Javier Marías gana con 'Berta Isla' su segundo premio de la Crítica

Javier Marías, ganador del Premio de la Crítica con su novela 'Berta Isla'./Diego Pérez (Efe)
Javier Marías, ganador del Premio de la Crítica con su novela 'Berta Isla'. / Diego Pérez (Efe)

El escritor y académico celebra un galardón que le demuestra que no ha «declinado» 26 años después de ganarlo con 'Corazón tan blanco'. 'Clima Mediterráneo', del catalán Luis Bagué, es el mejor libro de poesía para los críticos literarios

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

La novela 'Berta Isla' ha otorgado su segundo premio de la Crítica al escritor y académico Javier Marías (Madrid, 1951), que ya obtuvo este galardón sin dotación económica en 1992, hace veintiséis años, por su novela 'Corazón tan blanco'. Marías acepta y agradece un premio que le permite demostrarse a sí mismo «que no he declinado como autor», algo que siente «al concluir cada nueva novela».'Clima Mediterráneo', del poeta catalán Luis Bagué Quílez (Palafrugell, Gerona, 1978) mereció por el galardón de poesía. La Asociación Española de Críticos Literarios (AECL) que presidente Ángel Basanta y que se reunió el sábado en Murcia otorga anualmente los premios a los mejores libros en todas las lenguas oficiales del Estado.

Editada por Alfgauara, 'Berta Isla' es «una novela de gran altura en el contexto de la narrativa europea» y supone «una continuación del arco abierto en 'Tu rostro mañana', de la que hereda algunos personajes», según destacó José María Pozuelo, ponente del jurado que eligió la novela de Marías como la mejor de 2017. Una narración que «se sirve del género del espionaje para hacer bajar al lector a las profundidades de la condición humana» y que «con su original estilo combina reflexión y acción». El fallo destacó como «añade momento líricos para entrar en grandes asuntos universales como el amor, los secretos, la impenetrabilidad del otro o la falta de ética de las cloacas del Estado».

'Berta Isla es la decimoquinta de Javier Marías, que figuraba como claro favorito para el prestigioso galardón. Transcurre entre 1969 y 1995 y la protagonizan Berta Isla y su marido, Tomás Nevinson, que se conviertirá en espía. Es la decimoquinta que su autor publica en los 45 años transcurridos desde la aparición de 'Los dominios del lobo' y llegó al lector tres años después de 'Así empieza lo malo'.

Marías, que rechazó en 2012 el Premio Nacional de Narrativa y que dijo que haría lo mismo de ganar el Cervantes, estima que el de la Crítica es «uno de los pocos premios de los que uno puede estar seguro de que no intervienen en él factores extraliterario». «Los críticos españoles no se van a dejar influir por nada o nadie» sostiene Marías, que trabaja ya en un nuevo libro sin saber «si será o no una novela». El escritor se dice inseguro y está tentado de no publicar más «porque todos mis libros, mientras los escribo, me parecen una porquería». «Algo sin pies ni cabeza, horrorosos y muy malos», ha llegado a afirmar. Son sus editores, los críticos y los lectores quienes convencen de lo contrario a este firme aspirante al Nobel.

Incorrección política

El jurado aseguró que el poemario de Luis Bagué Quílez demuestra cómo su obra «camina entre lo políticamente incorrecto». Con referencias a pinturas rupestres, las redes sociales, Velázquez, Don Quijote, el toro de Osborne o la alta velocidad «incluye una visión reflexiva y escéptica del mundo».

En euskera los críticos premiaron a Aingeru Espaltza por su novela 'Mendi-joak' (Mal de altura), y en poesía a Luis Garde por los versos de 'Barbaroak baratzean' (Bárbaros en el jardín). La obra de Epaltza, en la que aparecen amistad, arrogancia, envidia y pequeñas miserias de los personajes, es para el jurado «un símbolo en el que confluye el ansia de la libertad y los sentimientos de la fatalidad opresora». De Luis Garde destacó «sus imágenes relacionadas con la idea de o muro que se construye en Occidente contra la llegada de inmigrantes».

'Els fills de Llacuna Park' (Los hijos de Llacuna Park), de María Guasch, se hizo con el premio en lengua catalana de narrativa, mientras que el de poesía recayó en 'Convivència d'aigües' (Convivencia de aguas) de Zoraida Burgos. Guasch narra sobre una joven profesora de lengua en una prisión que reconoce en la cárcel a una mujer, lo que le produce un gran desasosiego. El premio para Zoraida Burgos distingue al libro que reúne toda su poesía en un solo volumen.

En gallego los galardonados fueron Emma Pedreira por 'Bibliópatas e fobólogos' y Lupe Gómez por su poemario 'Camuflaxe' (Camuflaje). De la cuarta obra de la narradora coruñesa dijo el jurado que «abraza el género del relato corto para reflexionar de la presencia de los libros en la vida con humor e ingenio construyendo metáforas de nuestro tiempo». De 'Camuflaxe', octavo poemario de la también coruñesa Lupe Gómez, el jurado destacó como «sobrevuela la voluntad de plantear un ejercicio mimético para identificarse con un entorno en el que se constata la desaparición del mundo rural y la fuerza de lo telúrico».

Los Premios de la Crítica se conceden desde 1956 a los mejores libros de narrativa y poesía publicados el año anterior tanto en castellano como en euskera, catalán y gallego. Presidido por Ángel Basanta, el jurado que los falló en esta edición estuvo integrado por José Manuel Pozuelo Yvancos, Ángel Luis Prieto de Paula, Araceli Iravedra, José Antonio Ponte, Enrique Turpin y Francisco Díaz de Castro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos