Diario Sur

Marta Sanz revisa los prejuicios y tabúes de las relaciones amorosas en 'Éramos mujeres jóvenes'

Mezcla ensayo, reportaje y memorias personales para revisar las relaciones amorosas y sexuales de la Transición democrática que intentaba librarse de la pesada herencia del postfranquismo. Esa es la idea que sostiene 'Éramos Mujeres jóvenes' (Fundación José Manuel Lara), el nuevo libro de Marta Sanz (Madrid, 1967), que ayer presentó en Málaga su obra en el ciclo 'Con A de Autoras' del Centro Andaluz de las Letras y el Instituto Andaluz de la Mujer.

Siguiendo la estela de Carmen Martín Gaite y su libro 'Usos amorosos de la postguerra Española', 'Éramos mujeres jóvenes' viene a ser una actualización de aquel volumen con una aproximación a los prejuicios y los tabúes que rodeaban los usos amorosos del postfranquismo y la primera democracia. Una época que sirve a la autora de 'Farándula' para desdecir o matizar muchos de los lugares comunes que siguen asociados a las relaciones afectivas o sexuales desde la perspectiva de las mujeres.

Para describir un recorrido que se aleja por igual del mito del amor romántico y de la auto-explotación comercial impuesta por el neoliberalismo, Marta Sanz, que estuvo acompañada ayer por la poeta Cristina Consuegra, alterna la evocación de las propias vivencias con las de un grupo de amigas, a las que de nomina sus «corifeas», nacidas entre finales de la década de los cincuenta y comienzos de la de los setenta, que comparten con la autora su experiencia o sus decepciones desde la adolescencia a la edad madura. El conjunto traza un revelador autorretrato generacional en torno a cuestiones que rara vez trascienden las conversaciones íntimas.