas del Parque de Bolonia. «Estábamos entre los 25 y 30 años, pero esa era la España de entonces. La hipocresía de unos que se daban todos los días golpes de pecho y luego hacían lo que les daba la gana y la de quienes empezábamos a descubrir el mundo y a luchar, en mi caso por los derechos y libertades de la mujer», relató la periodista, que en varias ocasiones hizo reír a un público entregado a su relato. Sobre todo con los capítulos en relación a personajes de la época como Marisol, Sean Connery, María José Cantudo, Jaime de Mora y Aragón o Carlos Larrañaga.

Tira de anécdotas propias y ajenas, de mujeres como Cristina Almeida o Maruja Torres

El Bazar de Cáritas de Marbella fue el lugar escogido por la autora para hacer la primera presentación del libro e hizo hincapié en la necesidad de recopilar esas vivencias justo ahora, «en un momento –dijo– en el que jóvenes políticos y mucha otra gente está demonizando la Transición, y me parece que eso no concuerda con lo que conseguimos, sobre todo en derechos de la mujer».

«Nadie vino nunca con un libro de instrucciones para decirnos cómo funcionaba el sexo»

La periodista compartió con el público el consejo que una vez le dio su madrina, Carmen Conde, primera mujer académica de la Lengua y Premio Nacional de Literatura: «Si llamas a una puerta y por ser mujer no te la abren, da una patada y entra». Villacastín está convencida de que esas palabras no han perdido vigencia. «Las chicas de hoy se creen que todo está conseguido –afirmó–, pero estamos a noviembre y han muerto en este país 45 mujeres. Eso significa que todavía hay cosas que no se han asumido». «La lucha por los derechos de la mujer no ha terminado», concluyó la autora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos