Los libreros premian a María Elvira Roca

La escritora malagueña María Elvira Roca. /EFE
La escritora malagueña María Elvira Roca. / EFE

El ensayo de la malagueña 'Imperiofobia y leyenda negra' gana el I Premio Los Libreros Recomiendan, en su categoría de No Ficción

SUR

'Imperiofobia y leyenda negra', de la escritora malagueña María Elvira Roca Barea, ha obtenido el I Premio Los Libreros Recomiendan, en su categoría de No Ficción. Este galardón, constituido por CEGAL (Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros), es otorgado por las principales librerías independientes españolas a aquellas obras que destacan por su especial calidad y merecen ser distinguidas.

En esta primera edición, el jurado ha premiado también en la categoría de Ficción a la novela 'Tierra de campos', de David Trueba, y en la categoría de Poesía al libro 'Mientras me alejo', de Karmelo C. Iribarren. Asímismo, se ha otorgado el I Premio Javier Morote, que distingue la obra de autores jóvenes, a la novela 'Las niñas prodigio', de Sabina Urraca.

El jurado ha estado compuesto por Eva Coscuella (librería Los Portadores de Sueños, de Zaragoza), Eva Boj (librería Rafael Alberti, de Madrid), Mikel Iglesias (librería Letras a la Taza, de Tudela) y Chiara Delle Donne (librería Diógenes, de Alcalá de Henares).

'Imperiofobia y leyenda negra: Roma, Rusia, Estados Unidos y el Imperio Español' (Siruela) es uno de los ensayos más exitosos (22 ediciones) y con mejores críticas de los últimos tiempos. María Elvira Roca Barea acomete con rigor en este exitoso volumen la cuestión de delimitar las ideas de imperio, leyenda negra e imperiofobia. De esta manera podemos entender qué tienen en común los imperios y las leyendas negras que irremediablemente van unidas a ellos, cómo surgen creadas por intelectuales ligados a poderes locales y cómo los mismos imperios la asumen. El orgullo, la hybris, la envidia no son ajenos a la dinámica imperial. La autora se ocupa de la imperiofobia en los casos de Roma, los Estados Unidos y Rusia para analizar con más profundidad y mejor perspectiva el Imperio español. El lector descubrirá cómo el relato actual de la historia de España y de Europa se sustenta en ideas basadas más en sentimientos nacidos de la propaganda que en hechos reales.

La primera manifestación de hispanofobia en Italia surgió vinculada al desarrollo del humanismo, lo que dio a la leyenda negra un lustre intelectual del que todavía goza. Más tarde, la hispanofobia se convirtió en el eje central del nacionalismo luterano y de otras tendencias centrífugas que se manifestaron en los Países Bajos e Inglaterra. Roca Barea investiga las causas de la perdurabilidad de la hispanofobia, que, como ha probado su uso consciente y deliberado en la crisis de deuda, sigue resultando rentable a más de un país. Es un lugar común por todos asumido que el conocimiento de la historia es la mejor manera de comprender el presente y plantearse el futuro.

María Elvira Roca Barea (El Borge, Málaga, 1966) ha colaborado con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y enseñado en la Universidad de Harvard. Actualmente, es profesora de Instituto. Ha publicado varios libros y artículos en revistas especializadas, también ha dado numerosas conferencias dentro y fuera de España. En febrero de 2018 recibió la Medalla de Andalucía.

Recientemente ha publicado, también en Siruela, '6 relatos ejemplares 6' (2 ediciones) una obra que desarrolla seis momentos concretos en los que se conjugan ficción y realidad para confrontar otra leyenda asumida, la que sostiene que la Reforma protestante supuso libertad y tolerancia para Europa frente al «presunto» oscurantismo fanático del catolicismo. La que encumbró como capitán del cisma «al fanático y racista Lutero», según Roca Barea. Pasa así de analizar la «imperiofobia» a fabular sobre la «fobia al catolicismo» denunciando las manipulaciones a fuego lento emprendidas por el protestantismo más radical «que alumbró la catolicofobia e inventó la propaganda». De paso, tilda al nacionalismo de «secta internacional» y al feminimso de «neocatecismo».

Guillermo de Orange, Ana de Sajonia, Calvino, Shakespeare o el propio Martín Lutero desfilan por los «ejemplarizantes que no moralizantes» relatos con los que la investigadora, filóloga y profesora quiere «enseñar pegándome a la realidad». «Son seis cuadros que descabalgan la autoproclamada superioridad moral de los reformistas frente a la inferioridad autoasumida por los españoles y los católicos en general», explica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos