La gasolina que quemó a Franco

Ignacio Martínez de Pisón, ayer, en el CAL. /Fernando González
Ignacio Martínez de Pisón, ayer, en el CAL. / Fernando González

Martínez de Pisón descubre en 'Filek' al estafador que convenció al dictador de que podía convertir el agua en combustible

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Los que piensan que la literatura o el cine español no deja de darle vueltas a la guerra civil pese a que ya está todo contado se llevaran una sorpresa con 'Filek'. La última novela –con matices– de Ignacio Martínez de Pisón nos descubre la historia del presunto químico que le vendió al dictador Francisco Franco el cuento de que podía convertir el agua en gasolina. El autor conoció la existencia del científico timador Albert von Filek en las líneas que le dedicaba Paul Preston en su biografía sobre el general fascista. Yquiso saber más. Pero para su sorpresa descubrió que nunca se había publicado libro alguno sobre este «estafador de la vieja escuela». Así que asumió la tarea de cubrir ese hueco de la historia. Y lo que encontró fue tan fascinante que no necesito inventarse nada. «El historiador Pisón se ha impuesto al novelista Pisón, ya que el personaje tiene tanto interés que no quise que la ficción contaminara la realidad», reconoció ayer a SUR el propio escritor, que pasó por Málaga para presentar su nuevo libro en el Centro Andaluz de las Letras.

Como ya hizo en otra historia ambientada en la guerra civil, 'Enterrar a los muertos' (2005), Martínez de Pisón recurre a la denominada novela de no ficción para plasmar toda su investigación sobre el enigmático Filek, cuya jugada petrolera acabó quemando al propio Franco. Un incendiario capítulo que la propia dictadura se interesó en borrar. Aunque siempre queda alguna huella, como los BOE en los que el Gobierno franquista le otorgaba la calificación de Industria de Interés Nacional al laboratorio de Filek.

El autor presenta en el CAL la historia del pícaro austríaco que ha llevado a la novela «sin que la ficción contamine la realidad»

La gran incógnita sobre este timo es cómo este ciudadano europeo pudo llegar hasta el mismísimo Franco y engañarlo. Y, aún más, cómo se atrevió a hacerlo. A la primera pregunta, el autor de 'Filek' explica que el estafador logró llegar a los colaboradores cercanos de Franco y, cuando este escuchó lo del agua en gasolina, se dejó engañar porque necesitó creerlo. «El dictador pensaba que, con una fuente de energía, España podría renacer tras la guerra y de pronto aparece este sabio extranjero que decía lo que él quería oír», relata Ignacio Martínez de Pisón que, con respecto al atrevimiento del personaje, concluye que «para ser de origen austríaco, Filek fue un pícaro muy español» que no podía resistirse a dejar un «pufo» por donde pasaba.

'Filek'

Autor:
Ignacio Martínez de Pisón.
Editorial.
Seix Barral. 288 páginas. Novela. España, 2018.
Precio.
19 euros.

«Filek no tenía miedo a nada y nunca dejaba pasar una oportunidad, ya que lo mismo estafaba a una viuda, lo intentaba con el Gobierno de la República y lo acababa consiguiendo con Franco», explica el también autor de 'El día de mañana' y 'La buena reputación'. Aquel engaño estalló al dictador en plena cara, lo que retrata al entonces jefe del Estado como «un iluso y un tonto, pero también como un hombre autoritario ya que nadie de su Gobierno se atrevía a decirle que aquello era una estafa», indica.

Para Martínez de Pisón, esta historia y todas las que tienen que ver con la guerra civil y la posguerra siguen estando «muy vigentes» en la sociedad española porque forman parte del «imaginario colectivo». Ypone como ejemplo la controversia que rodean las leyes y actuaciones de la Memoria Histórica. «Y seguirá así hasta que encontremos un consenso en la sociedad sobre lo que realmente ocurrió y entre todos decidamos tener una versión neutral, imparcial y justa de esa época», concluye el escritor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos