Una revisión al papel de la memoria

Samanta Schweblin./Editorial Páginas de Espuma
Samanta Schweblin. / Editorial Páginas de Espuma

La escritora argentina Samanta Schweblin publica el cuento 'La respiración cavernaria' con las ilustraciones de Duna Rolando

DANIEL ROLDÁNMadrid

La duda era cuál elegir. Samanta Schweblin (Buenos Aires, 1978) había recibido una propuesta al menos curiosa: recuperar uno de los cuentos que había publicado en diferentes volúmenes y publicarlo con entidad propia. Para conseguirlo habló con su compatriota Dora Rolando (Buenos Aires, 1964), una ilustradora que, como ella, residía en Alemania. Conectaron y la pintora, además de cantante de tango, le prometió a Schweblin que se iba a leer su obra. «Necesitaba conectar. No me identificaba con ninguno hasta que al final llegué a "Siete casas vacías"», explica Rolando.

En ese libro de cuentos que en 2015 ganó el premio de narrativa breve Ribera del Duero, Rolando encontró "La respiración cavernaria" y enseguida lo vio claro. Había conexión. Entonces comenzó un trabajo de año y medio para ilustrarlo. En la primera tanda había 45 cuadros realizados al óleo; después, las dos fueron descartando opciones. «Cuando nos veíamos, siempre tenía los cuadros tapados con una tela blanca. Dora nunca enseña su proceso de creación, así que solo veía el final», explica Schweblin. «La primera vez que lo vi fue sorprendente. Era tal como lo había imaginado», añade la escritora.

Rolando había conseguido captar la esencia de Lola, la protagonista de "La respiración cavernaria", el título con el que Páginas de Espuma abre «una nueva ventana de color»: la de la publicación de un solo cuento ilustrado. Esta historia se centra en Lola, una anciana que vive obsesionada por las listas, las cajas y una dieta a base de yogures. Una mujer que empieza a tener problemas de memoria, con el desconcierto que ello le provoca en su particular casa. «He decidido no cambiar ni una sola coma del texto. Estos meses de diálogo y trabajo con Duna me volvieron a acercar a este mundo y a descubrir todo lo que todavía podía contarse alrededor de esta historia», explica la autora que, con su primera novela "Distancia de rescate", obtuvo el premio Tigre Juan y fue nominada al Man Booker Prize 2017.

Schweblin y Rolando tenían claro que las ilustraciones no deberían ser un espejo del cuento, sino una ampliación. «Queríamos que sus detalles aportaran nueva información, cosas que todavía no se habían contado. Las ilustraciones a veces hasta contradicen en algunas cosas al texto, o están, de alguna manera, movidas de lugar. Queríamos indagar también en Lola, conocer más su enfermedad, su oscuridad y su subjetividad. Las ilustraciones abrieron mucho todo esto», apunta la escritora argentina, que ya prepara una novela ambientada en 25 ciudades.

Temas

Libro

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos