Un libro recupera la correspondencia entre Virginia Woolf y Lytton Strachey

Á. S.

madrid. El primer hombre que propuso matrimonio a Virginia Woolf fue Lytton Strachey, un escritor amigo de su hermano. Woolf rechazó amablemente el ofrecimiento, pero de aquel malentendido (así fue como zanjaron los protagonistas una situación tan embarazosa) nació una estrechísima relación epistolar entre los dos autores que duró 25 años y solo acabó con la muerte de Strachey, en 1931, y que representó para sus vidas un gran estímulo. La editorial Jus acaba de publicar una compilación de esas cartas en el volumen '600 libros desde que te conocí'.

En las cumbres de sus carreras literarias, Woolf y Strachey pertenecían al Círculo de Bloomsbury, el grupo de intelectuales británicos que despuntaron en el primer tercio del siglo XX. Desde esa atalaya, en su correspondencia se permiten censurar la férrea sociedad victoriana que oprimía sus libres talentos, venerar o criticar las obras de sus contemporáneos y las suyas propias y divertirse con chascarrillos, anécdotas o simplemente, hablando del tiempo.

«Mi queridísima criatura» es la forma que en ocasiones utiliza Strachey para dirigirse a la autora de 'Orlando' y 'Al faro'. Woolf se suicidó en 1941 y para la posteridad dejó una imagen de escritora depresiva y atormentada. En realidad, sufría trastorno bipolar, y muchas cartas permiten conocer su lado alegre e irónico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos