Diario Sur

Los libros del videoclub

Emilio Díez y Frank Muñoz, con algunos de los libros del catálogo de Applehead Team en la librería En Portada Cómics. :: paula hérvele
Emilio Díez y Frank Muñoz, con algunos de los libros del catálogo de Applehead Team en la librería En Portada Cómics. :: paula hérvele
  • Los nuevos lanzamientos rescatan al autor de 'Los Gremlins', revisan a Michael Jackson desde el cine y repasan los superhéroes de cómic llevados a la gran pantalla

  • En apenas dos años, la editorial Applehead Team se ha hecho un hueco en las librerías con su reivindicación del cine de los 80, desde Cannon Films a las películas de Ozores

Nació por casualidad. Cuando se reunían solían ponerse a recordar películas de su juventud, entre las que no faltaban 'Desaparecido en combate', 'Contacto sangriento', 'Yo, el Halcón', 'Masters del universo', 'Superman IV', 'El guerrero americano' o 'El tren del infierno'. Cintas de culto que hacían furor en los cines y los videoclubs de los 80 y que salieron de una misma productora norteamericana: Cannon. Pero para su sorpresa, aquella mítica compañía que brilló con las patadas y los tiros de Chuck Norris, Charles Bronson, Sylvester Stallone o Jean-Claude Van Damme no tenía quien le escribiera. Y decidieron poner fin a ese silencio. «Casi sin pretenderlo publicamos 'Cannon Films: La generación del videoclub' y, para nuestra sorpresa, se vendió sin parar», recuerdan los malagueños Frank Muñoz y Emilio Díez, que junto al extremeño Pedro José Tena dirigen la editorial Applehead Team. «Lo publicamos hace dos años, pero llevamos tres ediciones y todavía nos llegan pedidos», señalan. Un éxito de público que les animó a convertir aquel libro en una saga con la secuela 'Más Cannon'.

La devoción al cine de los 80 alimenta el catálogo de publicaciones de Applehead Team que, pese a su juventud, ha colocado ya doce libros en las estanterías de las librerías, donde no pasan desapercibidos. Han retratado al robótico Shwarzenegger en 'Terminator: El imperio de Skynet', de Adrián Sánchez e Iván Suárez; han reivindicado al gran artesano del cine español en 'Disparate nacional: el cine de Mariano Ozores', de Javier Ikaz -uno de los creadores del fenómeno 'Yo fui a EGB'-, y han radiografiado al gran autor del terror del siglo XX en 'Here's Johnny! Las pesadillas de Stephen King', del malagueño Tony Jiménez. Unos libros que, aseguran, surgen de la «pasión» por el cine y la cultura ochentera.

«Applehead es un videoclub hecho papel», ilustra Emilio Díez que creció haciendo colas en las tiendas de alquiler de VHS. Lo mismo que Frank Muñoz que, además fue dependiente del popular videoclub La Fuente de Torremolinos, toda una escuela de la que se siente deudor. «Fuimos de una generación que nos sentábamos a disfrutar de las películas, aunque estuviesen mal hechas o con pocos medios, mientras que ahora las cintas se analizan demasiado y todos parecemos críticos de cine en lugar de espectadores», asegura Muñoz, que no oculta la devoción por lo que le gusta. Además, ha venido perfectamente uniformado a la entrevista con la camiseta del libro de Cannon Films, mientras que Díez exhibe un modelo con la imagen del volumen que han publicado sobre Stephen King. «Cuidamos mucho las portadas... tanto como para que al lector le den ganas de hacerse una camiseta con ellas», apostillan.

Esa misma filosofía es la que cuenta a la hora de publicar. No solo buscan autores y temas de los que nadie ha escrito, sino que priman la calidad sobre la economía. «No nos importa el número de páginas sino que le decimos al autor que escriba el libro y que nosotros nos ocupamos de publicarlo», explican los editores que también evitan superar los 20 euros por volumen y suelen situarse en 16-18 euros. «Con los sistemas actuales de edición podemos realizar tiradas más cortas y ajustadas a las ventas para ofrecer estos precios», explican Muñoz y Díez, que intentan evitar libros como uno sobre Jesús Franco que prometía la filmografía definitiva del director en algo más de un centenar de páginas. «¡Pero si el tío Jess tiene más de 200 películas! ¿Cuánto le dedican a cada película?», exclaman y se preguntan.

Pequeñas librerías

Junto a los ensayos sobre cine, la editorial también ha abierto una línea de ficción, en la que tiene protagonismo el terror y la fantasía en múltiples versiones. «Son novelas que nos gustan, también raras y que tal vez nadie se atreve a publicar», señala Díez, que recuerda que abrieron la colección con un autor de la casa, Tony Jiménez, y su 'Tormenta sangrienta'. Un voluminoso libro de 662 páginas que ilustra a la perfección la apuesta de la editorial por nuevas firmas sin escatimar recursos. Ya va por la segunda edición.

Tras ella, también han publicado del mismo autor malagueño 'Acto de venganza', mientras que recientemente han lanzado la perturbadora 'Violeta en el jardín de fuego', de Alicia Sánchez Martínez. «Cada vez nos llegan más manuscritos», confiesa Díez, que reconoce que se han abierto un hueco en el mercado y que los autores sobre el cine de los 80 «nos buscan». Pese a ello, Muñoz asegura que les gusta marcar la dirección en los libros de cine. Marca de la casa, sin duda. De hecho, para antes de Navidad ya tienen tres novedades listas para la imprenta que hará las delicias de los nostálgicos de los videoclubs.

Ya tienen en preventa 'Héroes de papel y celuloide', un ensayo de Álex Medina sobre las adaptaciones a la pantalla de los superhéroes de DC Cómic, mientras que en los próximos meses rendirán culto al rey del pop en 'Michael Jackson: magia en movimiento' y al mítico cineasta de 'Los Gremlins' con 'Joe Dante: en el límite de la realidad'. «Con todo lo que hay de Jackson, nuestro libro abordará su desconocida relación con el cine y los videojuegos, mientras que de Dante nunca se ha escrito... hasta ahora», explican Muñoz y Díez que, frente a las grandes superficies copadas por las editoriales generalistas, han encontrado en Amazon un escaparate muy visible para sus libros ochenteros. Aunque su legión de lectores está en las pequeñas librerías especializadas de toda España. Unos locales que han heredado la fascinación por aquellas películas con sabor a videoclub.