Gómez Yebra revisa el mundo de las fábulas para sacar enseñanzas del móvil o los tatuajes

Gómez Yebra revisa el mundo de las fábulas para sacar enseñanzas del móvil o los tatuajes

El autor presenta hoy su nuevo volumen infantil en el Hotel Posada del Patio

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Si hace pocas fechas presentaba la historia de Jesús convertido en un niño aventurero de Galilea, ahora ha puesto su atención en las fábulas. Pero en lugar de volver sobre los pasos de Esopo y otros clásicos ha optado por actualizar estos cuentos en los que animales y cosas toman actitudes y aptitudes humanas. «Como ya hice con las adivinanzas, ahora me he propuesto renovar este género del que siempre se puede extraer una enseñanza sociopolítica, pero para niños», señaló ayer al escritor Antonio A. Gómez Yebra sobre ‘Fabulísimas’, en el cobran vida la era digital con los móviles, la moda de los tatuajes o el machismo de un ‘mono señorito’.

«Hay fábulas para todos los públicos, aunque los que más van a disfrutar son desde los niños pequeños hasta los adolescentes», avanza el autor, que hoy presenta su nuevo volumen infantil en el Hotel Posada del Patio (19 horas), junto a Raúl Cremades, presidente de la Fundación Alonso Quijano, y la ilustradora Esperanza Peláez, que ha dado forma a las fábulas en verso escritas por Gómez Yebra.

'Fabulísimas'

Los datos
Autor: Antonio A. Gómez Yebra. Infantil. Editorial: E. Regional de Extremadura. 67 páginas. España. 2017. Precio: 10 euros.
Presentación
El autor, junto a Raúl Cremades y la ilustradora Cristina Peláez, presenta el libro hoy, a las 19 horas, en el Hotel Vincci Posada del Patio.

Sobre la adicción de las nuevas tecnologías, le dedica una fábula al móvil, «que hasta sirve para hacerle los exámenes a los alumnos», confiesa Gómez Yebra, al que le sale su condición de profesor y los nuevos recursos de sus pupilos para aprobar sin estudiar. Aunque como recuerda su fábula, hasta los últimos teléfonos más exclusivos nos dejan tirados por «fallos de fabricación». El autor también le saca punta a dos hambrientas serpientes que hacen ‘tattoos’ con sus dientes y a un lindo cerdito que acude a meterse en la boca del lobo. O, en este caso, de la serpiente. E incluso tiene una fábula para la política, ‘El pavo parlanchín’, «que no charla en balde, hay elecciones de alcalde». ¿Cómo Francisco de la Torre? «Ja, ja, es verdad que se vuelve a presentar, pero no iba por él», aclara.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos