Kiti Mánver: «’Sensible’ es lo más difícil que he hecho en mi vida»

La actriz malagueña Kiti Mánver./Javier Naval
La actriz malagueña Kiti Mánver. / Javier Naval

La malagueña se atreve con la danza contemporánea en una obra cargada de expresión corporal y sentimientos

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Aunque pasen los años no tiene miedo a la hora de afrontar nuevos retos. Casi medio siglo sobre el escenario han hecho de Kiti Mánver, (Antequera, 1953) una actriz capaz de adaptar su registro y reinventarse a las órdenes de cualquier guión. Uno de los platos fuertes del 35 Festival de Teatro de Málaga es ‘Sensible’, una adaptación multidisciplinar de la novela que Constance de Salm escribió en 1824, ‘Veinticuatro horas en la vida de una mujer sensible’. Mánver y el premio nacional de danza Chevy Muraday se suben a las tablas del Cervantes el próximo domingo, bajo la dirección de Juan Carlos Rubio, en el proyecto «más difícil» en la larga carrera de la veterana.

En ‘Sensible’, el personaje al que interpreta la malagueña –«una mujer muy mayor»–, descubre que su joven amante le ha sido infiel. «La obra cuenta las primeras 24 horas desde el desengaño en las que la mujer entra en una espiral de sentimientos y elucubraciones». Aquí es donde se esconde una de las grandes dificultades a nivel interpretativo:«Pasa por el odio, el amor, la pasión, el pánico, el rencor, la venganza... un sinfín de sentimientos, solo pensable en el cuerpo y en el ser de una mujer».

La actriz interpreta a Costance de Salm junto a Chevy Muraday a las órdenes de Juan Carlos Rubio

«La concentración es muy difícil porque los personajes no se ven pero interactúan»

No obstante, el verdadero desafío para la actriz es la danza contemporánea. «La mayoría del peso lo lleva Chevy Muraday», a quien define como «un auténtico jabato de la danza», pero ella también baila, aunque sea poco. Al tratar de describir por qué es lo más difícil que ha hecho en su vida, asegura que su personaje «no para» en ningún momento. «Son dos personas atrapadas por un amor en el escenario, en los ensayos era muy complicado».

El personaje de Muraday es una sombra de la mujer que expresa sus sentimientos a la que no puede ver, por lo que toda la carga dialéctica pesa sobre la actriz, una dificultad añadida más. El bailarín, mientras tanto, se encarga de crear «un movimiento bellísimo» en torno a las palabras de Mánver. «La concentración era muy difícil –en los ensayos– porque claro, yo a esa persona no la veo pero está ahí físicamente, compartimos dos espacios unidos por una obsesión». Pese a que la adaptación ha sido dura, Mánver asegura que ahora está «disfrutando mucho» porque «es muy hermoso de hacer».

Con ‘Sensible’, la actriz regresa a su ciudad natal. El director del Teatro Cervantes y responsable de la programación del festival, Juan Antonio Vigar, comentó a este periódico que Kiti Mánver es «un personaje muy querido» en su tierra. Ella es consciente de ello:«Siempre que te acercas a tu casa hay algo más cercano, es más cálido, desde luego».

Según explica, esa sensación se percibe en el escenario, aunque por lo general los actores traten de aislarse del exterior «y no dejar que las sensaciones afecten a la interpretación». «Cuando estás cerca de tu tierra hay algo que te reconforta aunque los estados de ánimo no deben afectar profesionalmente a tu trabajo», apunta.

Tras afrontar este nuevo reto, Mánver hace balance de su carrera: «De trabajadora he cumplido 50 años, en el teatro haré el medio siglo en 2019». Por sus ojos ha pasado la historia viva de la dramaturgia española –«¡es que empecé muy chiquitilla!»–. Su experiencia habla de evolución, «a veces positiva y otras veces negativa». Asegura que «se afrontan textos que no se han hecho en otras épocas y hay muchos autores, aunque les cuesta estrenar porque los productores apuestan por lo que saben que funciona».

«En el teatro, los sueldos de los hombres siguen siendo más altos que el de las mujeres»

A sus ojos, «la cultura no está pasando por un momento en el que cuente con mucho apoyo, pero se están haciendo cosas llamativas con propuestas muy nuevas». A la hora de definir el teatro habla de «riesgo» y se descubre ante «los chavales y las chavalas más jóvenes, que se han liado la manta a la cabeza para hacer producciones muy interesantes».

La mujer en el teatro

Preguntada por el papel de la mujer dentro y fuera del escenario, responde con naturalidad:«Pues hijo, eso está un poco como siempre, ¿no?». Entre toda esta evolución «se han dado pasitos» para eliminar las desigualdades, aunque reconoce que el teatro es un reflejo de la sociedad, marcada por el protagonismo del actor. «Los sueldos siguen siendo más bajos que los de los hombres», y un sinfín de injusticias más, ante las que las mujeres están «arañando pequeñísimas posiciones».

Mánver no tiene la respuesta ante esta situación, aunque señala al propio arte escénico como una herramienta de denuncia y lucha por cualquier causa:«A través del teatro se pueden contar millones de cosas, es lo más antiguo que ha creado el ser humano para conocerse, estudiarse y criticarse; es la vía perfecta para contar cualquier idea y reivindicar, desde luego». No obstante, «por sí solo no puede hacer nada, es necesaria una vuelta a la cultura y que se tome en serio a nivel institucional, parece que quieren que seamos cada vez más ‘borricos’».

De vuelta a su paso por Málaga con ‘Sensible’, define este festival y todos los que comparten su esencia como «una inyección de interés por el arte en la vida de las personas». Considera «importantísimo» que se hagan estos proyectos: «En el resto de Europa el teatro es algo muy preciado por la gente porque los de arriba dan ejemplo, al igual que ocurre con el resto de la cultura». Entre risas asegura que en España «no es habitual ver a los políticos en el teatro», una forma de escenificar la falta de apoyo y de reivindicar las bondades de este mes que Málaga dedicará al teatro.

En lo personal, asegura que tras haberse reinventado con ‘Sensible’, hay muchas cosas que quiere hacer como actriz desde la madurez:«He entrado en una etapa en la que puedo interpretar a madres y abuelas muy mayores aunque físicamente esté en buena forma».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos