«Me gusta pensar que puedo asustar con mis novelas»

Carlos Sisí vuelve a las librerías con una novela. :: francis silva

El escritor afincado en Mijas regresa a la esencia del terror con 'Vienen cuando hace frío', que presenta en Málaga el próximo 6 de octubre

PABLO MARINETTO MÁLAGA.

La publicación de una amiga en Facebook con la frase 'Vienen cuando hace frío' fue el detonante de la nueva aventura literaria de Carlos Sisí. Una escalofriante historia ambientada en los años más duros de la crisis de EE.UU. y cuyo protagonista decide abandonar la ciudad de Baltimore para trasladarse a una cabaña aislada situada un remoto pueblo canadiense.

Con 'Vienen cuando hace frío', el escritor madrileño afincado en Calahonda regresa a la esencia más pura del terror con la inquietud y el miedo como pretensiones. El próximo 6 de octubre tendrá lugar su presentación en la librería En Portada Cómics de la calle Nosquera.

-¿De dónde surge la idea para esta nueva novela?

-Surgió de una forma un poco poética. Fue a partir del 'post' en Facebook de una amiga en el que se podía leer 'Vienen cuando hace frío'. Obviamente era algo relacionado con Juego de Tronos o algo así, pero esa frase me evocó un montón de historias que veía necesario contar. Lo cierto es que no tenía pensado escribir una novela en ese periodo porque solo suelo escribir una al año, pero no pude evitarlo.

-¿Su vuelta al terror era algo que demandaban sus lectores o simplemente le apetecía?

-Salió de dentro. De hecho está publicado por una editorial que es muy de género. No es como mis obras sobre zombis que alomejor son más comerciales y de las que hay cinco títulos. Esto era algo que me apetecía mucho hacer. Es terror de cabaña, casi un subgénero del género.

-¿Por qué Canadá?

-Bueno, estaba escribiendo la historia y casualmente alguien contó también en Facebook una historia sobre un pueblo de Alaska en el que habían desaparecido casi 100.000 personas y que a día de hoy aún es un misterio. Era la típica historia de familias que lo habían dejado todo atrás, incluso la comida sobre la mesa y los animales abandonados a su suerte. Nunca se supo qué pasó ni qué motivo esa huida y por eso lo aproveché y lo aporté a la historia. Algo real siempre hace más potente la ficción.

-Es decir, que conoció la historia cuando ya trabajaba en el libro.

-Si, suele ocurrir así. Yo me considero de la escuela de Stephen King, salvando las distancias, por supuesto. Como a él, no me gusta planificar. Trato de inventar sobre la marcha.

-¿Cómo se lleva que le comparen con Stephen King?

-Bueno creo que a todos los escritores de terror del panorama nacional nos han dicho alguna vez que somos el Stephen King español. Es todo un halago y algo por lo que sentirse orgulloso, pero no hay comparación posible. Él es un genio a la hora de escribir novelas poderosas.

-¿Considera 'Vienen cuando hace frío' su novela más terrorífica?

-Sin duda. Además, nunca he considerado a 'Los Caminantes' como libros de miedo. Son más de aventuras. Después de cinco títulos la gente le tiene mucho cariño a los personajes y quiere saber qué pasa con ellos. Me gusta considerarlos como 'libros de pasa páginas', con los que no puedes esperar a conocer lo que viene después. Pero no los considero de miedo y mucho menos de terror.

-¿Cuáles son entonces las pretensiones del nuevo título?

-Con este libro sí me gustaría pensar que alguien puede asustarse con algo que cuento. Trato cosas muy relacionadas con terrores primigenios, con lugares más antiguos que la existencia misma del hombre y personajes que destilan maldad interior. Sin duda dar miedo es uno de los objetivos de 'Vienen cuando hace frío'. Sin embargo, con 'Alma' ocurrió justo lo contrario. El libro acercaba el mundo espiritual de tal forma que la gente dejaba de tener miedo a los fantasmas. Con lo cual, como novela de terror fue un fracaso absoluto, aunque tampoco era el objetivo.

Fotos

Vídeos