Diario Sur
Reseña

El ojo cegador de la belleza

Una de las portadas de 'The Beauty'.

Una de las portadas de 'The Beauty'.

  • Jeremy Haun y Jason A. Hurley se plantean un mundo en que una enfermedad de transmisión sexual consigue los cánones idolatrados por la sociedad

«Oiga, tenemos una epidemia como no se ha conocido nunca. Esto no es el ébola, ni el sida. Esto es algo que la gran mayoría de esos imbéciles quería». Jeremy Haun y Jason A. Hurley eligieron a un mandamás de la industria farmacéutica para plantear el gran dilema nunca antes planteado. ¿Y si una enfermedad de transmisión sexual consiguiera lo que tantos deseaban? Cuerpos magros, facciones simétricas, pechos firmes y turgentes. Lo único que necesitaban era ser contagiados por esa ETA que el mundo bautizaría con el seductor nombre de 'La Belleza'.

La premisa de la que parte 'The Beauty' es novedosa y atrayente. ¿Qué elegir? En una sociedad que adora la belleza como un regalo divino, ¿por qué rechazarlo? Es demasiado atrayente y cegador a pesar de las incógnitas. Y una vez enfermos sin aparentes efectos secuandarios, ¿quién querría volver a su estado inicial? Haun y Hurley se atreven a hacer una división aproximada entre los que corrieron a contagiarse y los que prefieron seguir lo que la naturaleza les mandaba. Desgraciadamente, la historia de los norteamericanos deriva a acción, aventuras y detectives sin ahondar demasiado en esa posible distopía filosófica o de ciencia ficción. Ni siquiera se acoge a los códigos del horror a pesar de las excelentes portadas -la recomendación del tomo de «sólo para lectores adultos» se debe más al sexo y al desmembramiento carnicero-. No serán las preguntas las que harán estallar la cabeza de los seres humanos que pueblan ese planeta cercano.

No obstante, para aquellos que quieran disfrutar de una buena historia de complots, acción y personajes con algunas aristas por descubrir Panini ha agrupado en un tomo los seis primeros números de la serie ganadora del Pilot Season. Un poco de cuerpos perfectos, otro de batallas verbales y persecuciones animan una historia de acción entretenida con posibilidades potenciales tanto para los villanos como para los héroes. Y poco tiempo para reflexionar -lo hay-, porque la cuenta atrás ya ha comenzado. No es un cómic en el que los personajes se cuestionen como Martin Eric y Rustin Spencer en la primera temporada de 'True Detective'. Más que nada porque no disponen de décadas para resolver el asunto. De hecho, puede que no cuenten ni siquiera con un par de días.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate