Una lengua diversa y sin complejos

La biblioteca del Cilengua de San Millán acogió ayer el primer encuentro del Club de Amigos de Futuro en Español/Juan Marín
La biblioteca del Cilengua de San Millán acogió ayer el primer encuentro del Club de Amigos de Futuro en Español / Juan Marín

El Club de Amigos de Futuro en Español abre capítulo en San Millán de la Cogolla

LUIS JAVIER RUIZSan Millán de la Cogolla

La biblioteca del Cilengua en San Millán de la Cogolla (La Rioja), una gran sala en la que dominan la madera y los libros de materia religiosa, se convirtió en el particular del Club de Amigos de Futuro en Español, que ayer quedó oficialmente constituido ladera abajo de donde hace más de un milenio se escribieron las primeras palabras en español. Pero realmente el club nació al otro lado del charco, hace ya algún tiempo y en el interior de una saturada camioneta que recorría las calles de Medellín. En ella, recordó Benjamín Lana, director editorial de Medios Regionales de Vocento, viajaba, entre otros, Leonor González Menorca, consejera de Desarrollo Económico e Innovación del Gobierno de La Rioja, que se comprometió a impulsar la iniciativa. «Toda esa energía positiva, todo ese conocimiento mutuo que suponían los encuentros de Futuro en Español no podía desperdigarse», apuntó Lana.

El club nace «con el objetivo de ofrecer una constante reflexión sobre nuestra lengua» y entre sus primeros ‘socios’ figuran cineastas, periodistas, escritores, sociólogos y científicos de ambos lados del Atlántico. Un grupo tan heterogéneo como diverso, recordaron, pero unido por la lengua y por la promoción del español como su principal razón de ser.

Noticia relacionada

José Luis Prusén, director de Diario La Rioja, explicó que tras siete años de Futuro en Español había llegado el momento de poner en marcha esta iniciativa:«No tanto como amigos del foro que es Futuro en Español, sino en la medida en que consideramos que nuestra lengua tiene una proyección importante y que junto a los mil años de historia que suma le quedan muchos miles más por vivir». Junto a él también participaron los directores de El Correo, José Miguel Santamaría; El Diario Montañés, Íñigo Noriega; y El Comercio, Marcelino Gutiérrez.

Los socios de la entidad apuestan por convertir el idioma en «lengua vehicular para la investigación y para la difusión científica»

Entre los asistentes a ese primer encuentro estuvo José Ignacio Ceniceros, presidente de La Rioja, que recordó que el español «no tiene fronteras ni límites ni barreras» y destacó «la importante la labor que pueden desempeñar los medios de comunicación y los sistemas educativos y tecnológicos en el uso correcto del español, en su promoción como lengua de divulgación científica o en su posicionamiento digital».

Además, Ceniceros sostuvo que es un idioma apto para «tender puentes y estrechar lazos» y abogó «por la defensa, difusión y buen uso del español en un momento de gran trascendencia para nuestro país: las circunstancias por las que atravesamos nos deben conducir a valorar más y mejor lo que nos une», completó.

En la misma línea, Benjamín Lana argumentó que «el español es ahora una lengua americana. Un idioma para el diálogo y la tolerancia. La defensa del idioma tiene que ser una disculpa para el encuentro entre españoles y latinoamericanos después de que en las últimas décadas cada uno haya mirado para un lado por distintos motivos». De igual manera, llamó a «ser capaces de canalizar los esfuerzos y cuidar esta espada láser que abre las puertas de millones de corazones y que es el español». Dicha defensa de la lengua empieza, según debatieron los ponentes, en el fuero interno de cada hispanohablante, en el sentimiento de orgullo de compartir un idioma con más de 550 millones de personas. «En ocasiones, sobre todo en el ámbito técnico, nos da vergüenza utilizarlo y lo que tenemos que hacer es defenderlo», dijo González Menorca.

Lo apuntó en los prolegómenos de un debate intenso en el que, por un lado, se defendió la necesidad de que «el español esté unido al descubrimiento científico y a la invención, de forma que sea una lengua vehicular para la investigación y la difusión científica», señaló Senén Barro, catedrático de la Universidad de Santiago de Compostela.

Los 24 fundadores del club destacaron además la necesidad de reforzar la presencia del español en la educación y hubo quien alertó del progresivo «empobrecimiento» del idioma ante la paulatina ‘colonización’ de las aulas por el inglés. «El contacto con otros idiomas no ha perjudicado nunca al español», reseñó Mario Jursich tratando de rebajar las alarmas, a quien completó el peruano Toño Angulo:«El español es la lengua más ingeniosa, más plástica, permeable y esponjosa para adaptar palabras de otras lenguas».

Fotos

Vídeos