Diario Sur

Sólo una historia con cáncer

María Hernández Martí, ayer, después de hablar de novela gráfica 'Que no, que no me muero'. :: ñito salas
María Hernández Martí, ayer, después de hablar de novela gráfica 'Que no, que no me muero'. :: ñito salas
  • María Hernández Martí presenta hoy la novela gráfica 'Que no, que no me muero', en la que relata con humor y lejos de la autoayuda su experiencia con la enfermedad

«A veces viene el mundo y te da un bocao». Eso le pasó a Lupe, una mujer de 38 años, con pareja, perro, familia, amigos, clientes que no pagan y un cáncer de mama. Aunque quien lo dice es su creadora, María Hernández Martí, que también recibió ese mordisco en forma de enfermedad. Narradora y periodista, la autora encontró en la escritura y en Lupe una forma de reflejar lo que le pasaba con «una intención muy concreta: contar una historia lo mejor posible». Por el camino, los relatos mutaron en viñetas y, junto al dibujante Javi de Castro, firma la novela gráfica 'Que no, que no me muero', que ya en su título avisa que el humor es una de las recetas fundamentales de un volumen que huye de las secciones de autoayuda de las librerías.

«No aspiramos a convencer de nada ni a ayudar a nadie, de hecho tanto Javi como yo huimos de cualquier mensaje moralizante o testimonial», explica Hernández Martí, que afirma tajante que «odia la autoayuda». «Buena estoy yo como para ayudar a alguien con consejos», exclama la autora canaria que, fiel a su espíritu periodístico que desarrolló precisamente durante su etapa en Málaga, ha compartido esta historia con el cáncer en un cómic que esta tarde presenta en Librería Luces (19 h).

Aunque Javi de Castro ve a Lupe con algunos rasgos físicos que también son reconocibles en María Hernández, no estamos ante una autobiografía con forma de cómic, ya que la autora también toma historias cercanas o de otras personas. «La mayor parte de los cuentos los escribí en tiempo real ya que las consecuencias del cáncer no pasan rápido», señala la escritora, que también hace vivir a Lupe historias prestadas e inventadas. «Es que sigo yendo al hospital a cada rato», añade Hernández Martí que huye de «dar pena» y lo consigue con ese humor que no esconde la realidad y que a veces es negro, otras irónico, en ocasiones sarcástico y, en el fondo, cargado de ternura.

En la línea de la novela gráfica 'Arrugas', 'Que no, que no me muero' ha acabado siendo una novela gráfica con forma de abecedario en la vida de Lupe, aunque en principio fue un blog, después un proyecto de libro de cuentos y, al final, un cómic en el que María Hernández ha encontrado la complicidad de Javi de Castro. «Nos reímos de las mismas cosas, pero sobre todo tiene talento narrativo», explica la escritora sobre el trabajo conjunto con el ilustrador que ha conseguido «que no se pierda nada de la voz original». «Publiqué mi primer libro -'Vida tinta'- con una editorial que no lo cuidó, pero ahora es diferente y estoy disfrutando», confesa la autora, que ha convertido un «bocao» de la vida en toda una historia.