Vila-Sanjuán confiesa que la figura de Jordi Puyol «desencadenó» su última novela

Sergio Vila-Sanjuán, entre Cristina Consuegra y Pablo Aranda, ayer, en el Aula de SUR. :: álvaro cabrera
Sergio Vila-Sanjuán, entre Cristina Consuegra y Pablo Aranda, ayer, en el Aula de SUR. :: álvaro cabrera
  • El periodista y escritor bucea en la vida de un político y empresario en 'El informe Casabona', una intriga con sabor a género negro que ayer presentó en el Aula de SUR

Cuando el todopoderoso Jordi Puyol se tuvo que enfrentar hace unos años al escándalo del presunto enriquecimiento ilícito de toda su familia, al periodista Sergio Vila-Sanjuán le pidieron que realizara un perfil del presidente Catalán desde el punto de vista de su influencia política en el ámbito cultural. La sorpresa del autor del artículo es que el propio retratado le mandó un correo electrónico mostrándole su rechazo a lo publicado. «Nos intercambiamos varios mensajes y me llamó la atención que, un hombre que tenía uno de los grandes retos de su vida en los juzgados, tuviera el humor y el tiempo de discutir conmigo los argumentos de su legado», reveló ayer el escritor que, no se considera «precisamente puyolista», pero se preguntó sobre cómo juzgar al personaje. Si por el antifranquista que se enfrentó a un tribunal militar o el corrupto que creó todo un negocio familiar a la sombra de la Administración. «Esa reflexión ha sido uno de los desencadenante de mi última novela», 'El informe Casabona', señaló ayer el autor.

Desde que publicó su nuevo libro hace unas semanas, han sido varias las entrevistas en las que Vila-Sanjuán ha sido preguntado por el personaje real que se esconde tras el político y empresario Alejandro Casabona, eje central de su reciente novela. Y el autor siempre ha contestado que no es nadie en concreto y muchos a la vez. Anoche, durante la presentación de la novela en un acto organizado por el Aula de Cultura de SUR, con la colaboración de la Obra Social La Caixa, y en relajada charla con la escritora Cristina Consuegra reveló que uno de los perfiles que influido en su malogrado protagonista es Jordi Puyol. Y es que Casabona muere en circunstancias muy dudosas, por lo que un periodista recibe el encargo por parte del Instituto de Estudios Éticos de investigar la vida del fallecido para saber si su trayectoria es intachable y pueden aceptar los millones que les ha dejado en herencia. Y todo depende del momento desde el que juzguemos a ese personaje.

Mirada al empresario

Aunque Vila-Sanjuán se planteó en un principio una novela policiaca, prefirió llevarse a su terreno la intriga con una investigación periodística sobre un «hombre de poder». Particularmente sobre un emprendedor e industrial. «Me interesaba mucho el empresario como personaje literario ya que tengo la impresión de que la novela y el cine lo ha retratado siempre desde el estereotipo del malvado y el explotador», explica el autor de la novela, que completa los perfiles del magnético e influyente Casabona con los de político y mecenas cultural. «De hecho, le regalo en la novela la propiedad de una colección de arte sobre la alegría de vivir que en el fondo es la que me gustaría tener a mí», confesó este periodista que dirige el suplemento cultural de 'La Vanguardia'.

El autor aseguró que no distingue entre «alta literatura y 'best-sellers', sino que lo importante es ser genuino». Un voz única que el periodista ha encontrado al «explicar la memoria de la élite social barcelonesa», señaló el también autor de 'Estaba en el aire' (Premio Nadal 2013), que añadió que el mercado editorial ha descendido a los niveles de los años 80. «El esplendor de la cultura de los 90 cayó en 2006 y ha obligado a un reajuste», radiografió Sergio Vila-Sanjuán que, al momento, añadió: «Menos en Málaga porque si en todas partes cierran museos, aquí los abrís».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate