Calle Llorens: «Málaga es un escenario perfecto para las novelas de terror»

El autor Sergio Calle Llorens con un tomo de su último libro ‘El guardián del cementerio’/F. Torres
El autor Sergio Calle Llorens con un tomo de su último libro ‘El guardián del cementerio’ / F. Torres

El escritor de 'Misterio en Maro' propone en ‘El guardián del cementerio’, su último trabajo, un viaje a la sombría Costa del Sol de los años 50

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Un camposanto, una señora misteriosa que deposita una copa de brandi sobre una tumba en mitad de la noche, un asesinato sin resolver y un expolicía caído en desgracia. Estos son los ingredientes de ‘El guardián del cementerio’, la última novela del malagueño Sergio Calle Llorens, profesor, escritor y poeta con una pasión desmedida por el misterio y «el sabor» del terror en su faceta literaria. Su último trabajo se publicó en Amazon hace en torno a un año y tras el éxito cosechado, Ediciones del Genal decidió lanzar una nueva tirada, presentada en las últimas semanas. El escenario de la novela es el Cementerio Inglés en 1958, aunque Calle Llorens intenta que las localizaciones tengan un papel decisivo en sus historias. El camposanto y el resto de la ciudad de la época encajan al dedillo en una novela de intrigas policíacas y fantasmagóricas, aunque, según el autor, «Málaga es un escenario perfecto para las novelas de terror, cuando llega la noche se alargan las sombras y tiene muchos misterios a la descubierta», también en pleno 2017.

A pesar de esta atracción por lo local, en ‘El guardián del cementerio’ hay una clara influencia por los periodos que el escritor ha vivido fuera de España, concretamente en Irlanda, Inglaterra y Dinamarca. Según explica a SUR, en la cultura anglosajona existe el mito de que el alma de la última persona que es enterrada en un cementerio está obligada a protegerlo hasta que llegue el siguiente. Así, Calle Llorens, autor de ‘Misterio en Maro’, encontró en el Cementerio Inglés el escenario perfecto para situar a sus personajes: un lugar misterioso, dentro de su Málaga Natal y rodeado de la mitología y las tradiciones de otra cultura. «Alrededor de este monumento hay muchas historias escabrosas, eso me dio la idea para que fuera el epicentro de la novela».

Como parte del juego que propone el escritor, Málaga luce oscura y suntuosa en boca de los protagonistas: «La ciudad parece un barco desvencijado sin que se supiera muy bien dónde estaban el norte y el sur», llega a decir uno de los personajes, frase que encaja a la perfección con la iconografía neblinosa de los años cincuenta que se ha generado en la cultura popular. Sin embargo, el escritor va más allá y asegura que, en la actualidad, la estructura del centro de Málaga es igualmente ideal para el misterio, un factor «que debería ser explotado por los autores locales», que deben perderle el miedo a «utilizar Málaga como escenario para obras con proyección internacional, da mucho más de sí de lo que parece». Pone como ejemplo el caso de Dublín, una ciudad que creció mucho en fama gracias a ser escenario de novelas de misterio. «Hemos conseguido que la ciudad sea referente en lo museístico; ahora es el momento de destacar en la literatura», subraya el escritor.

El escritor está trabajando en una adaptación teatral de 'El guardián del cementerio'

El protagonista de la historia es un expolicía valenciano, contratado por el cónsul inglés para que vigile el cementerio, donde se están produciendo una serie de fenómenos extraños. En una trama paralela y aparentemente inconexa, un subcomisario investiga el hallazgo de un cura asesinado en la iglesia de San Juan. Actualmente, Calle Llorens está trabajando en la adaptación teatral de la historia, que está entre los tres libros de terror y misterio más comprados en la página web de Amazon.

Calle Llorens explica que, aunque el escenario tiene un peso importante en la historia, existe una proyección general en la que trata de desvelar el origen del mal, un elemento clave, en su opinión, en el éxito de las novelas de misterio y terror:«Los escritores siempre querremos entender por qué los hombres nos matamos los unos a los otros». Para el malagueño, el concepto del miedo en la literatura es más que un género, «es un sabor», que siempre fascinará a la audiencia y que trasciende los límites culturales, aunque «tiene matices y colores» en función de donde se desarrolle.

Temas

Maro

Fotos

Vídeos