Libros sin fronteras Vértice e-Learning IC Editorial ICB Editores

  • Las editoriales malagueñas especializadas en formación lideran el mercado andaluz y viven su gran expansión en Latinoamérica

Mientras en algunas fronteras se levantan muros para subrayar la diferencia, en otras latitudes se tienden puentes hacía esos territorios más allá de los límites. Precisamente, construir un viaducto, una carretera o simplemente hacer una reforma es lo que se puede encontrar en los manuales de 'Edificación y obra civil', uno de los títulos publicados por la editorial malagueña ICB. Su catálogo es difícil de abarcar. Hay de (casi) todo en sus 672 títulos sobre formación en materias que van desde la urbanización a la carpintería, pasando por la seguridad, el medio ambiente, el turismo, la educación o el comercio, entre otros. Especialidades que, con sus matices y diferentes enfoques, también se pueden encontrar en la colección de Vértice e-Learning y de IC, las otras dos editoriales malagueñas que han convertido nuestra provincia en líder indiscutible de la publicación de manuales de formación en Andalucía y en el tercer foco nacional del sector, junto a Madrid y Barcelona. Los libros de capacitación profesional hace tiempo que tocaron techo en España, por lo que las compañías malagueñas han tendido puentes de papel hacia Iberoamérica, un mercado de millones de lectores y con mucho por hacer en formación. «Tenemos corazón latino», asegura Ismael Gálvez, director de Marketing de la editorial antequerana IC.

«Pese a nuestra fuerte implantación en España y, ahora, nuestra expansión en Latinoamérica, las editoriales hemos realizado una labor muy silenciosa y incluso en Málaga se conoce poco que somos una potencia en este sector», explica Antonia Ruiz, que dirige ICB Editores junto a sus socios Juan Antonio Ocaña y Jesús Baranco. Este último continúa con el argumento y explica que el 70% de la facturación de la editoriales andaluzas está en Málaga y, en buena medida, «se debe al volumen de publicación de los libros de formación», señala el editor, que pone sobre la mesa los últimos datos de venta. El ejercicio 2016 aún no está cerrado. Pero están los datos del año anterior: 38.419 volúmenes distribuidos en papel y ventas por un millón de euros. El formato tradicional sigue teniendo vida, aunque desde ICB destacan que cada vez conquistan más mercado y lectores las plataformas 'on line' y la venta de estos títulos en formato electrónico.

Desde la editorial IC ya no distinguen entre formatos de publicación digital o papel y hablan de 300.000 personas que se ha formado el pasado año con su catálogo de 1.500 títulos con mucho oficio. Precisamente en el comercio electrónico está buena parte de la expansión actual de las editoriales malagueñas, cuyo volumen de negocio acapara en torno al 30% del sector a nivel nacional, según Jesús Baranco, que también forma parte de la junta directiva de la Asociación de Editores de Andalucía. El socio de ICB hace memoria y retrocede al año 2002, fecha en la que comenzó la actividad de su compañía para servir de apoyo a un mercado al alza. «Los centros de formación profesional más importantes de la comunidad estaban en Málaga por lo que nosotros fuimos un reflejo de la necesidad de cubrir contenidos y generar manuales para esa enseñanza profesional», explica Baranco que, desde 2011, ha visto cambiar mucho la actividad. Primero con la eliminación de los cursos a distancia que obligó a reconvertir aquella teleformación en 'on line', segundo con el descenso de ventas de las ediciones de papel y, finalmente, con la polémica de casos de corrupción como 'Edu' que paralizaron por completo los fondos públicos para programas de formación que se nutrían con los libros publicados por estas editoriales.

Crisis vs oportunidad

Pero lejos de acabar con el sector, la crisis se ha convertido en una oportunidad. Las editoriales malagueñas leyeron entrelíneas la situación y pusieron un pie en las ferias de libros latinoamericanas, como es el caso de la de Guadalajara (México), y sus catálogos necesitaron poco tiempo para pisar el acelerador. «Lo que empezó con pequeñas ventas pronto se convirtieron en grandes pedidos, como una partida de 3.000 libros para Chile», explica Ismael Gálvez que añade que, en 2015, la empresa antequerana IC abrió sucursal en la capital del país azteca para atender clientes que van desde Argentina a EE UU. De hecho, muchos de esos inmigrantes en Norteamérica que son ahora son mirados con recelo por la presidencia de Donald Trump se han formado y capacitado en oficios de todo tipo con manuales en español editados por las empresas malagueñas.

Tanto la antequerana IC como la malagueña ICB comparten ruta por las ferias de libros de Buenos Aires y Bogotá, donde no solo muestran sus respectivos catálogos. «También recibimos peticiones de nuevos títulos y los producimos específicamente para ellos», explica Baranco, cuya editorial publica en Colombia en alianza con Ediciones de la U y destaca el gran interés en Hispanoamérica por los libros relacionados con las obras civiles. Por su parte, Gálvez añade otras dos temáticas de moda en la formación en estos países: el medio ambiente y la automoción. «Si no existe alguna materia o disciplina concreta, buscamos al experto adecuado que nos escriba el libro», asegura Jesús Baranco que tiene en su catálago hasta un manual de uso de la porra de policía.

México, Colombia y Chile son los mercados con mayor implantación de Vértice e-Learning, que dispone de un fondo con 4.000 contenidos temáticos. «Latinoamérica es una zona estratégica y en la que contamos con una ventaja porque nuestro catálogo está adaptado a los títulos oficiales de nuestro país que, por regla general, cuentan con una exigencia y requisitos que superan los estándares iberoamericanos», señala Alfonso Ochoa, director general de Vértice, que sostiene que acudir con la Marca España al mercado latino es un «respaldo» en el terreno de la formación profesional.

Todas las editoriales malagueñas coinciden que, en la otra orilla, el formato papel sigue teniendo una presencia mayoritaria y que la tecnología permite producir bajo demanda por lo que ya que no es necesario que los libros amontonen polvo en los almacenes. «Editamos el volumen una vez que llega el pedido y se sirve en 48/72 horas», añade Jesús Baranco, de ICB. Una rápida respuesta que incluso es posible en Latinoamérica. «Nos da igual que nos compren en Madrid o en Argentina, México, Colombia o Perú, porque, en cuanto se produce la venta, el volumen se produce en el propio país de destino y llega al destinatario en tres días como máximo», explica Ismael Gálvez, de IC.

También titulaciones

La innovación no sólo ha permitido afinar la producción tradicional de libros en papel, sino que también ha facilitado que alguna editorial pueda también convertirse en centro de formación con capacidad para expedir titulaciones oficiales en España. «La formación 'on line' cuenta con contenidos específicos como vídeos y un soporte interactivo que permite un aprendizaje por competencia, lo que nos faculta para expedir certificados de profesionalidad», explica Alfonso Ochoa, que añade que Vértice e-Learning ha adaptado en los dos últimos años todo su catálogo a la formación por Internet por lo que ya está en disposición de ofrecer 104 certificados oficiales. «El concepto tradicional de editorial de papel se ha superado porque en España la formación 'on line' es ya una realidad», asegura.

Un camino que también es una realidad en las compañías ICB e IC, que han desarrollado sus contenidos para la formación por Internet, lo que las sitúa en posición prioritaria ante los millones de clientes potenciales en Latinoamérica. «El futuro es audiovisual y las editoriales, más que competencia, somos colaboradoras porque hay mercado para todas», concluye el responsable de Vértice.

títulos en el ámbito de la capacitación profesional se distribuyen entre las tres editoriales malagueñas: ICB, Vértice e IC. Un catálogo que en los últimos años se ha adaptado a la formación 'on line', cada vez más extendida.

Ha reconvertido su catálogo en 4.000 contenidos temáticos que están desarrollados fundamentalmente para la formación en Internet y los certificados de profesionalidad. Sus ventas el último año fueron de 1,7 millones euros.

La compañía antequerana ofrece más de un centenar de certificados de profesionalidad, aunque solo como proveedor de contenidos para centros de formación. Paralelamente, distribuye en el mercado de habla hispana su catálogo de 1.500 títulos en formato libro.

Pioneros en el salto Iberoamérica, esta empresa malagueña también ha realizado la reconversión de su catálogo al mercado 'on line'. Además de la formación, ha puesto en marcha otras líneas editoriales sobre pedagogía, infantil, escuela de padres o 'De lo humano a la empresa'.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate