'Batallas de una ambulancia', el libro de un enfermero malagueño que no quiere ser 'superhéroe'

Montaje con las fotos de Alberto Luque en su trabajo./SUR
Montaje con las fotos de Alberto Luque en su trabajo. / SUR

Su autor, el malagueño Alberto Luque, trabaja en una UVI Móvil, vivó la guerra de los Balcanes con las Fuerzas Armadas y ahora escribe para gestionar sus emociones y dar visibilidad a su profesión

BORJA GUTIÉRREZ

Juntar letras es su terapia. Ha juntado tantas que ya tiene un blog con miles de seguidores y un libro que ha agotado su primera edición en un mes y medio. Alberto Luque (1972, Villanueva de Algaidas) es un enfermero de urgencias, y luego escritor. Sin lo primero no podría haber firmado 'Batallas de una ambulancia', un relato crudo y desgarrador de 29 emergencias vividas en primera persona.

La muerte de una niña pequeña en uno de sus avisos, lo dejó traumatizado. «Estuve seis meses en una travesía por el desierto. Lloraba a escondidas», confiesa Luque en una entrevista a este periódico. Tras dieciséis años en las Fuerzas Armadas y haber pasado por la guerra de los Balcanes, «no entendía lo que es exteriorizar las emociones». Escribir le salvó. Publicó una carta a la pequeña fallecida y se hizo viral: «Empecé a sentirme mejor».

Descubrió su medicina. Contar lo que vive en el trabajo, una UVI Móvil de Alcázar de San Juan (Ciudad Real ), es su forma de 'gestionar' las conmociones que sufre en la lucha cara a cara con la muerte. «Cambié la pregunta del por qué me pasa (convivir con los fallecimientos) al para qué; entendí que no somos 'superhéroes', los que vamos en ambulancias también somos humanos. Busco esa visibilidad».

Imagen del exterior del libro 'Batallas de una ambulancia'.
Imagen del exterior del libro 'Batallas de una ambulancia'. / SUR
El 17 de mayo presenta su libro en Málaga

En la Escuela superior de estudios de empresa (ESESA). Aunque reside en Toledo viene mucho por su tierra: «Yo cargo las pilas en los baños del Carmen»

«No me metas más presión», desmontando un mito que pesa

Cuando se creía un 'superhéroe' no podía llorar. «Me perdía muchas cosas por sufrir». Da muchas vueltas sobre la muerte, la asume como piedra angular de su labor, es su cronómetro, la que juzga su valía. «Podemos perder porque la vida o la muerte no está en nuestras manos. Nada más que con nuestros conocimientos podemos engañarla, humanizarla». Sigue traumatizado, sigue escribiendo.

«Pretendo ayudarme a mí y a otros compañeros; todos han empatizado con los pacientes y el equipo de mis historias». «Se ha convertido en un compromiso moral y una obligación, hay mucha gente detrás ya », se confiesa estresado: «He perdido seis kilos desde que publiqué el libro».

En el libro se plasman 29 vivencias. Ataques epilépticos, accidentes de tráfico, comas etílicos -los que más-, pero también, un parto en una casa y vidas salvadas. Cada una de ellas sirve como una parábola que invita a la crítica social, la concienciación y el fomento de la humanidad.

Alberto Luque posa en los baños del Carmen en una foto cedida para el reportaje.
Alberto Luque posa en los baños del Carmen en una foto cedida para el reportaje. / SUR

«Huyo del morbo»: un libro de verdades y vida

No sabe qué género ha escrito: «Lo encasillaremos en 'de relato', aunque no sé decir. Los lectores lo catalogan como un libro de verdades y de vida; he procurado quitarle drama, no añado sangre ni vísceras», explica Luque, empeñado en dar una visión positiva sobre derrotas y sufrimiento. «Esta profesión se ha relacionado siempre con ese enfoque, pero no quiero venderlo así».

De hecho, la portada del libro es un diseño infantil; colores vivos, alegres y trazos redondos. «Lo que va dentro tiene suficiente dureza como para ponerlo en primera página», explica, porque no lo hace por dinero: «Las editoriales me pidieron añadir risas y anécdota, y restar penas, pero entre vender libros y no hacerlo, me quedo con la verdad y sus consecuencias». 'Batallas de una ambulancia' está autoeditado con Círculo Rojo.

Vivir es cuestión de urgencia

«La reflexión que hago es que vivir es cuestión de urgencia». Ve la muerte muchas veces, lucha contra ella, por eso me pide que disfrute con entrevista, con la cerveza de después, escribiendo esto. «No hay un objetico único, son varios. Ganar dinero no es uno de ellos, si quieres ganar dinero no escribas un libro», dice entre risas. «Lo que hago lo puede hacer cualquier profesional en cualquier profesión».

Niños inconscientes por el alcohol cada fin de semana

Es lo que más se sucede, por desgracia. «Los padres no aceptan que su hijo tenga un coma etílico. Por eso se frustan y actúan mal. Echando la culpa a todos menos a su hijo». La historia se repite muchas veces. «A ver si entre todos tomamos conciencia que tenemos un problema muy grave con el consumo de alcohol en menores», dice, acostumbrado a asistir a los intoxicados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos