Diario Sur

El periodista Fernando Goitia, autor de 'La sacudida'. :: fernando gómez
El periodista Fernando Goitia, autor de 'La sacudida'. :: fernando gómez

De la devastación del Mitch al tiro en la nuca

  • Tras editar esta novela como libro electrónico, Ediciones B publica en papel este 'thriller' que bucea en el origen de la violencia terrorista

Nació y se crió en el País Vasco. En aquella etapa dura en la que el terrorismo no solo golpeaba con bombas y tiros en la nuca, sino en la que el clima ambiental empujaba a muchos jóvenes a meterse en la 'kale borroka' y, más tarde, matar. Años después se marchó a Centroamérica como corresponsal y vivió e informó del suceso natural más devastador de su vida: el huracán Mitch. Ambos momentos forman parte de la biografía del periodista Fernando Goitia (Bilbao, 1969), que ha enlazado esa memoria con la ficción para debutar en la novela con 'La sacudida', un 'thriller' en el que aquel desastre natural actúa como «juego de espejos» en el que un etarra y un guerrillero sandinista se enfrentan a sus propios fantasmas.

La novela arranca con una imagen impactante: las 3.000 almas que quedan sepultadas por el desprendimiento de la ladera de un volcán. Entre las víctimas del Mitch está un hondureño que salva la vida gracias a la ayuda de un vasco. Pero ni uno ni otro son lo que parecen. El español es un etarra arrepentido que esconde su identidad y el centroamericano es un guerrillero reconvertido en sicario cuya misión era precisamente eliminar a su salvador. Ahí arranca esta historia que tiene formato de viaje por los escenarios de la catástrofe natural, pero que lleva más allá a los protagonistas, a los asesinatos del pasado de ambos.

«Los seres humanos sólo aprendemos cuando nos queda más remedio y, por eso, enfrento a estos personajes a una situación límite», explica Fernando Goitia, jefe de Actualidad en la revista 'XLSemanal' y que cubrió el desastre del huracán Mitch en 1998 para el periódico 'El País'. «La novela reflexiona sobre aquellos que han matado por sus ideas y con el tiempo ven que son absurdas», señala el periodista y escritor, que busca la «raíz del problema» la presión social y familiar que empujaba a algunos jóvenes a dejarse convencer por el terrorismo.

Una lucha «estúpida»

«Cuando eres joven no tienes una ideología clara, sino que el proceso comenzaba con los amigos, de ahí a las herriko tabernas, después la 'kale borroka' y casi como un proceso natural se acababa pegando tiros», comenta Goitia que retrata a uno de esos «peones» que, empujado por la época y las circunstancias, entró por voluntad propia en la banda para darse cuenta después de que se había convertido en un asesino por una lucha «estúpida que no servía para nada».

Al periodista, que recibió el Premio Iberoamericano de Periodismo Lázaro Carreter por su cobertura del desastre del Micth, le rondaba esta historia desde 2003, aunque no la remató hasta 2012, poco después del cese definitivo de la violencia armada de ETA. De entonces ahora, numerosos autores vascos han comenzado a dar su visión de aquella etapa de plomo. Y aunque Goitia piensa que se debería haber comenzado antes del alto el fuego, el autor se felicita de que por fin se afronte una «revisión desde dentro». «Fue un problema brutal para el País Vasco y toda España, por lo que cuanta más gente hable con claridad y con más puntos de vista, mejor», considera el periodista que, en 2015, lanzó su novela en edición digital. «Fue la mejor opción ya que soy un autor desconocido y el sector editorial vive una gran crisis, pero no tardaron en aparecer editoriales que se entusiasmaron por publicarla en papel», relata el autor que no esperaba una segunda vida para su libro. Como tampoco contaban sus protagonistas con una segunda oportunidad.