«Los escritores son una piedra en el zapato del poder»

Santiago Posteguillo presenta hoy en Málaga (Fnac, 19.00 horas) su nuevo libro. :: irene marsilla/
Santiago Posteguillo presenta hoy en Málaga (Fnac, 19.00 horas) su nuevo libro. :: irene marsilla

Santiago Posteguillo EscritorEl escritor presenta hoy en Málaga 'El séptimo círculo del infierno', donde habla de literatos malditos y autoras olvidadas

NOELIA CAMACHO VALENCIA.

Escritores malditos y autoras olvidadas. El novelista Santiago Posteguillo (Valencia, 1967), reconocido autor de las famosas trilogías históricas sobre Trajano y Escipión, regresa a las librerías con 'El séptimo círculo del infierno' (Planeta), el tercer volumen de la saga que inició con 'La noche que Frankenstein leyó el Quijote' y 'La sangre de los libros'. Este reciente libro, que presentará hoy en Fnac Málaga (19.00 horas), devuelve a la actualidad a literatos como Carson McCullers, Imre Kertész o Rudyard Kipling sin olvidar a aquellas mujeres «ignoradas» como Doris Lessing, Concha Espina o Julia de Burgos.

-Ha confesado que este tercer volumen llega a las librerías por petición popular...

-Han ocurrido cosas muy interesantes. 'La noche que Frankenstein leyó el Quijote' y 'La sangre de los libros' empezaron a leerse en muchos institutos. Fue emocionante. Estaban muy pensados para atraer a la gente joven a la literatura. Y luego, muchos jóvenes 'booktubers' comenzaron a recomendarlos. Esto tiene un impacto muy grande.

-Fue un impulso entonces.

-Todo eso hizo que pensara en hacer otro libro de relatos como 'El séptimo círculo del infierno'. No sé si escribiré más. Con esto, quizás, cerramos el ciclo.

-Sus libros rompen con el mito de que los jóvenes no leen.

-Cuando se hacen generalizaciones hay que ser muy cauto. No se puede decir que la gente joven no lee. Si eso fuera cierto, el libro infantil y juvenil no funcionaría. Hay muchos jóvenes que leen muchísimo y otros muchos que no. Pero si para algo pretenden servir estos libros es para intentar repescar a estos futuros lectores.

-¿Los escritores son incómodos para el poder?

-Constantemente. ¿No hay escritores incómodos en China? ¿No los hay en Venezuela? ¿No los hay para el nacionalismo catalán? Siempre hay autores y autoras incómodos. Siempre han sido una piedra en el zapato del poder. Suelen tener la manía de ser independientes.

-¿Y un escritor tiene que llegar hasta el séptimo círculo del infierno para renacer como el Ave Fénix y convertirse en un grande de las Letras?

-No, no es necesario. Pero sí hay ejemplos como el de Kipling, autor de 'El libro de la selva', que se refugió en la literatura tras la pérdida de su hija. Lo que el libro muestra es que muchos escritores y escritoras de todos los tiempos han sabido reconducir su dolor a través de la literatura. Y, encima, han transformado ese dolor en obras maestras. Pero no todo artista, aunque es una imagen muy romántica, es un atormentado. Cualquier persona feliz a lo largo de su vida va a tener suficiente dolor para saber lo que es el sufrimiento. Un periodista le preguntó a Nadine Gordimer, una importante escritora sudafricana blanca, que cómo podía crear esos increíbles personajes negros en sus novelas. Y ella aseguró que el escritor tiene la capacidad de la empatía. Ningún novelista tiene que matar para narrar la historia de un asesino. Queremos pensar que Agatha Christie no tuvo que asesinar a cien personas (ríe).

-Si a todo eso le sumamos el hecho de ser mujer...

-La mujer siempre ha tenido un sufrimiento adicional. El mundo es tremendamente desigual en cuanto al género. Quiero pensar en positivo y, en el mundo occidental, parece incuestionable que ha habido un avance. En el libro se cuenta una historia, la de la escritora nigeriana Buchi Emecheta, en la que se narra cómo su marido le quemó la novela delante de ella. Lo dejó, obviamente, y acabó siendo la autora africana más importante de la historia.

Despertar monstruos

-Lo de Cataluña parece de ficción y nos vuelve a demostrar que, pese a vivir en 2017, no hemos aprendido.

-¿Cuál es la diferencia entre Venezuela y Cataluña? Que en Venezuela no hay papel higiénico y en Cataluña sí. En los dos ámbitos una parte de la población está quebrantando sus órdenes constitucionales porque les da la gana. No veo ninguna diferencia. Por eso, no hay que despertar ciertos monstruos. Hay que buscar formas de convivencia y llegar a pactos.

-Qué necesaria parece la literatura ante esos casos.

-Hay un libro, que se ha convertido en todo un 'best seller' y que es una novela necesaria: 'Patria', de Fernando Aramburu. Cuenta muy bien lo que pasó en el País Vasco, da a diestro y siniestro y no se casa con nadie y deja a todo el mundo bastante tocado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos