«La infraestructura del éxito es masculina»

«La infraestructura del éxito es masculina»

Ajo Micropoetisa conduce este sábado una visita a la exposición sobre las mujeres en el surrealismo del Museo Picasso Málaga

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

- Hola, ¿María José?

- Sí, dígame.

- Le llamo del periódico SUR. Me han dejado su teléfono…

- (Interrumpe) ¡Leche, qué susto! Creía que era del banco. Con eso de María José… Llámame Ajo, anda.

Pocas ínfulas trae Ajo Micropoetisa, autora de una deliciosa propuesta lírica y performativa, que este sábado (18.00 horas) conduce una visita guiada por la exposición ‘Somos plenamente libres. Las mujeres artistas y el surrealismo’ en el Museo Picasso Málaga. “Le llevo dando vueltas desde hace dos semanas. Parece que estoy preparando unas oposiciones…”, concede María José Martín de la Hoz, Ajo Micropoetisa, sobre la cita.

“Quiero hacer sobre todo un repaso biográfico por la vida de esas mujeres, porque al final todos somos víctimas de nuestras biografías. Por eso voy a hacer ese paseo y a relacionarlo con las obras. Se trata de una una visión desde el punto de vista micropético de estas compañeras, porque no dejan de ser mujeres que intentaron la libertad y que a veces no la consiguieron. En ese sentido soy una más”, ofrece esta poeta, cantante, compositora y agitadora cultural.

“Estas mujeres fueron sepultadas por sus propios compañeros, los surrealistas, porque la infraestructura del éxito es masculina y a partir de ahí todo es masculino. Es más, la infraestructura del éxito es masculina y el universo femenino es colaborador, va por otro sitio...”, reflexiona Ajo, fundadora de la banda Mil Dolores Pequeños.

Recuerda entonces Ajo que cuando Maruja Mallo conoció a Picasso, este “le mandó a comprar tabaco” y ella le mandó a él a otro lugar un poco más indeterminado y lejano. “Cuando empiezas a alejarte de ese patriarcado desde lo artístico y desde lo personal, te tratan de loca y te mandan a un sanatorio”, añade Ajo sobre las pioneras que protagonizan la exposición en el Museo Picasso Málaga. Y cierra: “Eran avanzadas a su época y pagaron muy caro adelantarse”.

Fotos

Vídeos