«La mujer extraordinaria depende de la mujer corriente»

Retrato de la escritora británica Virginia Woolf./SUR
Retrato de la escritora británica Virginia Woolf. / SUR

Miguel Gómez Ediciones publica 'Las mujeres y la literatura' de Virginia Woolf. La editorial malagueña reúne una selección de textos que despliegan el feminismo lúcido y pionero de la escritora británica

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Jane Austen escondía sus escritos en un libro cuando alguien entraba en la habitación, Charlotte Brontë detenía la escritura para ponerse a pelar patatas y George Eliot fue acusada de «ordinariez e inmoralidad» en su intento de «familiarizar el pensamiento de las mujeres jóvenes de rangos medios y altos con asuntos sobre los que sus padres y hermanos nunca se hubieran atrevido a hablar en su presencia».

Las pioneras de la literatura británica no se libraron de las cortapisas impuestas a su sexo. Más bien todo lo contrario. Son casos que Virginia Woolf repite en varias ocasiones a lo largo de sus textos reunidos en ‘Las mujeres y la literatura’, el luminoso proyecto recién entregado a las librerías por el sello malagueño Miguel Gómez Editores. En estos artículos, la autora de ‘La señora Dalloway’ y ‘El faro’ despliega un feminismo lúcido, pionero y cabal hasta la autocrítica.

«La mujer extraordinaria depende de la mujer corriente», sostiene Woolf para ilustrar una de sus tesis centrales: las grandes escritoras de la literatura británica se enfrentaban en su día a día con limitaciones idénticas a las de sus congéneres sin esa vocación. Al fin y al cabo, Woolf tiene claro su horizonte: «la edad de oro en la que una mujer tendrá aquello que le ha sido negado durante tanto tiempo: tiempo libre, dinero y una habitación propia».

Justo así, ‘Una habitación propia’, se titula uno de los artículos más populares de Woolf sobre su reivindicada emancipación social, laboral y espacial de la mujer. Reclamaciones que llegan casi intactas hasta la actualidad, como aborda la escritora Laura Freixas en el prólogo de ‘Las mujeres y la literatura’. Freixas las resume en tres frentes: «la ‘heterodesignación’, las condiciones materiales de la creación artística y la ideología patriarcal como obstáculo para la emancipación de las mujeres».

‘Las mujeres y la literatura’

Autora
Virginia Woolf
Editorial
Miguel Gómez Ediciones
172
páginas
16
euros

Asuntos pendientes casi un siglo después de que Woolf escribiera textos como ‘Mujeres novelistas’, donde se desmarca tanto de la reclamación amargada como del adanismo satisfecho. «El intento de conciliar o, por naturaleza, de desafiar la opinión es tanto una pérdida de energía como un pecado contra el arte», escribe en ‘Mujeres novelistas’, dentro del libro cuya traducción corre a cargo de Marta Gámez y Violeta Sánchez.

La tiranía masculina

Unas líneas más adelante, añade: «El esfuerzo para liberarse, o incluso para disfrutar de lo que, quizá de manera errónea, parece ser la libertad relativa a la tiranía del sexo masculino es otra influencia que ha irrumpido desastrosamente en la literatura de las mujeres».

La veta autocrítica surge también en ‘Profesiones para las mujeres’, donde Woolf echa mano de lucidez y paciencia al afirmar: «La mujer todavía tiene muchos fantasmas a los que enfrentarse, muchos prejuicios que superar. De hecho, creo que aún tiene que pasar mucho tiempo antes de que una mujer pueda sentarse a escribir un libro sin encontrar un espíritu al que asesinar, una roca contra la que chocar».

Quizá ese tiempo, casi un siglo después, ya ha llegado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos