La Junta iniciará en octubre un nuevo intento de dar uso al Convento de la Trinidad

Miembros de la Consejería de Cultura posan junto a compañías que pasarán por el Cánovas. cabrera/Álvaro Cabrera
Miembros de la Consejería de Cultura posan junto a compañías que pasarán por el Cánovas. cabrera / Álvaro Cabrera

El consejero de Cultura anuncia para la primera semana del próximo mes la reunión inicial del grupo que debe plantear el destino del inmueble

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Sus orígenes se remontan al campamento militar instalado por las topas de Isabel La Católica para el asedio y conquista de Málaga. Su historia es, por tanto, larga. Como el olvido al que se ha visto sometido durante las últimas décadas y que han convertido uno de los mayores exponentes de la arquitectura renacentista de la provincia en pasto del abandono y el expolio. El Convento de la Trinidad ofrece casi 10.000 metros cuadrados en un inmueble imponente y en desuso desde hace décadas.

«Empezamos el partido desde cero», ofrecía en la mañana de ayer el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, en alusión al nuevo intento del Ejecutivo regional por dar uso al edificio. Sin embargo, el símil deportivo olvida una partida ya perdida de antemano: la del paso del tiempo, la década que el convento trinitario ha visto pasar mientras desde la Consejería de Cultura se anunciaban para él los destinos más variopintos.

La nueva tentativa por despejar el horizonte del Convento de la Trinidad echará a andar «en la primera semana de octubre», según Vázquez, que dio ayer ese plazo para la celebración de la primera reunión del grupo de trabajo que debe plantear una alternativa viable para el uso del convento. El consejero esbozó los principios básicos de esa búsqueda en la realización de un proyecto que una el uso cultural con el «contenido social para dinamizar el barrio». Acto seguido, el consejero recordaba que esa «mesa técnica» contará con agentes culturales, representantes de la Universidad de Málaga, así como portavoces de asociaciones y colectivos vinculados al barrio.

El anuncio de Vázquez llegaba un par de semanas después de que el propio Vázquez reconociera que el proyecto para el convento trinitario estará condicionado por los «problemas presupuestarios», después de que el alcalde de la capital Francisco de la Torre pidiera la transferencia del inmueble en manos de la Junta y que esta le negara la mayor; pero, sobre todo, el nuevo intento de despejar el futuro del inmueble llega después de la década que ya se ha perdido en ese afán.

Tomar el testigo

Porque, desde que la Junta recibiera el convento de manos del Estado en 2005, el gobierno regional ha planteado allí proyectos tan diversos como un Parque de los Cuentos, una subsede del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, un centro de arte rupestre vinculado a la Unesco y, entre 2014 y 2016, la sede de la Biblioteca Pública del Estado. Ninguna de estas iniciativas prosperó y desde hace 12 años el inmueble se sigue deteriorando a la espera de un destino definido.

«Sin tiempo para dormirnos hemos tomado el testigo», sostuvo el consejero en alusión al, por ahora, último cambio de planes en torno al convento trinitario. Recordaba el consejero que entre el verano de 2014 y el otoño de 2016 para la Trinidad se planteó la instalación de la Biblioteca Pública del Estado. Las administraciones central y autónoma anunciaron un acuerdo que no pasó de las palabras y que dos años después se volatilizaba con la recuperación por parte del Gobierno central del plan inicial para la biblioteca: su mudanza al antiguo convento de San Agustín desde el inmueble en la avenida de Europa que ocupa en alquiler desde hace 23 años.

Se ponía entonces, de nuevo, el contador a cero para el convento trinitario, cuyo deterioro, pese a estar catalogado como Bien de Interés Cultural, ha obligado a la Junta a varias actuaciones urgentes para evitar que se venga abajo, no por el peso de la historia, sino del olvido

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos