Diario Sur

Ángel Alcalá: «Al-Andalus fue luz y esplendor, pero nos da vergüenza reivindicarlo»

Ángel Alcalá, ayer, en la presentación del libro.
Ángel Alcalá, ayer, en la presentación del libro. / Ñito Salas
  • El escritor destaca la luminosidad del medievo en España frente a la oscuridad europea en la presentación de ‘La alquimia en al-Andalus’

Ibn Habib, Ibn Masarra, Ibn Bayya o el malagueño Ibn Gabirol... ningún nombre le es extraño a Ángel Alcalá, que recupera a estos y otras decenas de sabios en ‘La alquimia de al-Andalus’, su nuevo libro en el que bucea en la vinculación que ciencia y arte mantenían en la época andalusí. Y mientras Europa pasaba por un medievo oscuro, en Andalucía y la España árabe se vivía «luz y esplendor, aunque ahora nos dé vergüenza reivindicarlo», se lamentó ayer el escritor y homeópata en la presentación de su nuevo volumen en el Ateneo de Málaga.

«Recuperar al-Andalus no es reivindicar el Islam, sino un mundo de cultura inigualable», insistió ayer el autor malagueño, que recordó que aquella Andalucía llegó hasta la localidad navarra de Tudela y que la escuela de traductores de Toledo era un lugar de expansión del conocimiento y de peregrinación. «Los andalusíes crearon miles y miles libros de sabiduría, aunque nos han cercenado esta memoria que no se ha transmitido», insistió Ángel Alcalá, que fue presentado por la médico y homeópata Margarita Souvirón y el vocal de Salud del Ateneo, Ginés Martínez.

Parte de ese legado olvidado es la alquimia. Y no solo la mineral que buscaba convertir los metales en oro. Sino también la alquimia vegetal que trataba la curación por símiles y su búsqueda del oro consistía en encontrar el elixir que sanara las enfermedades. «En al-Andalus también se vivió el esplendor de la alquimia pero apenas se ha estudiado», añadió Ángel Alcalá que descubre precisamente esas fuentes en su nuevo volumen para mostrar como la alquimia vegetal es precisamente el antecedente de la actual homeopatía.

Alcalá aseguró que en el medievo árabe se contemplaba al hombre como una unidad de «mente, alma y cuerpo», por lo que lo sagrado iba de la mano de las ciencias. «Los alquimistas eran también filósofos, médicos y poetas, matemáticos y astrólogos, mientras que en la actualidad la alquimia ha perdido su mística porque la ciencia moderna se ha desacralizado», añadió el especialista, que hizo una defensa del poder curativo de la homeopatía que, a su juicio, es denostada porque «nos recuerda que somos seres sagrados». «La homeopatía desafía el mercantilismo moderno, porque es barata y encima cura, por lo que es una amenaza para las farmacéuticas», afirmó Alcalá para rechazar los «ataques» a esta disciplina.

Por ello, aquellos alquimistas de al-Andalus, que eran también ilustrados, fueron «los científicos de la época» y formaron además parte fundamental de las cortes de los califas. «Abderramán II se rodeó de astrólogos, filósofos y poetas, mientras que hoy Rajoy y cualquier gobierno está rodeado de economistas y financieros... ese es el retrato de cada momento histórico», comparó el también autor de ‘Poliedro de Hermes y flores de Bach: filosofía, medicina, física y terapéutica’, que insistió en que el origen de la actual homeopatía se encuentra en la esplendorosa al-Andalus.