La Junta licita el restaurante del Museo de Málaga 10 meses después de su apertura

A. J. L. MÁLAGA.

Han pasado diez meses desde la inauguración y ocho años desde que comenzaron las obras para convertir el palacio de la Aduana en la sede del Museo de Málaga; sin embargo, el trámite se hace por la vía de urgencia. De hecho, los interesados apenas tendrán 15 días naturales para presentarse al concurso para gestionar el restaurante y la cafetería del museo provincial.

La cafetería de la planta baja y el restaurante situado en la nueva cubierta de la Aduana son dos de los servicios básicos que aún quedan por poner en marcha en el equipamiento cultural. La biblioteca -cuyos fondos han empezado a llegar al palacio de Cortina del Muelle- y la sede de la Academia de Bellas Artes de San Telmo son otros de los espacios que siguen clausurados, mientras el programa didáctico de la institución empieza a rodar.

La licitación de la Consejería de Cultura recién publicada en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) establece para los servicios de cafetería y restaurante del Museo de Málaga un contrato de dos años y un presupuesto base de licitación de 75.928 euros (IVA incluido). En cuanto a los «requisitos específicos del contratista», la licitación sólo habla de «solvencia económica y financiera y solvencia técnica o profesional».

Otro frente abierto por el museo provincial es su programa de exposiciones temporales. Después de anunciar que esa faceta de su oferta cultural comenzaría en 2018, el hecho que la primera muestra no se verá en las salas destinadas a tal fin en la planta baja de la Aduana, sino en los espacios interiores del inmueble (galerías y patios), dado que los espacios expositivos todavía no están acondicionados para ese uso.

El protagonista del primer montaje será el malagueño Miguel Berrocal (1933-2006), cuyas esculturas modulares ocuparán el año próximo el museo.

Fotos

Vídeos