Aroa Moreno: «A España le ha faltado trabajar por un relato histórico común»

José Antonio Mesa Toré, Aroa Moreno y Pablo Aranda, ayer en el centro cultural María Victoria Atencia. /Alberto Gómez
José Antonio Mesa Toré, Aroa Moreno y Pablo Aranda, ayer en el centro cultural María Victoria Atencia. / Alberto Gómez
Aula de cultura SUR

La poeta y narradora madrileña construye en ‘La hija del comunista’ una historia sobre el sufrimiento del exilio y los «muros interiores»

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Tenía claro que quería escribir una historia verosímil, de corte político, pero despojada de la estrechez de los relatos históricos. Y atendiendo a críticas como la de Almudena Grandes, que la ha descrito como «una novela perfecta», Aroa Moreno lo ha conseguido. ‘La hija del comunista’ (Caballo de Troya, 2017), el debut en la narración de la poeta y escritora madrileña, ganadora del premio El Ojo Crítico de RNE, recrea la vida de una familia de emigrantes españoles en la Alemania el Este, un argumento que le ha permitido conocer cómo el país centroeuropeo ha asumido los capítulos más negros de su historia reciente. Moreno presentó ayer su novela en el centro cultural María Victoria Atencia con motivo del ciclo ‘Un café cargado de lecturas’, organizado por el 27 de la Diputación de Málaga en colaboración con el Aula de Cultura de SUR.

Moreno, presentada por el poeta y director del Centro Generación del 27, José Antonio Mesa Toré, y por el escritor y director del Aula de Cultura de SUR, Pablo Aranda, considera que, a diferencia de Alemania, en España «ha faltado trabajar por un relato común» de la historia: «Allí se han ocupado de trazar una memoria colectiva que no excluya a nadie, aunque ahora parece que los más jóvenes ignoran qué ocurrió en Auschwitz, pero en nuestro caso aún tenemos una asignatura pendiente, porque las víctimas de uno de los bandos no tienen nombres ni apellidos ni sabemos dónde descansan». La narradora madrileña detalló la importancia que tuvieron sus encuentros con Mercedes Álvarez y Nuria Quevedo, exiliadas en su infancia a consecuencia de la Guerra Civil. Aquellas entrevistas supusieron el revulsivo definitivo para que Moreno concluyera su novela después de pasar meses atascada en las labores de documentación. También influyeron en la construcción del personaje principal, Katia, hija de un miembro del Partido Comunista de España exiliado en el Berlín oriental: «Me di cuenta de que el muro, que para mí es una aberración, para ellas resultaba un mal necesario, aunque estuvieran equivocadas». Aquella reflexión dio paso al dibujo preciso de personajes marcados por el sufrimiento de las barreras físicas pero también por sus «muros interiores».

Almudena Grandes define la novela como «perfecta» y Pablo Aranda destaca «su lenguaje poético»

Pablo Aranda destacó «el lenguaje poético» de la novela y recordó que su autora ha publicado los poemarios ‘Veinte años sin lápices nuevos’ (Alumbre, 2009), y ‘Jet lag’ (Baile del Sol, 2016). Moreno, licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y especialista en información internacional y países del sur, adelantó que no tiene intención de volcar la documentación recabada en un trabajo periodístico y última su próximo poemario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos