'Querido diario: hoy ha empezado la guerra'

Imagen de archivo de la Guerra Civil, con un grupo de mujeres y niños esperando a ser trasladados a un campamento en Francia. /SUR
Imagen de archivo de la Guerra Civil, con un grupo de mujeres y niños esperando a ser trasladados a un campamento en Francia. / SUR

El libro rescata el testimonio de Pilar Duaygües, que durante cuatro años escribió su día con la contienda como telón de fondo Espasa recopila en un volumen el día a día de una niña en 1936

CARMEN NARANJO MADRID.

'Querido diario: hoy ha empezado la guerra'. Han transcurrido más de 80 años desde que una adolescente comenzara a escribir en Barcelona su día a día durante la guerra civil, un testimonio «único» sobre la cotidianeidad y la percepción directa del conflicto que ve ahora la luz.

Pilar Duaygües Nebot, la pequeña de cuatro hermanas de una familia burguesa y republicana, comenzó su diario el 29 de enero de 1936 cuando tenía 14 años, sin ser consciente de que se convertiría en un testimonio directo de ese terrible período de la historia española, un relato minucioso de sus vivencias, sentimientos y el entorno que le rodeaba. Un diario que ocupó diez cuadernos en los que Pilar escribió hasta el 19 de marzo de 1940, cuando contaba con 19 años, y que, editado por Tánia Balló y Gonzalo Berger, publica ahora la editorial Espasa.

EL LIBRO

Título. 'Querido diario
hoy ha empezado la guerra'. Diez cuadernos escritos entre 1936 y 1940 y rescatados ahora en un volumen.
Autora
Pilar Duaygües Nebot.
Edición
Tánia Balló y Gonzalo Berger son los responsables de esta edición que ahora publica Espasa.

El manuscrito llegó a manos de Balló y Berger, según relatan ambos, durante una investigación que llevaban a cabo sobre milicianas y que les llevó hasta una mujer llamada Teresa Duaygües, con cuyos sobrinos se entrevistaron.

Durante ese encuentro, los sobrinos les hablaron de unos diarios de su madre, Pilar (hermana pequeña de Teresa) que ésta había escrito durante la guerra cuando era un adolescente, lo que resultó un hallazgo de importancia «extraordinaria», recuerdan.

«Nos sorprendió la calidad testimonial y literaria» de este diario, un «testimonio de la guerra único» ya que aunque hay muchas memorias escritas sobre la guerra civil, no existen documentos parecidos que desvelen el día a día en el transcurso de la guerra, señala Balló. Aunque no quieren establecer comparaciones con el diario de Anna Frank, ambos destacaron el valor testimonial de dos adolescentes que, en un entorno extraordinario que no pueden controlar, luchan por conseguir una cierta tranquilidad.

El libro publicado limita el contenido de los diarios al período de la guerra debido a su extensión (entre 800 y 900 páginas). Los editores avanzan cómo en sus diarios, la joven «explica todo desde una perspectiva cercana, inmediata» lo que hace que sea impactante porque es una «memoria directa» sin que haya ninguna manipulación temporal: es una visión al minuto de lo que estaba pasando.

La familia de Pilar había llegado a Barcelona desde Melilla, donde tenían un negocio familiar. Sus hermanas participaron en la guerra civil de primera mano: Mary como periodista en un periódico republicano, Rosa como enfermera en el frente y Teresa como miliciana. Las tres se exiliaron al término del conflicto bélico.

«Me da rabia ir al cine porque obligan a saludar con el brazo tendido, o sea, el saludo fascista», escribe en su diario la joven el 5 de marzo de 1939: «A mí, el primer día, me cogió una pasión de reír al ver a tantas personas con el brazo horizontal que parecía que mirasen si llovía».

Se trataba de una joven soñadora y un tanto «naif», destacan los editores del libro, que añaden que aunque la familia era de firmes ideas republicanas y ella estaba influida por ellos, Pilar no se implicó ni militó. No obstante, con la victoria franquista expresó su indignación, su miedo por el destino de la familia y critica a los que «cambian de chaqueta».

La vida entre las bombas

Desde su voz «inocente», el relato explica cómo la vida en Barcelona comenzó a verse alterada por los ataques aéreos y los bombardeos, los racionamientos de alimentos y las colas, los heridos y los registros, unos testimonios que se alternan con los sentimientos de la adolescente y los desengaños ante su primer amor.

«Por la mañana, serían las seis, cuando el ruido de bombardeo me despertó. Enseguida tocaron las sirenas pero al momento cesaron las bombas porque salieron aviones nuestros y los hicimos huir», dice la joven que pregunta desesperanzada a su diario el 8 de octubre de 1937 «¿cuándo terminará la guerra?».

A lo largo de los cuatro años, su perspectiva evoluciona conforme crece y van empeorando las condiciones en las que viven; según avanzan los editores, que además destacan cómo la joven normalizó la violencia que le rodea, un elemento clave para entender cómo la guerra civil transformó a esta generación de españoles a la que perteneció Pilar, que se casó, tuvo dos hijos y murió en Barcelona en el año 1997.

Fotos

Vídeos