El legado de John Williams

El dire ctor de la FSO, Constantino Martínez-Orts, hace de los conciertos un ejercicio de didáctica musical. :: iván gelibter/
El dire ctor de la FSO, Constantino Martínez-Orts, hace de los conciertos un ejercicio de didáctica musical. :: iván gelibter

La Film Symphony Orchestra vuelve a reunir a casi un millar de personas con el estreno de 'Los últimos jedi' como telón de fondo

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Un sable láser rojo -señal de los 'sith'- era lo primero que se veía ayer frente a las puertas del Auditorio Príncipe de Asturias de Torremolinos. El portador no era otro que Darth Maul, que acompañado de un morador de las arenas daba la bienvenida a las casi mil personas que un año más fueron a disfrutar del cine y de la música con la Film Symphony Orchestra (FSO), que repitió de nuevo el éxito de los últimos cuatro años. Ya dentro, en un enorme 'photocall' con una imagen del director Constantino Martínez-Orts levitando, estaba el resto del elenco de las diversas películas de Star Wars: Leia, Anakin, Kylo Ren y el resto de personajes de la saga siempre ha tenido un especial protagonismo en los espectáculos de la FSO, pero con el estreno de 'Los últimos jedi' este pasado viernes, el universo de George Lucas está por todas partes.

Sin embargo, este gran legado del músico John Williams no solo está entre Yaku y Tatooine. 'Tiburón', o 'Hook', por ejemplo, también son parte de la historia de las bandas sonoras que sonaron en el auditorio ante un público que, por cierto, tuvo que pagar entre 30 y 50 euros para disfrutar del espectáculo; un importante crecimiento en el precio de las entradas que, por otro lado, no ha he provocado en ningún caso que la asistencia ha sido menor. Bastaba con darse una vuelta en el descanso (el concierto duró dos horas y media) para observar que el público (muy heterogéneo) está compuesto de habituales que año a año no se pierden el nuevo 'setlist' que presentan cada año.

Además de John Williams, que sin él no se podría entender la historia del cine de los últimos 40 años, Hans Zimmer fue el otro gran protagonista de la selección de bandas sonoras. Sonaron la de 'Pearl Harbor' -unos 'inicios' impresionantes del compositor pero más difícil de reconocerle- y 'El hombre de acero', en la que su percusión ya era su seña de identidad tras su trabajo con Christopher Nolan en la trilogía de 'El caballero oscuro' y 'Origen'.

Martínez-Orts, el líder

Es más que probable que las claves del éxito de la Film Symphony Orchestra sean muchas (no hay que olvidar que es música clásica), pero una de ellas es sin duda alguna el carisma del director de la orquesta, Constantino Martínez-Orts. Además del gran anecdotario que traslada al público antes comenzar cada tema, Martínez-Orts ejecuta un ejercicio didáctico que hace aún más entretenidos los conciertos.

Una de estas anécdotas, precisamente, era sobre el abandono forzado de Alexandre Desplat de la composición de la banda sonora de 'Rogue One'. Pese a ello, el compositor ha sido nominado a los Globos de Oro por 'La forma del agua', categoría en la que competirá con John Williams ('The Post') y con Hans Zimmer ('Dunkirk'). Las estrellas de cine también están en la música.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos