Frank Miller: «Hago sufrir tanto a mis personajes porque se lo merecen»

Miller posa en el Heroes Madrid Con. / Virginia Carrasco

«Es un momento confuso, bueno para los artistas porque se inspiran pero no necesariamente para los personas», analiza el autor de '300' y 'Sin City' sobre el mundo actual

Javier Bragado
JAVIER BRAGADOMadrid

Frank Miller (Olney, Maryland, 27-1-1957) puede presumir de ser quien empezó a mostrar que los golpes de los superhéroes eran más profundos por dentro que por fuera de su cuerpo (Daredevil). O lucir el título de padre del Batman moderno (que más tarde encumbró a Christopher Nolan). O sacar pecho por recuperar la Batalla de las Termópilas para la conciencia de Occidente. Pero cuando el estadounidense recibe los aplausos al entrar en la convención Heroes Madrid Con es porque la oscuridad de sus creaciones convirtió a los superhéroes en un mundo para adultos.

A Miller se le atribuye ese cambio que rodea a las viñetas desde que su Matt Murdock (Daredevil) viviera atormentado. «Mea culpa», avanza antes de apartarse: «Yo puedo responsabilizarme por lo que hice, pero no por lo que vino después». «Mis historias representan mis propios miedos, seguro», concede en una de sus pocas exposiciones públicas. Pero, ¿por qué hace sufrir tanto a sus personajes? «Porque se lo merecen», contesta otra vez con una sonrisa antes de explicar: «Es el tipo de imaginación que tengo, es cómo me lo imagino yo. Parte de la trayectoria de los héroes es superar obstáculos».

«Me inspira mucho lo que ha ocurrido en el pasado, como cuando hice '300' y lo que estoy haciendo ahora (la continuación). Voy a contar otras historias, pero lo que ocurre hoy en día lo reflejo en mi trabajo. Ahora, con las elecciones presidenciales en Estados Unidos, es un momento muy confuso, bueno para los artistas porque se inspiran pero no necesariamente para los personas», analiza. «Ahora mismo no estoy leyendo muchos cómics, lo que más leo son libros de Historia sobre los que quiero hacer cómics, especialmente para hacer la segunda parte de '300', que irá sobre el rey de Persia que quiere conquistar el mundo. Es una gran historia», revela en una rueda de prensa facilitada por ECC Ediciones, su editora en España. «Mi trabajo no es leer encuestas sobre lo que quiere leer la gente sino hacer cosas que la gente no quiere que sabía», reclama.

El artista no es ajeno a la actualidad aunque se concentra menos para sus historias que su colega Alan Moore. «Cada generación tiene más y más miedos y necesita cada vez más héroes. No estoy seguro de que en los tiempos actuales tengamos que tener más miedo que antes. Los sesenta les dieron mucho miedo a mucha gente y los noventa también aterrorizaron a mucha gente», recuerda. «Todo es una historia. Los cómics y el cine no están aislados al vacío. Todo lo que ocurre en nuestro mundo lo pueden contar los cómics. El terror y muchas pesadillas que podemos estar viviendo se puede reproducir tanto en el cine como en los cómics como en los libros», señala sobre la traslación a las páginas y las pantallas de lo que ocurre en el lugar del que mira. «Ahora busco algo divertido. Creo que a la gente se le olvida, pero ¡'El Caballero Oscuro' era divertido!», reivindica para atisbar la posibilidad de una obra para el público infantil en menos de un año.

Miller también prepara una historia inspirada en el gran enfrentamiento del siglo XX. «Estoy hablando con DC para este proyecto, pero serían los personajes creados que fueron durante la II Guerra Mundial porque son los que lo podrían hacer. 'Batman ocupa París'». Prefiere no desvelar otros nuevos proyectos -«No puedo decir mucho porque las editoriales no estarían muy contentas», se disculpa- aunque desvela algunas pistas. Superman cumplirá 80 años en 2018 y no hay falta de voluntad por parte del autor para afrontarlo como creador. «Tengo muchas ganas, lo estoy deseando. Es uno de los cómics que leí cuando era un niño. He hecho mucho de Batman, sería fascinante ir en la dirección contraria y darle un par de palizas a Batman», alerta. Si es posible, no volverá a dibujar a los mutantes de la Patrulla X. Tampoco a Lobezno. «Quizás sea por ese pelo que le han puesto, que no tiene ningún sentido», argumenta con aspavientos.

Frank Miller abandona el edificio. Su figura es gigantesca en el mundo de los autores del siglo XXI, pero su presencia real no aterra porque su peculiar sentido del humor y su sentido del espectáculo arrancan carcajadas. Es afable, sonríe y descarta adoctrinar o pelear cuando las preguntas por su presencia en Madrid intentan que vuelva a criticar el Batman de celuloide o a los autores de cómic contemporáneos. «No hay ninguna adaptación que no me haya gustado», asegura ahora el hombre que renegó de todo hombre murciélago en las pantallas -aseguró que Nolan había llegado 20 años tarde-. Se apunta que la tercera temporada de 'Daredevil' en Netflix se basará en una de sus historias y él lanza un dardo con sonrisa: «Espero que hagan un buen trabajo». Para terminar sin parecer pretencioso, uno de los autores más reconocidos por la crítica recuerda que dos leyendas del cómic le mostraron el camino de manera cruel: «Neal Adams me dijo que no sabía dibujar y Will Eisner que no sabía contar una historia. Entonces procedieron a enseñarme».

Fotos

Vídeos