Diario Sur

La malagueña Isabel Bono debuta en la novela con el prestigioso Premio Café Gijón

Isabel Bono es autora de una veintena de libros de poemas y debuta en la novela con 'Una casa en Bleturge'.  :: sur
Isabel Bono es autora de una veintena de libros de poemas y debuta en la novela con 'Una casa en Bleturge'. :: sur
  • La poeta y narradora obtiene el galardón por 'Una casa en Bleturge', la historia de soledad y dolor de una familia que pierde a un hijo

Isabel Bono es poco amiga de los fogonazos de la popularidad y en esa decisión no pesa un gramo la impostura. Sólo que su camino parece otro. Silencioso y constante. Propio y cabal. Basta asomarse a la presentación de sí misma que traza en su blog para alisar cualquier rastro de doblez: «Cuanto más tiempo va pasando, más simple y corta se vuelve mi biografía: Me levanto cada mañana, escribo lo que he soñado, me ocupo de la casa, escribo mails (cada vez menos), barro la terraza, escribo poemas (cada vez menos), escribo prosa (cada vez más), leo, escribo». Y ese escribir cada vez más prosa ha desembocado en su estreno en la novela, nada menos que con el prestigioso Premio Café Gijón de este año.

La decisión del jurado se conocía ayer poco antes de la hora del almuerzo. Bono (Málaga, 1964), con una veintena de libros de poemas publicados y presente en multitud de antologías, se hacía con uno de los galardones más respetados de las letras españolas con 'Una casa en Bleturge', una historia sobre la soledad y el dolor que se queda a vivir en una familia que pierde de forma prematura a un hijo.

«Yo quería tocar la soledad y el dolor, porque nunca se gastan», esbozaba ayer Bono sobre el libro elegido entre casi 800 candidatos presentados al premio. «Emocionada» por la noticia, Bono presentó 'Una casa en Bleturge' como una historia «cortita y si entras no te aburres».

La novela que ha recibido el Premio Café Gijón 2016 -que cuenta con una dotación económica de 20.000 euros- está planteada a partir de capítulos «casi independiente» para que el lector pueda «retomarlo con el paso del tiempo».

Autora de libros de poemas como 'Ni héroe ni insecto' (Tema, 2001), 'Días impares' (Polibea, 2008), 'Pan comido' (Bartleby, 2011) y 'Hojas secas mojadas' (Isla de Siltolá, 2013), Bono sin embargo admitía ayer que en el colegio «odiaba» la literatura. Eso sí, con siete años ya había firmado su primer cuento. Luego, con el tiempo, «llegó la poesía». Y más tarde, allá por 2008, empezó a rondarle la cabeza la idea de su primera novela. «Comencé a leer autores nórdicos y me sentí cómoda y empecé a escribir como si fuera nórdica», bromeaba ayer la escritora malagueña.

Durante un viaje a Madrid, Bono se enteró de la nueva convocatoria, la número 66, del Premio Café Gijón -que antes recibieron los autores afincados en Málaga Alfredo Taján con 'El pasajero' (1996) y José Antonio Garriga Vela por 'El cuarto de las estrellas' (2013)- y la noticia le dio el impulso para rematar el libro que ha sido premiado.

Los encargados de tomar la decisión han sido Mercedes Monmany, Antonio Colinas, Marcos Giralt Torrente, José María Guelbenzu y Rosa Regás. En este punto, el jurado resaltó «no solo la indudable calidad literaria» de la novela de Bono, sino también el carácter «sumamente original y exigente» de la obra. Así, Rosa Regás destacó que Bono «ha sabido elegir el tono de cada uno de los personajes de esta tragedia familiar expresando los sentimientos que les unen y les separan».

«Cada una de las voces es creíble. Cada una de las situaciones que viven, cada una de las manías que los dominan y cada uno de los miedos que padecen son del todo verosímiles. La disección, a veces cortante, es tan perfecta que resulta tierna, cruel y realmente emocionante», sostuvo Regás.

'Una casa en Bleturge' será publicada por Siruela a principios del próximo año. Entonces, a Isabel Bono le tocará ponerse bajo los focos, aunque sea un rato.