Ray Loriga: «Los escritores somos unos niños sin amigos»

Como el cristal, la nueva novela de Ray Loriga dibuja una ciudad transparente. /Sur
Como el cristal, la nueva novela de Ray Loriga dibuja una ciudad transparente. / Sur

El escritor presenta en Málaga ‘Rendición’, una distopía que nos habla del efecto de la guerra y de la disidencia en una sociedad transparente

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

«En realidad, vuelvo a bajar Málaga». La conversación con Ray Loriga arranca con esa confesión sureña: viene con regularidad ya que sus padres viven desde hace una década en San Pedro de Alcántara. Eso da pie para hablar del dibujante e ilustrador de prensa José Antonio Loriga y de los paseos del joven Ray por las redacciones acompañado a su padre. «Me he criado en las periódicos», reconoce el escritor madrileño, que ayer volvió «a bajar» para presentar en Fnac Málaga y Marbella su última novela, ‘Redención’, ganadora del premio Alfaguara. Un premio que tiene a Ray Loriga de un lado para el otro, pero que disfruta después de “comerse” unos cuantos años a solas con las palabras. “No es tanto como ‘cien años de soledad’, pero los escritores somos unos niños sin amigos”, asegura en su conversación en la que se arranca un par de veces por Peret y Aute.

Rendición

Autor:
Ray Loriga. Novela.
Editorial:
Alfaguara. 216 páginas. España. 2017.
Precio:
18,90 euros.

«No estaba muerto, estaba tomando cañas... bueno, en este caso, estaba escribiendo», entona con su voz ronca Loriga cuando ironiza con las crónicas que han hablado de su «resurrección» tras lograr el Alfaguara de novela. La conversación nos lleva a la fama, algo que no le «interesa nada», aunque admite que es el precio que la ha tocado pagar. «No quiero ser famoso, pero quiero vender libros y ese equilibrio es muy difícil», señala el autor de ‘Tokio ya no nos quiere’ y ‘Za Za, emperador de Ibiza’, que reconoce que, en sus comienzos, estuvo demasiado expuesto mediáticamente hasta convertirse en un símbolo del escritor moderno. «Hasta yo me aburrí de verme en las páginas», admite después de haberse visto reflejado en el espejo.

El escritor acaba de concluir un guion para Agustí Villaronga,‘Born a King’

Se refugió en la literatura y, aunque no ha dejado de escribir, ha sorprendido con su última novela, ‘Redención’, una distopía que viaja a un mundo futuro aunque parece que habla de un tiempo presente ya que hay una guerra, unos refugiados y una tierra prometida en la que todo es transparente. Demasiado transparente. «El libro lo empecé mucho antes de la diáspora de Siria, pero es que todas las guerras son iguales y lo puedes leer desde Atila a Primo Levi», se lamenta el escritor, al que le interesa el punto de llegada de la pareja protagonista, que parece encontrar la vida perfecta, un espacio ausente de problemas y en la que todo es felicidad. Pero como con la fama, todo tiene un precio.

«No es una novela social... en cierta manera sí, porque habla de una sociedad, así que niego la mayor: es novela social», decide sobre la marcha Ray Loriga que añade que uno de los temas de fondo la novela es el libre albredío y la disidencia. Frente a ello, está ese mundo feliz que remite a clásicos literarios, pero que en las páginas de ‘Redención’ cobra personalidad propia porque ese sociedad transparente actúa como una tabla rasa. “Si eliminamos todo tipo de sensaciones, es obvio que nos quitamos las malas pero también la buenas”, advierte el escritor que recuerda un reciente artículo de Fernando Savater que habla precisamente de «la vida sin aristas».

De Aute a Auster

Lo que parece evidente es que Ray Loriga no se censaria en la ciudad transparente... como no vive en las redes sociales. «La presencia se ha vulgarizado... aunque mira Kim Kardshian, a ella le va de maravilla», asegura el autor madrileño con el que hablamos de películas y le falta tiempo para ponerse otra vez a entonar. «Cine, cine, cine,/ más cine por favor,/ que todo en la vida es cine / y los sueños, / cine son», canta el escritor que apreovecha para mandarle «un beso a mi amigo Aute».

Además de espectador habitual, Ray Loriga ha dirigido una película por década: ‘La pistola de mi hermano’ (1997) y ‘Teresa, el cuerpo de Cristo’ (2007), con lo que ya le va tocando. «Espero hacerla pero un filme requiere de tantas conversaciones y tantas financiaciones que a ver cuando sale», desea el autor que, rápidamente, acota que Agustí Villaronga esta rodando un guión suyo, ‘Born a King’, una producción internacional hablada en inglés. «Sigo en el cine como guionista que me encanta, pero dirigir es otra historia», confiesa Loriga, que vuelve al principio. A eso de la soledad del que escribe y se acuerda de otro autor y ocasional director: Paul Auster. «Él dice que somos unos tipos que escribimos y nos aburrimos, y por eso nos gusta tanto un rodaje ya que tratas con mucha gente y encuentras el talento de todo un equipo», asegura. Y hablando de eso, no puede evitar despedirse sin una recomendación. «Por cierto, el nuevo libro de Auster –‘4321’– es estupendo». Íbamos a hablar de un libro, pero nos llevamos dos.

Temas

Libro

Fotos

Vídeos