Poesía y cultura contra la violencia de género

Foto: Fernando Torre. Vídeo: Pedro J. Quero.

La Fundación Alcántara presenta ‘Las Estelas de versos quebrados’, poemario de Jaime Verdú en favor de la plataforma de mujeres maltratadas de Andalucía

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

«En arena huidiza esculpiré mil, y un millón, con letra de azahar, tu nombre». Las palabras de Jaime Verdú sonaron potentes y a la vez cargadas de tristeza en la voz de Lidia Bravo, que hizo que el mensaje retumbara en las conciencias de los asistentes. ‘Sin vivir en ti (llanto del amigo)’, es una de las obras que han recitado diferentes personas vinculadas a un nuevo proyecto impulsado por la Fundación Alcántara. Se trata de la edición y publicación del poemario ‘Las estelas de versos quebrados’, un libro cuyos beneficios serán destinados a la Plataforma contra la violencia de género de Andalucía (Adema). Con los beneficios se atenderán las casas de acogida de las víctimas, y se empleará «la poesía y la cultura» para combatir el dolor de la violencia de género.

Así lo ha descrito el propio autor del poemario, Jaime Verdú, en la presentación del proyecto. El acto ha tenido lugar en la bibliotecta municipal Bernabé Fernández-Canivell, en Pedregalejo. También han asistido Carmen Vera, en representación de la Fundación Manuel Alcántara y M. Ángeles Martín por parte de Adema, entre otras autoridades.

Ha sido Martín quien ha puesto en valor la importancia de este proyecto, no solo por el factor económico –que es muy significativo–, sino porque ayuda a «transmitir el sentir de la sensación de maltrato» y permite que se haga visible en «diferentes ámbitos trascendentes» de la sociedad y la política. La presidenta de Adema ha puesto en valor igualmente la necesidad de que se combata el maltrato hacia las mujeres desde la cultura. De igual manera ha agradecido al autor haber abordado el maltrato desde la perspectiva masculina, en un ejemplo de que se trata de un problema «que afecta a todos».

Verdú ha explicado que, en sus poemas, quiso centrarse en el sentir de todas las víctimas, directas e indirectas. Por eso algunas de las piezas narran la perspectiva de aquellos que han perdido a un ser querido por la violencia machista. «He intentado que no haya sangre y centrarme en las emociones, sin abundar en lo escabroso», ha matizado, admitiendo que la problemática sobre la que gira el poemario está «es una realidad adherida» a la piel de todos los seres humanos.

Para ilustrar esta apuesta por la palabra en vez de por los elementos más violentos, varias invitadas han leído algunos de los poemas de ‘Las estelas de versos quebrados’. Uno de los más desgarradores ha sido ‘Madre, ya es tarde’, un canto a la vida desde el punto de vista del hijo nonato de una mujer asesinada. Esta composición comienza con la alegría de un nuevo nacimiento y concluye con el dolor absoluto. «Madre, ya es tarde; llueve en la tierra, tengo miedo, tan solo, tan triste…».

Martín se ha subido al estrado para dar voz a los versos de ‘Volver a empezar’, la historia de una prostituta que huye de su país y cae en las garras de la explotación sexual, «que también es maltrato a la mujer», como ha señalado Verdú. Carmen Vera ha recitado otra poesía sobre una madre lapidada por los recuerdos de su hija después de que ésta perdiera la vida a manos de su pareja. Cuando la poeta malagueña Lidia Bravo ha leído ‘Sin existir en ti (llanto del amigo)’, se ha puesto en el papel de un hombre que ha perdido a su amiga, de nuevo a como consecuencia de la violencia machista.

Antes de las lecturas, Carmen Vera ha dicho en nombre de la Fundación Alcántara que está previsto darle visibilidad al proyecto, llevarlo a más espacios y difundirlo, ya que encaja con la razón de ser de la organización. El libro se puede aquirir en Amazon, Proteo, Librería Luces y será distribuido en más espacios andaluces. El precio es de diez euros, que serán destinados íntegramente a las casa de acogida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos