«El fascismo está entre nosotros»

El ensayista Rob Riemen./
El ensayista Rob Riemen.
Rob Riemen

El ensayista advierte sobre la debilidad de la democracia frente a los populismos en su libro 'Para combatir esta era'

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

 El fascismo funciona igual que la bacteria que produce la peste bubónica: puede permanecer dormida durante décadas y estallar en el momento más inesperado, dejando solo destrucción. Así ve el mundo de la segunda década del siglo XXI Rob Riemen (Países Bajos, 1962), politólogo y presidente del Nexus Instituut de Tilburg, que publica en España su nuevo libro, 'Para combatir esta era' (Taurus).

«El fascismo está entre nosotros», contesta enfáticamente Riemen, aunque muta para sobrevivir, como hacen los virus. El autor cita, en su libro y durante la conversación, a escritores como Thomas Mann o Albert Camus. «Ellos ya lo advirtieron. Decían que aunque hubiéramos ganado la Segunda Guerra Mundial, el fascismo no desaparece. Es una enfermedad que afectará a los cuerpos políticos cuando estos se sientan débiles», explica.

A su juicio, es ahora cuando esos cuerpos políticos están mostrando plenamente su debilidad. «Una sociedad necesita cultura y valores que la sustenten y no se puede basar solo en el materialismo», denuncia Riemen, que recuerda la «responsabilidad» de todos los ciudadanos en participar en el discurso político, una responsabilidad que requiere «educación, pensamiento crítico y capacidad de argumentación». «Nos hemos convertido en una sociedad en la que todo gira sobre el 'yo', sobre lo que yo creo, sobre lo que yo pienso, mis problemas... Y eso es muy peligroso porque abre el camino a las promesas falsas, a los discursos que postulan soluciones fáciles para situaciones complejas», agrega.

Insiste Reimen, firme defensor de la Unión Europea, en que no basta con culpar a los políticos de todo lo que ocurre en la sociedad. «La clase política es una expresión de la sociedad, así que no si no estamos contentos con nuestros políticos es porque no estamos contentos con nosotros mismos», dice el autor, que se indigna cuando escucha que el terrorismo islámico es el mayor enemigo de las democracias occidentales. «En Estados Unidos mueren cada día 175 personas por sobredosis y casi 40.000 al año por armas de fuego. ¿De qué estamos hablando? ¿Somos estúpidos? El terrorismo islamista es un problema muy importante, terrible, hay que detenerlo, pero debemos ser capaces de poner el foco en lo que de verdad no funciona. El imperio romano no cayó por los bárbaros. El problema estaba dentro».

En opinión de Reimen, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es la punta de lanza de un nuevo sistema que él denomina «democracia fascista» porque «todo el país se abraza a una figura». «No nos engañemos, han sido los norteamericanos los que querían a Trump y por eso lo han elegido», dice el ensayista.

En una ocasión, Reimen organizó un encuentro con políticos liberales al que asistió el premio Nobel Mario Vargas Llosa. «Los políticos decían que quizá tendría que ser un poco más populistas y Mario les respondió: 'Soy latinoamericano y hablar de un poco de populismo es como decir 'un poco embarazada'. No es posible», cuenta. Al contrario, reclama que los políticos hablen claro a los ciudadanos, de manera que estos lo puedan entender, pero sin caer en la mentira y la demagogia «porque eso sería caer en el populismo».

Temas

Libro

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos