Bach para pobres

Manuel Calderón ha dedicado todo su vida a ejercer el buen periodismo cultural. Por esa razón decir que ‘Bach para pobres’ es su primera novela es decir poco porque se advierte el poso de más de tres décadas de contacto con la literatura.

El relato arrastra a un itinerario iniciático por una Barcelona fantasmagórica donde aún era posible toparse con excombatientes de la División Azul que escondían una culpa ominosa: la de luchar del lado de Hitler o la de haber sobrevivido fingiendo la muerte en la nieve de Leningrado; una ciudad donde los chivatos policiales se infiltraban en los círculos anarquistas y donde era subversivo hasta el jazz de Nina Simone o las fugas de Bach.